no

Jueves, 22 de septiembre de 2011

VIOLETA CASTILLO

De Bléfari a Gilda

La cantante presenta Uno y Otro, dos EPs grabados por los tucumanos de YoConVoz, que bien podrían haber sido solamente uno.

 Por Julia González

Con las manos en los bolsillos de una campera enorme y abrigada, Violeta Castillo sonríe detrás de la calesita de Plaza Armenia. Ella había decretado que el encuentro fuera en la parte de los juegos. “Vamos a tomar un café, ¿no?”, sugiere, porque el frío exigía el exilio urgente de las calles. Con su mechón rubio que le descubre la frente entre tanto pelo oscuro, Violeta presenta Uno y Otro, su debut discográfico: dos EPs grabados por los tucumanos de YoConVoz, que bien podrían haber sido solamente uno. Diez canciones simples y sensibles, cantadas con la frescura de una voz que disfruta y que no le cuesta bailar. “Fue medio azaroso eso de la división de Uno y Otro. Claramente para mí son diferentes porque Uno es más tranquilo, más acústico, en un punto. Si bien tiene toda la formación eléctrica, porque fueron grabados sin pensar que se iban a separar así, Otro es como más de sintetizadores, tiene más arpegiadores, que son sonidos electrónicos, una sola nota que se repite. Al principio íbamos a grabar un EP de cinco temas, pero una vez en el estudio de YoConVoz en Tucumán, en tres días ya teníamos la base de siete temas. Y como avanzaba tan rápido la cosa dijimos: ‘Bueno, grabemos más’.” Y claro que ella tenía más temas que no pensaba grabar; pero dentro de un estudio cualquier decisión puede cambiar. “Nos gustaba el formato de EP porque es un formato más actual, pienso yo, porque la gente ya no escucha los discos enteros, casi nadie lo hace”, cuenta esta ex bailarina que a los 22 conoce mil escenarios a fuerza de tocar donde la invitaban, al margen de que también armaba sus propios ciclos, sumando experiencia en el vivo. Sola o con banda, en ciclos de poesía, terrazas o convocada por el Gobierno de la Ciudad, allá iba Violeta, con su voz distintiva y sus canciones que datan de tres o cuatro años atrás y otras más nuevas.

A Tucumán la cantante llega a través de amigos en común, Posavasos, Monoambiente –donde tocaba Luciana Tagliapietra, a quien ya conocía– y Diosque. “Con mi novio ayudamos a los chicos de Monoambiente a armarles una gira y cuando vinieron, pegamos re buena onda, les pasamos los temas y al toque se coparon. Ahí empezó el intercambio por mail; yo les pasaba una canción y ellos me la devolvían totalmente reformada; increíble lo que hacían, le ponían batería, yo me volvía loca. Después hicimos un plan, fuimos y grabamos. Fue todo muy rápido y muy mágico”, se entusiasma Violeta. Tanta fascinación tenía con todo lo que sucedía en el estudio, que no salió de ahí los veinte días de residencia tucumana, ni a visitar el Cerro San Javier ni a Amaicha. Pero eso sí: con seguridad puede hablar del famoso locro y de las empanadas tucumanas. “Tengo algunos temas, uno ya lo estoy tocando y pienso volver a YoConVoz pronto y hacer otro EP en colaboración con los tucumanos mágicos”, detalla.

Con Rosario Bléfari y Gilda como grandes referentes, la cantante habla sin prejuicios de su antiguo dúo, Angélica y Tomás, donde tocaba covers de señores hitazos como Suave de Luis Miguel, Fuego de noche, nieve de día de Ricky Martin, Una calle me separa de Néstor en Bloque y Tu cárcel de Gilda. Lo que le gusta a Violeta de estas canciones destinadas a morir siendo hits es que, despojadas de toda la producción, terminan siendo temas increíbles, como los de Gilda, que si se presta atención a algunas letras, se reconoce un halo de presagio a su muerte. “Siempre la escuché, quién no la escuchó, ¿no? En todas las fiestas están No me arrepiento, Fuiste, Corazón valiente, Tu cárcel, Paisaje, son todos temazos increíbles, ella es realmente mágica. No se me apareció Gilda, pero si escuchás las letras antes de que se muriera, por ejemplo cantando ésa: ‘Yo por ti volveré...’”, entona Violeta frente a su café con leche, y reafirma: “Realmente Gilda es un golazo”. Al mismo tiempo que el dúo de canciones apuntaba al corazón, Violeta además tenía su banda Castillo Violeta, donde componía sus temas de índole teenager.

* Violeta Castillo toca hoy 22 en el C.C. Matienzo, Matienzo 2424, junto a El Hipnotizador Romántico. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.