no

Jueves, 24 de marzo de 2011

BAFICI

Primeras frutillas para un gran postre

El 28 de marzo se ponen a la venta las entradas para el Bafici. Pueden adquirirse vía Internet en festivales.gob.ar, en Casa de la Cultura (Av. de Mayo 575) y en los cines Hoyts Abasto. En el NO te vamos a ir recomendando algunas de las 426 películas de esta nueva edición. No digas que no te avisamos.

La vida útil, de Federico Veiroj (Uruguay-España)
Dos temporadas atrás, el charrúa sorprendió en el festival con Acné, película que daba cuenta del despertar sexual y emocional de un adolescente lleno de granos. Su opus 2 –seleccionada para la competencia internacional– mantiene el timing gracioso, pausado y existencialista que viene caracterizando al mejor cine del otro lado del río. Una cinemateca montevideana, manejada por un tipo impenetrable pero querible, está a punto de cerrar por problemas económicos. En la batalla para salvarlo –y salvarse– su protagonista vivirá la realidad como adentro de una película.

Creo que te amo, de Germán Greco (Argentina)
En Ocio –cinta proyectada en el último Bafici–, Javier Sisti Ripoll de 107 Faunos y Santiago Barrionuevo de El Mató... aportaron actuaciones más que convincentes con una cuota de rockerismo “made in La Plata”. Ahora es toda la banda de Sisti Ripoll la que participa de una película rara, barrial y refrescante. Suerte de mockumentary, ópera rock, clip extendido, Creo que te amo retrata el devenir en la ciudad de las diagonales con pop y desparpajo. Hay chicas que escuchan música en walk-man, mucha arquitectura platense y guitarras libres. Si 107 Faunos es una de las 1000 bandas a escuchar antes de envejecer, Creo que te amo es una de las infaltables del festival.

Too Much Pussy, de Emilie Jouvet (Francia/Alemania)
Cuando Peaches estuvo en el candelero, el mundo se tiñó de electroclash. La artista sorprendió con su musicalidad brava, cuestión de género y acción performática sobre un escenario. Cualquiera de las chicas de Too Much Pussy dejaría a la canadiense extasiada. Se trata de un documental hardcore, una road movie por toda Europa, un manifiesto post-feminista con arietes de show zarpado. Estas siete viajeras exploran con su sexo cada vez que pueden (es decir, todo el tiempo), transformando el placer por la vulva en algo personal. Más de un ginecólogo saldrá espantado de la sala.

Separado!, de Dylan Goch y Gruff Rhys (Gran Bretaña)
El líder de Super Furry Animals, a la vera de una ruta del Sur argentino, lleva un casco marciano, está por delante de un monumento al Gauchito Gil y toca una criolla. Este es sólo uno de los alucinógenos momentos de Separado!, documental con aires de spaghetti western donde el héroe no es otro que el mismo Gruff Rhys. La película muestra el viaje del músico hasta Chubut –región poblada de inmigrantes galeses– en búsqueda links familiares más que llamativos. Como esa relación con un tío artista de folklore. Hay pop visual y sonoro, guitarreadas, humor, grandes panorámicas, y la intención permanente de Rhys de quebrar cualquier patrón considerado normal.

Fleurs du mal, de David Dusa (Francia)
Una historia de amor en tiempos de Internet y revueltas políticas. El, un chico que dedica su vida al parkour y a navegar por la web. Ella, una iraní forzada al exilio en París, obsesionada con la represión en su país durante las elecciones de 2009, ve las imágenes por YouTube y se comunica con su familia por Skype. En el medio de un mundo virtual y violento, Gecko y Anahita se irán enamorando.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.