no

Jueves, 28 de abril de 2011

ENTREVISTA A FOK ELECTROCHONGO

Black Party

El músico y productor revelación de las fiestas del ambiente gay lanzó Fiesta Negra, su álbum debut compuesto y grabado por él. Pop electrónico, respetuoso del formato canción, con versos melódicos y estribillos.

 Por Julio Nusdeo

Juan Pablo Malvasio comenzó su proyecto Fok en el año 2006. Su sensación hoy, en el living de su casa en el barrio de Congreso, es que en ese momento sólo hacía canciones electrónicas, “sin una idea clara y de un modo bastante anárquico”. Una primera impresión de su físico trabajado, combinado con sus bermudas de camuflaje militar, haría pensar que su música es hardcore punk sin vueltas. Se lo han dicho incluso: “Muchos imaginaban que iba a ser Dancig, algo súper agresivo”, cuenta Malvasio, rebautizado Electrochongo por un amigo. Sus influencias, que van por Depeche Mode y Pet Shop Boys, a Virus y Violadores, lo llevaron a sonidos sintéticos y duros. “Me encontraba con dos facetas contrapuestas. Una, sería la música disco; y la otra, más bien industrial, tipo alemana, por decirlo de alguna forma. Pero como no puedo quedarme con una de las dos, estoy intentando hacer disco poderoso, duro”, explica.

A mediados del año pasado, Fok Electrochongo compuso, grabó, mezcló y masterizó su álbum debut, Fiesta Negra, y salió a tocarlo por cuanto lugar se lo propusiera. Los destinos en Buenos Aires iban de pequeños clubes, a fiestas numerosas como las Divas & Divos o las Eyeliner, y las presentaciones fueron cada vez más frecuentes, al punto de hacer al menos un show por fin de semana. Apoderándose de herramientas internetísticas, Electrochongo trazó lazos para tocar en La Plata, Córdoba, Brasil y Chile. En su blog fokelectropop.blogspot.com escribe: “Después de tantas veces yendo a La Plata, de alguna forma ya es como cuando alguien va al trabajo que queda a la vuelta”.

La música de Fok es pop electrónico, respetuoso del formato canción, con versos melódicos y estribillos. “No buscaba hacer un dance de boliche, que suena todo igual y tan arriba, sino tener una identidad rítmica marcada”, explica. Las letras de Fiesta Negra son simples, lineales, intencionalmente claras y de cierta ironía por momentos. Fok cuenta que buscaba que las letras fueran entendibles en la primera escucha: “Buscaba despojarlas de todo tipo de camuflaje que pudiera transformarla en otra cosa. Quería que pudieras entenderlas desde el primer show que vieras”. Algunas canciones parten de una idea concreta, como Sos tan fácil, que tiene videoclip fácilmente hallable en Internet. Bandas chetas, en donde Electrochongo canta sobre una línea de sintetizador distorsionado que por momentos recuerda Sweet Dreams, de Eurythmics, sirve de burla para aquellos músicos desesperados por la fantasía del éxito. Electrochongo canta: “Quiero ser una banda cheta / Tener agente de prensa / Tener una camioneta o tener un chofer / Asesor de imagen, y salir en MTV”. Del tema “Mamarracho”, Fok recuerda: “Esa surgió de un par de rockeros que conocí. Me río de que tienen una súper pedalera y no cazan una. Situaciones de ‘nene de papá que salen a hacer ruoc’”.

Dentro del booklet, entre los agradecimientos figura el nombre del productor teatral José María Muscari: “El me sirvió como referente para armar esto; un show no sólo musical sino visual”, recuerda. Las presentaciones de Fok tienen estrecha relación con la expresión corporal-teatral, que él también la atribuye a cierta limitación musical: “No puedo llevar al vivo todo lo que usé para grabar el disco. Todos los teclados... es difícil mostrar la realización que lleva. Al ser tan complejo, teatralicé la música, hice una performance”. De ahí que los shows de Electrochongo incluyan bailes, cambios de vestuario (alegóricos a cada tema), momentos de “música en calzoncillos” y que varíen de ser sólo él, con pistas y un teclado, o presentarse junto al guitarrista Hernán Genta.

Con el tiempo, los proyectos de Malvasio excedieron el mundo Fok Electrochongo. Se sumó al proyecto de Hernán Genta, PIN, una banda de música industrial en donde toca teclados y sintes. En el rol de productor, Fok se encuentra a cargo del álbum debut de Peter Pank, otro artista de la escena dark electrónica, a quien conoce desde 2007.

Las grabaciones más recientes de Fok son covers que semanalmente sube a su perfil en SoundCloud. “El disco se llama Cómo destruir canciones. Y son temas deformados. Por ejemplo, la versión de Cars, de Gary Numan, me surgió zapando en vivo, me pareció graciosa y dije: ‘Voy a grabarla’.” Cada track descargado incluye una fracción de la carátula del disco, que, al igual que la de Fiesta Negra, fue dibujada por Ruben Gauna, el ilustrador e historietista responsable de GaunART y sus retratos de “las relaciones osunas” (de osos: gays morrudos y velludos).

Encontrada ya su dirección artística, Electrochongo tiene intenciones de reinventarse y conseguir cierto reconocimiento como músico: “Me pasaba de tocar con un CD de pistas y nadie creía que yo había hecho la música, la había grabado y masterizado. Pensaba que era un monigote popstar, un producto armado. Sería algo así como un perfil más musical, pero sin dejar lo teatral y la performance”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.