no

Jueves, 21 de abril de 2011

ROCK DE GARAGE: UTOPIANS, MOTORAMA, THES SINIESTROS Y BEACH BREAKERS

LOS ROMPEPORTONES

Tal vez el rock de garage local sea un invento de la prensa. Pero cuatro bandas argentinas que huelen bastante a rockabilly, surf y garage-punk editaron poderosos álbumes recientes con la intención de darle una vuelta al género nacido en ese lugar donde antes se guardaba el auto.

 Por Julio Nusdeo

Las décadas de 1950 y 1960 resultan recurrentes al momento de influenciar las mentes inquietas de integrantes o futuros miembros de bandas. Quizás una cuestión de fascinación por esa primera etapa de rock and roll, donde aquel destilado primitivo combinaba sexualidad, ritmos pegadizos y todo un porvenir de psicotrópicos al servicio de la experimentación sonora, sea la que logra que adolescentes de todo el mundo vuelvan permanentemente a revolver en esos años plagados de perlas. Los géneros rockabilly, surf y garage-punk han tenido innumerables revisiones, destacándose aquellas que lograron desarrollar una personalidad propia, antes que emular un tiempo pasado. Actualmente cuatro bandas locales, ligadas de algún modo a estos géneros, editaron álbumes en los que queda marcada la intención de evolucionar y darle una vuelta de rosca al asunto.

El trío Motorama devino de la banda de rockabilly Historia del Crimen. Ahí, el contrabajista Nico Valle y el guitarrista Sam tocaron hasta mediados de los 2000 junto a Flavio Casanova, fundador de la legendaria banda Casanovas. Nico y Sam armaron el proyecto, si bien apoyado en el género, enriquecido con influencias que van del power pop al pub-rock inglés. De ahí que para su segundo disco, Ball Gag, esté incluida la versión en español de un tema de Eddie and The Hot Rods, Do anything you wanna do. El álbum incluye otros dos covers que llaman la atención por lo dispar de sus orígenes: You Shook me all Night Long de AC/DC y No Surprises de Radiohead. Sam explica que la elección tuvo que ver con la intención de abrir el abanico musical: “A mí me gusta Radiohead, y en verdad no somos una banda purista de rockabilly, ni queremos serlo. Tenemos una instrumentación rockabilly de contrabajo, guitarra y batería, y también una influencia muy grande del género, pero tratamos de abrirnos un poco más. Entonces pensamos que a la hora de versionar temas de otros, lo mejor era no caer en bandas del estilo”.

MOTORAMA
Foto: Cecilia Salas

Partiendo de la concepción de que las etiquetas de géneros las arman quienes intentan explicar la música y no quienes la ejecutan, dentro de un género hay infinidad de subgéneros y sonidos, y con relación a eso Sam comenta su visión de la instrumentación: “Si vos querés hacer rockabilly onda años ‘50, ultra cuadrado y sonar como Johnny Burnette, no vas a poder usar un bajo regular; por más que seas un maestro, necesitás de un contrabajo. Después está el objetivo que tenga cada banda”. De todos modos, Motorama tiene la particularidad de usar distorsión y otros pedales, como el wah-wah, que hacen que su sonido se aleje del rockabilly tradicional. “Nosotros tenemos un tema, Crisis, que le da nombre al primer álbum, y que es soul, con teclados, con violines. Y el rockabilly con violines no existe.”

Los Utopians sacaron Freak, su segundo disco. Once tracks ágiles, de guitarras distorsionadas que por momentos traen un sonido similar al punk neoyorquino de los Dictators; quizás haya también algo de Social Distortion yendo por debajo de los gemidos guturales de Barbi Recanati. Freak fue grabado en Chile durante 2010 y representa, según Recanati, ese momento particular: “El disco es una fotografía de la banda en aquella situación, distinta a la experiencia de [el álbum debut] Inhuman, donde teníamos acumuladas canciones de años atrás”. Para esta nueva entrega, Utopians consiguió, no sin dificultad, componer sus primeros temas en castellano. “Fue muy complejo porque si había algo que no quería, era que saliera forzado. Justamente la base de Utopians fue siempre eso: hacer lo que queríamos de la manera que queríamos. Por ende, lo que hice fue empezar a escuchar más música en español.” El resultado sobre el escenario tuvo mejor sensación de lo que habían imaginado: “Nos encantó. Incluso se vuelve adictiva la sensación de ver que el público puede cantar tus canciones”.

UTOPIANS
Foto: Cecilia Salas

Utopians ha versionado Gimme Shelter de los Stones, Rock’n’Roll Nigger de Patti Smith y Gimme Danger de los Stooges; suficiente para ganarse la etiqueta de “banda garage”, algo que Barbi entiende como malentendido: “Me causa gracia porque no tiene que ver con la música que hacemos sino con una escena que ocurría en Buenos Aires y que se le puso ese nombre. Porque, ponele, Peyotes es una banda de garage. The Tormentos comparten escenario con los Peyotes, entonces para la prensa son garage. Y con The Tormentos toca Motorama; entonces Motorama es garage. De repente tenés una banda rockabilly, una banda surf y una banda de garage, todas en la misma bolsa”. Las influencias de Barbi exceden la década de 1960: “Entrás a mi casa y hay un cuadro gigante de Billy Idol frente a otro igual de grande de Patti Smith. Después tengo otros de Michael Stipe, Iggy Pop, Nick Cave. Música que quizá no se refleja en lo de Utopians. Gus, nuestro guitarrista, es un fan enfermo de Pearl Jam, que está bien, pero que dentro del grupo de gente con la que nos rodeamos es considerada mersa, muy ‘90”.

THES SINIESTROS
Foto: Cecilia Salas

Thes Siniestros es un trío platense que editó su segundo álbum, Campos de Satan, a mediados del año pasado. Sus diecisiete tracks deambulan por cadencias que se asemejan a los corridos mexicanos, con climas desérticos y odas al Gauchito Gil. Si bien el beat de Thes Siniestros podría tener alguna cercanía con el rockabilly, eso es algo más bien casual y resulta un mote del que por momentos reniegan. “En una primera instancia de la banda, nos pusimos a experimentar con cualquier banana que se te ocurra: hicimos temas de Air, de Elvis Costello, tratando de hacerlos a nuestro estilo, que tampoco sabíamos bien cuál era, pero de seguro no era rockabilly”, cuenta Flavio, el baterista. Ciertamente lo de Thes Siniestros no es el rockabilly purista, ya que la instrumentación de Campos de Satan es amplia, muy por afuera del esquema de guitarra, contrabajo y batería. Hay acordeones e instrumentos acústicos, y la inclinación del grupo parece orientarse a sonidos más modernos y psicodélicos. “Hoy, mi vida pasa por escuchar Arcade Fire, Vampire Weekend, The Coral. Tanto eso como The Kinks, The Animals o The Doors”, cuenta el guitarrista, Marto.

Los Beach Breakers es el combo surf liderado por los gemelos Ignacio y Agustín Alvarez. Siendo la banda más joven del circuito, fueron apodados “los teen-rompe-olas” por Mariano Azqueta, cabeza del sello ATMC Records. Tras una efímera primera formación en 2004 bajo el nombre de The Falcons, los Beach Breakers grabaron su debut, Summer Trip, entre 2008 y 2009. El material a masterizar fue llevado a las manos de Jim Diamond, figura destacada de la escena de Detroit, responsable del estudio Ghetto Recorders y productor, entre otras cosas, del primer disco de los White Stripes y del álbum Doble A, de Andrea Alvarez.

BEACH BREAKERS
Foto: Rafael Paz

Las idas y venidas del material dilataron la salida hasta noviembre de 2010, cuando se vieron plasmados los once tracks de Summer Trip. Además de incluir versiones de bandas clásicas, los Beach Breakers se animaron a versionar a los Misfits de la era Glenn Danzig haciendo Angelfuck, y el tema instrumental de Madness The Return of the Los Palmas 7. Ignacio cuenta que es muy común dentro del ghetto surf la tendencia a versionar temas de bandas emblemáticas, como The Ventures o The Astronauts, para escuchar luego los comentarios de otros músicos frente a cómo resolvieron tal o cual cosa de la ejecución. “Hay muchos foros y radios de Internet en que se discute de las versiones que cada banda logra. Hay bandas modernas que eligen algo más lo-fi, otras que suenan más limpio o más rápido; y si tu versión es comentada, es como un halago.” Los Beach Breakers tuvieron la posibilidad de escuchar la opinión del guitarrista de los Phantom Surfers acerca de su versión de Driving Guitars, de The Ventures: “El tipo destacó lo rápido que la habíamos tocado”, cuenta Ignacio con una sonrisa.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared