no

Jueves, 29 de abril de 2010

ALEJANDRO QUESADA: MDP

“Malo en el surf, malo en el sexo”

Las ficciones de televisión se nos han enajenado: esos que hace unos años eran carniceros, futbolistas frustrados, soderos y boxeadores amateurs, hoy son conductores de noticiarios, groupies de los botines y futbolistas multimillonarios. Lalola, Los exitosos Pell$ y Botineras son algunos casos de cuando las telenovelas volvieron a mostrar lo ajeno por sobre lo cotidiano; y en los tres, Alejandro Quesada tuvo una participación activa como guionista. Ahora presenta su primera novela, MDP, donde se mete con el surf. Eldelosrulosamarillos es el protagonista de una historia breve, de verano iniciático, y quien entra al mundo de las tablas y las olas por la puerta trasera, porque el fin último de Eldelosrulosamarillos es armar un manual de pijas, con dibujos de pijas cornalito y pijas tiburón, descripciones de pijas serpentina y pijas nudo marinero, en medio de pobreza, yodo y muerte.

“Para MDP me influenciaron más mis estudios de arquitectura que mi trabajo en tele”, cuenta Quesada, nacido en Mar del Plata hace 36 años y recién llegado a esa generación de escritores borders, desfachatados y massmediatizados que incluyen SMS, chats y Radiohead en sus relatos. “Es que pensé el libro con una historia central, una columna, que es el despertar de Eldelosrulosamarillos en ese mundo surfer de amistad y competencia, y después están los tirantes que son las partes de sexo y su deseo de armar un manual de pijas, herencia de su abuela”, explica.

“No es algo necesariamente autobiográfico –distingue–, y ése es un error, me parece, cuando se analiza a los escritores jóvenes. Que nos valgamos de cosas de ahora y de historias cercanas no quiere decir que no busquemos un tema universal sino que lo buscamos en lo que está cerca, en las anécdotas.” A lo que se refiere es a que el uso de un formato narrativo de chat no tiene que ver con “ser loco posmoderno” sino con que sería ridículo que estos surfers queers de 2010 mandaran correos postales. Y eso tiene que ver, tal vez, con su tránsito como actor y autor teatral, donde la construcción de personaje es más fina.

Así, su obsesión de participar en ese clima de convivencia y de competencia a la vez, que son los surfers, lo lleva a entrar en otra ad hoc: la de clasificar las pijas en una agenda con teléfonos, mails, sobrenombres, formas y tamaños de las pijas y detalles del encuentro. “Más que obsesionado, vive frustrado porque no encaja, es malo en el surf y malo en el sexo. Compite para liderar a los surfers y a esos con los que tiene sexo, pero no puede”, apunta Quesada, ajusticiando. El libro fue publicado por el sello El Fin de la Noche, disponible también para descarga virtual por módicos precios. Pero el autor piensa en ponerlo a la venta en sex-shops, mientras empieza a idear su próxima novela sobre otro mundo desconocido: las mujeres.

Compartir: 

Twitter
 

Alejandro Quesada
Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared