no

Jueves, 23 de septiembre de 2010

ENTREVISTA A ANDREW WYATT, DE MIIKE SNOW

Suecia siempre estuvo cerca

Esta agrupación es considerada una de las más importantes de la escena electropop y fue definida por los medios ingleses como una mezcla de Animal Collective y A-ha. Sí, ahá, claro.

 Por Daniel Jimenez

En abril de 2009, las altas cortes del electropop europeo se rendían a los pies de Animal, una pieza disco electrónica de corazón funk –que seguramente escuchaste este año, pero no sabías de quién se trataba– irresistible al beat, que salió de la serie Gossip Girls, cruzó el océano, y un año y medio después llegó a la Argentina. Detrás de esa pequeña gema pop para el dancefloor se esconden tres tipos que no son ningunos novatos: el cantante y compositor Andrew Wyatt y los Bloodshy & Avant; alter ego de los productores Pontus Winnberg y Christian Karlsson. Dos gélidos suecos con gran sentido comercial, responsables de éxitos infecciosos como Toxic de Britney Spears (les valió un Grammy) y How High y Like it or not, co–escritos con Madonna para el disco Confessions on a Dance Floor de 2005.

Ellos dan vida a Miike Snow, el proyecto que comparten hace dieciocho meses desde que se conocieron en Estocolmo mientras Wyatt giraba con su proyecto Fires of Rome. En todo ese tiempo dieron más de doscientos shows en diferentes lugares del mundo y son los niños mimados de la prensa norteamericana. Sí, así de rápido.

Andrew Wyatt nació en Estados Unidos y no es justamente lo que se dice un charlatán. Luego de dos intentos fallidos de ubicarlo para esta nota por indisposiciones del propio Andrew, el tercero lo encuentra un poco cansado y segundos después de finalizar una entrevista para un medio británico. Aún con su estilo económico de palabras y su tono monocorde, hasta él se sorprende de la explosión de Miike: “La verdad, es algo muy loco lo que nos pasa. Por ejemplo, tocar en un sitio como la Argentina es algo que jamás imaginé, y eso me emociona. Llegar a países donde nunca estuvimos es una experiencia excitante porque nunca vieron nuestro show, y en cada lugar la relación con el público es diferente”.

En Buenos Aires, el trío se va a presentar este fin de semana en el coqueto Samsung Studio, donde mostrará las canciones de su álbum debut, que lleva el mismo nombre de la banda. “Pasamos los últimos meses dando conciertos en distintos festivales y recorrimos varios países, pero cambia la relación con el entorno porque no somos nosotros solos, ni podemos generar la conexión que se produce cuando presentás tu propio show. Ahí todo se vuelve más íntimo”, explica Wyatt, a quien se lo puede ver en YouTube junto a sus compañeros y una formación de varios músicos tocando en medio de un bosque a la medianoche una soberbia versión de Animal.

Miike Snow es considerado hoy uno de los grupos más importantes de la escena electropop, y ya los medios ingleses los definieron como un perfecto cruce entre Animal Collective y A-ha. Pop cool y emocional concebido por mentes estructuradas. Aunque este concepto se choque de cabeza con el hecho de que en sus shows no utilizan ningún equipo o instrumento posterior a la década del ‘80. Chicos raros. “Nos resulta más atractivo hacerlo así porque se vuelve un desafío para nosotros, además de ser algo divertido. Llega un momento en que tocás tanto la misma canción que tenés que encontrar una forma de no aburrirte. Y nuestra forma de hacerlo pasa un poco por ahí.”

La ópera prima de Miike Snow (que muestra en la portada la figura en blanco de un lebrílope, animal americano legendario mezcla de liebre y antílope, sobre un fondo negro) es una fina colección de pop exquisito y bailable con claro sentido del hit. Y, si no, les refresco la memoria: tener en tu banda a tipos que ayudaron a que Madonna ganara algunos millones y que fueron remixados por figurines como Mark Jonson, Peter Bjorn and John y Emalkay, no es un dato menor. Hasta acá todo muy lindo, pero hay un detalle que seguramente alguno de ustedes no pasó por alto. ¿Cómo hacen para ensayar y componer si dos viven en Suecia y el restante en Estados Unidos? Responde, breve, Andrew: “Yo siempre voy a Suecia para trabajar y ahí lo hacemos juntos en el mismo estudio, y la verdad es que no es un problema para la dinámica de la banda. Se trata de viajar y coordinar, nada más”. Clarito.

Las performances de Miike suelen estar atravesadas por la teatralidad (a veces utilizan máscaras durante gran parte del show, como su compatriota, la retorcidita Karin Dreijer Andersson, hoy detrás de Fever Ray) o por la sobriedad austera de unos sacos elegantes. Pero a Andrew parece no importarle mucho los análisis que se puedan hacer sobre su look: “Nosotros no sentimos ni creemos que se trate de crear una imagen misteriosa. La gente sí se sorprende por eso, pero no es una forma de querer promocionar lo que hacemos porque no pensamos que la imagen pueda tener una relevancia dentro de nuestra música”.

De una manera u otra, el cantante asegura que de los conciertos puede salir un nuevo concepto de sonido a trabajar en un futuro cercano. En el axioma sueco, el escenario transforma al estudio. “Lo bueno de haber tocado tanto este tiempo es que aprendimos a experimentar con los instrumentos y con el sonido en vivo, y de esos experimentos pueden salir cosas atractivas para jugar en el estudio. Ya nos pasamos un año entero haciendo este disco y es hora de que hagamos otro. Todo lo hacemos entre los tres y encontramos la manera de trabajar perfectamente porque disfrutamos de hacer música juntos. Eso es lo que se necesita para crecer y fortalecernos como grupo.”

De ABBA a Hellacopters, de The Hives a José González, la música sueca ha surtido históricamente al universo del pop y el rock con grandes figuras y proyectos de vanguardia como The Knife (el ex combo de la rubia Karin Dreijer Andersson), Kleerup, The Field y The Embassy, por citar algunos. “Suecia siempre se ha caracterizado por tener buena música y músicos muy talentosos”, aclara Wyatt. “Porque siempre se generaron movimientos y escenas, y todo el tiempo van surgiendo nuevas cosas. En la última década, la gente se interesó más en la música sueca gracias a Internet. Gracias a las redes es más fácil saber qué pasa del otro lado del mundo y qué bandas marcan el paso. Y que se den esas conexiones es grandioso para nuestra música.”

* Miike Snow se presentará el sábado 25 y el domingo 26 en La Trastienda, Balcarce 460, San Telmo. A las 21.00.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared