no

Jueves, 8 de diciembre de 2011

LOS RIFFS VOLADORES DE RAGAZZAS

Aquel gordo romántico

Incontables experiencias de carretera en el conurbano bonaerense y muchas horas de salas de ensayo resultaron en Detrás de La Rompiente, el disco debut lanzado a principios de este mes.

 Por Facundo Soler

”Bajá del escenario gordo romántico”, le gritaban hace cinco años los fanáticos de 2 Minutos a Joel Fiorire, cantante y bajista de Ragazzas. En ese entonces él y su banda se animaban a abrir un show en Adrogué para la banda de Mosca y hacían lo que podían para esquivar los escupitajos y soportar los insultos de parte del impaciente público punk. “A pesar de todo, esas fechas eran las mejores”, recuerda hoy Joel con una sonrisa en la cara y aires de orgullo en base al curriculum que a lo largo de los años Ragazzas supo llenar. Esas experiencias de carretera en el conurbano bonaerense y las incontables horas en la sala de ensayo resultaron en Detrás de La Rompiente, el disco debut, lanzado a principios de este mes. En esta producción se pueden encontrar melodías urgentes que sellan odas a Lou Reed, un homenaje a la película e historias de vida sobre la soledad, la falta de seres queridos y la alegría. Todo se mezcla con punk rock y condimentos tan finos (y variados) como violines, sintetizadores, sampleos y charangos.

El formato físico del álbum se entrega en una caja símil a un paquete de fósforos que recuerda a la añeja marca nacional Fragata e incluye 9 canciones fáciles de tararear gracias los riffs voladores que Franco Garbarini aporta desde su guitarra. “Logramos hacer letras frescas y simples que expresan las cosas que nos pasan sin padecer el síndrome Luis Almirante Brown (el poeta que interpreta Diego Capusotto) y terminar haciendo todo rebuscado”, explica Andrés Czumadewski, el encargado de la banda en alternar entre guitarra y sintetizador.

Ese encuentro entre las melodías punk y los sonidos electrónicos se evidencia claramente en canciones como Inmensidad, 2020 y Luna Llena, que incluye un particular sampleo de fondo del tema , el hit melancólico que la cantante pop escocesa Annie Lennox repetía hasta el hartazgo hace 15 años. De esa forma el combo de Ragazzas incluye humor absurdo y melancolía limitada con sonidos que recuerdan al Massacre de fines de la década del ‘90 o al Fun People más tirado al rock alternativo que al hardcore cuando seducían al público con el disco Kum Kum. El cuarteto tiene un par de fechas en el gran Buenos Aires, un territorio que conoce bastante bien de las épocas de recorrer el largo circuito emergente. Los destinos que aparecen a la vista son San Isidro, Ramos Mejía y casi todo Zona Sur (su tierra natal). “El plan ahora es aprovechar la buena recepción que tiene el disco y presentarlo en vivo lo más posible”, dice Martín Rulli, el baterista. “El 3 de diciembre se nos dio la chance de abrir el recital de Los Pericos en GEBA a beneficio del Hospital Garrahan. La entrada era 50 tapitas.” El alivio de Martín fue más allá. En esta ocasión, después de tocar, no tuvo que limpiar escupitajos de su batería.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.