no

Jueves, 1 de abril de 2010

BOLAS NEGRAS / EL SUB-SUPLEMENTO DEL NO PARA SUDáFRICA 2010

Los ghanadores usan

 Por Javier Aguirre

¿Puede un yuyo mágico de la selva africana sortear los más rigurosos y occidentales controles antidoping de la FIFA y ayudar a que la selección de Ghana sea campeona del mundo? ¿No es un poco mala onda, a tres meses del Mundial, insinuar que si un seleccionado africano levanta la Copa, seguramente será porque se trata de un equipo de tramposos hiperdopados que le hacen un negrísimo fuck you al histórico fair play de los jugadores europeos y americanos? ¡Sí a todo!, como dijera Andy Chango.

El Mundial de Sudáfrica está encima, y los dirigentes del fútbol ya abren el paraguas, en este caso el paraguas químico: los responsables del Centro de Investigación Médica de la FIFA están convencidos de que hay varias plantitas naturales, que forman parte de la medicina tradicional africana, y que son capaces de poner pila-pila a un futbolista de alta competencia. Y todo sin riesgos de que, después, los análisis al frasquito de meo deriven en suspensión o en cortadura de piernas, simplemente porque la droga en cuestión tal vez ni siquiera exista en los catálogos farmacológicos de Bélgica, Berlín o Nueva York. ¡La famosa biodiversidad entra al Mundial por la puerta grande!

No es la primera vez que la metrópoli futbolera sospecha de dopings intangibles provistos por “curanderos”: entre 2003 y 2004, cuando Boca y River perdieran sus respectivas finales de torneos continentales contra el club Cienciano, de Perú, había circulado el rumor de que los jugadores del ignoto equipo cusqueño basaban su éxito en la ingesta de maca, una raíz andina a la que se le atribuían la capacidad de... bueno, de sacar campeón a un equipo peruano.

Ahora las dudas están en Africa. El propio médico de la selección de Sudáfrica, sin mucho espíritu de unidad continental, apuntó que en países de clima tropical como Ghana –cuyo equipo participará en el torneo– hay una gran variedad de plantas que se utilizan desde hace miles de años con fines terapéuticos, y que no son detectables para los controles. Los dirigentes occidentales dudan de dónde termina la química y dónde empieza la sugestión o la brujería: en la Copa de Africa de 2002, el ayudante de campo de Camerún fue expulsado por arrojar una sustancia misteriosa al césped del área, antes de un partido. En la FIFA no saben bien qué buscar en los análisis, y hasta tiran algunos nombres típicos de la farmacopea africana (que la comunidad mochilera tome nota): el imphephu primero invita al vómito, y después te hace sentir invencible; el umhlabelo cura lesiones musculares y esguinces; la hoodia quita el hambre y provee energía... Doping por doping, el NO ya anticipa el desafío que vivirá el espectador neutral en Sudáfrica 2010. ¿Por quién hinchar: por las jeringas con productos patentados en Suiza o por una muy pegadora infusión de hongos de Namibia?

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.