no

Jueves, 17 de febrero de 2011

EXCLUSIVO: LA BANDA DE SONIDO DE LA REVUELTA EN EGIPTO

Un trending topic hecho canción

Estos músicos árabes asentados en Norteamérica crearon #Jan25, una canción que hizo furor durante la caída del dictador egipcio Hosni Mubarak. De orígenes iraquíes, sirios, palestinos y afroamericanos convertidos al Islam, citan a Gandhi, al Che y a Malcolm X. “La verdadera música se cantó en las calles de El Cairo”, dice Omar Offendum.

 Por Federico Lisica

Los egipcios que tipiaron “#Jan25” en Twitter desconocían que el término se volvería un icono de la revuelta iniciada el 25 de enero y que dio fin al gobierno totalitario de Hosni Mubarak. Lo cierto es que ése trending topic (“tema del momento”) tuvo un rebote fortísimo. Algunos de los que seguían los tweets in situ eran seis artistas norteamericanos de raíces árabes (y/o musulmanes). Inspirados “por la resistencia del pueblo”, crearon #Jan25, canción que anhela ser un testimonio “del efecto que tuvo la revolución en los corazones y la mente de la juventud”. Además del tema, hicieron un clip con capturas de la revuelta vía Al Jazeera y lo postearon en YouTube. En pocos días lo vieron más de 100 mil personas. Vale una aclaración: todo esto fue previo al #Feb11, jornada en la que Mubarak finalmente fue vencido. “Básicamente queríamos ser solidarios con nuestros hermanos y hermanas. Es una dedicatoria a los que pelearon en este evento histórico. Obviamente nos conmovimos con la repercusión del tema, pero la verdadera música es la que se estuvo cantando en las calles de El Cairo, Alejandría, Suez y más allá también”, le cuenta en exclusiva al NO Omar Offendum, uno de los MCs que participó del proyecto.

La idea fue del músico Sami Matar, creador de la base que recuerda a Lose Yourself de Eminem. Para hacerla posible requirieron “gran coordinación”, ya que cada uno de los artistas estaba en diferentes lugares de Estados Unidos y Canadá. Se comunicaron por Skype y se pasaron las letras por e-mail aunque, según Offendum, todo el proceso “fue bastante fácil” y “orgánico”. Digamos que no es la primera vez que una protesta, de aquí o allá, tiene su banda de sonido. Pero si bien hubo canciones de agitación premonitorias (Sr. Cobranza) o las de recuerdo (Sunday Bloody Sunday, Spanish Bombs), incluso urgentes (como The Revolution will not Be Televised de Gill Scott Heron), lo que sorprende de #Jan25 es el cómo, el contenido y letra, todos juntos dibujan un presente.

–Comenzás así: “Los escuché diciendo que la revolución no será televisada, Al Jazeera demostró que estaban equivocados, Twitter los paralizó”. ¿En qué sentido la canción es representativa de esta era?

–Lo es en la manera en la que consumimos información diariamente. Les pasó a los egipcios, que ya no dependen de las agencias de noticias del Estado. Los avances han hecho que en el mundo árabe y en el resto del globo podamos seguir los acontecimientos por Al Jazeera, y utilizando herramientas como Facebook, YouTube, Twitter.

–¿Cuál fue tu primera reacción al enterarte de los eventos?

–Al principio pensé que lo de Túnez no podía pasar en Egipto. Pero cuando ese día los manifestantes tomaron las calles, me invadió el orgullo y optimismo por lo que podía venir. Recé porque no hubiera muertos, y me sentí mal por aquellos que dieron su vida. Sin embargo, teniendo en cuenta que en Egipto viven 82 millones de personas, puede decirse que fue una tremenda demostración de resistencia pacífica. Me sentí honrado de poder presenciarlo, más ahora que estoy girando por Dubai, viendo a la familia egipcia festejando por el desenlace de los hechos.

En #Jan25 no aparece la voz de ningún egipcio (Offendum es de origen sirio; The Narcycist es iraquí; Ayah y Matar tienen ancestros palestinos; mientras que Freeway y Amir Sulaiman son afroamericanos convertidos al Islam), pero es esa mixtura la que expresa una causa hermanada. Lo mismo sucede con el crossover de protestas más cerca del ritmo de digital que del andar de un camello. En #Jan25, Offendum salta el panarabismo y cita a Gandhi, al Che Guevara, a Malcolm X y a Martin Luther King Jr. “Esta lucha por los derechos humanos viene desde hace mucho tiempo, cruza el espacio y el tiempo: es universal”, dice.

Justamente Gandhi. Wael Ghonim (el ejecutivo de Google y una de las caras visibles de la protesta) también nombró al indio como uno de sus mentores junto a Mark Zuckerberg. Así nomás: el líder de la resistencia pacífica junto al creador de Facebook, elegidos por este Sub-30 vuelto referente del levantamiento con el uso de las redes sociales. En el inicio de las marchas, Ghonim creó una cuenta en Facebook desde la que se organizaron grupos de jóvenes, luego fue arrestado y, al ser liberado, tweeteó: “#Jan25 es la revolución 2.0”.

Los jóvenes de plaza Tahrir tienen la misma cantidad de tiempo que Internet sobre la Tierra, y no comprenden que el mundo pueda estar desconectado. Ciertas reservas a las loas que los jóvenes egipcios desperdigan hacia las nuevas tecnologías recayeron también sobre #Jan25, tildándola de ineficaz e ingenua. Offendum incluso piensa que el hip-hop y la tecnología digital combinados pueden ayudar a derribar muros en las sociedades árabes: “El 60 por ciento de la población tiene menos de 30 años y usa nuevos medios”, explica. Algo es seguro: #Jan25 es una relectura de artistas norteamericanos con identidad árabe, quienes por una vez pueden mostrar el orgullo de su background. Mejor eso a levantar carteles con el slogan “Walk like an Egiptian”, tomando de prestado el hit de The Bangles.

–¿Es difícil tener raíces árabes y vivir en Estados Unidos? ¿Creés que los hechos muestran otra cara de esta cultura?

–Después del 11 de septiembre ha sido un duro balance. En mi país hay gente que tiene una mala imagen de nosotros, sobre todo por el perfil que hacen los grandes medios. Creo que el hip-hop me dio la posibilidad de expresarme y combatir ese estereotipo que anda dando vueltas en los últimos diez años. Somos profesores, artistas, periodistas, bloggers, gente de todos los días viviendo de manera positiva y creyendo que esto puede cambiar. Estoy orgulloso de mis raíces árabes y musulmanas. Así que no necesito hacer apología de nada, no me incumbe el discurso de “No soy un terrorista”. Para mí es más importante decir que somos gente hermosa, amantes, intelectuales, apasionados. Un pueblo con una larga historia y un brillante futuro junto con Alá (el deseo de Dios).

–¿Sabés de la repercusión de #Jan25 en Egipto?

–Sí. Muchos me hablaron muy bien. ¡Incluso la tocaron en la plaza Tahrir! En YouTube Egipto, hasta ahora, la vieron 20 mil veces. Pero, como ya lo dije, es sólo una de tantas canciones que se hicieron en estos días como soundtrack de la revolución. Hay una que me encanta, creo que es la más poderosa e inspiradora. También está en YouTube. La tocan en la misma plaza. Sólo se escucha el cántico repetido como un rap: “Renuncia, renuncia”, “No nos vamos, él se va” y “La gente quiere que caiga el régimen”.

* La canción y el video #Jan25 está en http://offendum.blogspot.com

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.