no

Jueves, 12 de agosto de 2010

PORK Y LIERS: DOS BANDAS ARGENTAS QUE CANTAN EN INGLéS

Liers: “El que no entiende inglés, tal vez se quede por la música”

La banda compuesta por mujeres promete recuperar la extralimitación escénica que proponía Iggy Pop en los ’70.

 Por Mario Yannoulas

Entre las cosas que propone la noche porteña, una es Ludmila Guerzoni en short y top dorados, sólo eso, y cantando rabiosa al frente de Liers. El quinteto, que comparte con otras cuatro chicas, remite principalmente al proto-punk que a fines de los ‘60 aplanó caminos a fuerza de distorsiones saturadas, líderes gritones y desprolijidad ornamental en manos de músicos supuestamente poco probos: Iggy y los Stooges, MC5, The New York Dolls.

En un canto exaltado como respuesta a la gracia del flower power, aquellas bandas reptaban por los clubes nocturnos, adoptando cada noche como un exorcismo. Además de predicar por la paz, el rock era derramar líquidos, tocar culos, extralimitarse en escena, y todo como una propuesta estética distinta de pomeleadas posteriores.

La línea de Liers, que consuman Barbi Martínez en guitarra, Emilia Kiernan en batería, Rocío Pradines en bajo y Sura Sepúlveda en guitarra y coros, es un proyecto craneado por Ludmila que se hizo realidad hace muy poco, y que quizá sin proponérselo del todo pretende recuperar esa idea. Por eso recuerdan con humor cómo anoche Ludmila saltó desde el escenario para cantarle en la cara a un amigo que se había apolillado en un sillón. “A esa energía no la veo honesta en otras bandas. Está bueno, pero si es en serio. Creo que cada una de nosotras lleva algo crudo, honesto y sincero con la música”, presenta Ludmila.

–¿En el proyecto original tenían que ser todas minas?

Ludmila: –Sí. No hay bandas de mujeres que me gusten. Que sean todas mujeres, no con el baterista al fondo.

Emilia: –A mí sí hay bandas de minas que me gustan. She Devils, por ejemplo.

Barbi: –Son cosas distintas, lo nuestro es bastante más power. Quizás eso no hay.

Ludmila: –No tenemos que armar un trío sesentoso, que está de moda, o ser tres minitas que cantan de adolescencia y depresión. Veía esas cosas y me parecían una porquería. No, yo quiero hacer rock, rock en serio. Sin desprestigiar a nadie, no estoy pensando en nada en particular.

Emilia: –¡Dale...!

Ludmila: –En serio. Escuché toda mi vida determinadas bandas, y aspiro a una cierta cosa. Se dio un estilo intenso.

Emilia: –Creo que lo que gusta es la energía del vivo, que es original. No la encuentro mucho cuando voy a recitales.

–¿Y por qué en inglés?

Emilia: –Ludmila escribe así porque le resulta más fácil.

Barbi: –En un momento le preguntamos si podía escribir algunas canciones en español, y lo intentó. Al rato me llama y me dice: “Estuve intentando hacer un tema, y voy más o menos. Eso sí, hice dos nuevos en inglés” (risas).

Emilia: –No descartamos cantar en español, y quizás así sea más fácil llegar a la gente. En español te la jugás más, pero si te sale bien, podés ser mucho mejor. Me gustaría, pero si no nos sale así...

Ludmila: –Jamás elegí en qué idioma escribir. Me puse a hacer una canción y salió en inglés. Punto. El que no entiende inglés, tal vez se quede por la música. ¿Cuánta gente escucha bandas y no entiende lo que dicen?

Sura: –Yo, por ser de Brasil, creo que el español no es un idioma tan melodioso. Para hacer algo en español tiene que estar muy bien.

Ludmila: –No se trata de dónde naciste. Sinceramente me chupa un huevo. Ahora cantamos en inglés, y si sale cantar en castellano lo haremos. No es una política. Lo más importante es la música.

Las de Liers no son uno de esos grupos de amigas que se conocen desde hace mucho tiempo sino que se unieron por un fin común. Sin haber siquiera grabado un disco, circulan por el under con un demo de cuatro temas bien grabados y la dirección del MySpace. “Yo no sé tocar ningún instrumento y me encanta ser una ignorante en eso, pero soñaba con tener una banda y quería encontrar buenas músicas”, recapitula Ludmila. Cuenta que en los primeros ensayos, cuando todavía se estaban conociendo y algunas cosas no salían, se ponía tan nerviosa que empezaba a sacarse la ropa hasta quedar en tetas. Que al principio había miradas raras, pero que después se hizo natural. “Ella va a la playa en botas, no la vas a ver de jogging”, intercede Barbi, y la cantante aguijonea: “En mi casa, en el escenario, en el ensayo, me gusta andar en bolas. Hay gente que lo ve un poco agresivo, pero no me importa mucho, la energía me sobrepasa. Preocúpense el día que me vean muy vestida”.

* Liers se presenta mañana a las 24 junto a The Siniestros, Beach Breakers y Camafeo en Gier, Alvarez Thomas 1078.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.