no

Jueves, 22 de marzo de 2012

CON STEPHEN PERKINS, DE JANE’S ADICTION

Juana la loca

La banda acaba de regresar al ruedo con la edición de The Great Escape Artist (su quinto disco) y ahora viene a tocar al país por segunda vez con (casi) todos los miembros originales, excepto el bajista Eric Avery.

 Por Santiago Rial Ungaro

“Señoras y señores: nosotros tenemos más influencia con vuestros hijos que tú tiene (sic). Creado y regado desde Los Angeles, California: ¡Juanas adicción!” Con esta curiosa introducción en español a cargo de una niña, abría el tercer disco de Jane’s Adiction, hace ya... ¿22 años? La banda acaba de regresar al ruedo con la edición de The Great Escape Artist (su quinto disco) y ahora viene a tocar al país por segunda vez con (casi) todos los miembros originales, excepto el bajista Eric Avery. El 10 de abril van a estar el gran Perry Farrell en la voz, el “guitar heroe” David Navarro y el hombre que está en L.A. del otro lado del teléfono, el baterista Stephen Perkins, que recuerda esa introducción en español como algo inevitable: “California solía ser México. Y siempre hubo un sentido de peligro en saber de que todavía sigue siendo tierra mexicana en algún sentido. Lo ves en nombres de las ciudades: San Diego, Los Angeles, es algo a lo que no le podés escapar”.

Tampoco se le puede escapar a esta banda, cuyos primeros discos (y, al decir de Henry Rollins, sus shows en directo) siguen sonando desde el lado salvaje del rock. “La verdad es que desde 1986 hasta ahora pasamos por cosas totalmente locas, pero para cada problema hay una solución. Pudimos seguir juntos porque nos escuchamos: lo que hay es un compromiso en tratar de mejorar lo mejor que hicimos”. Con esa filosofía y con una ayudita de los productores Rich Costey y Dave Sitek (de TV On The Radio), la banda se animó a convocar para su nuevo disco a The Masters Musicians of Jojouka, grupo marroquí descubierto a fines de los ‘60 por un tal Brian Jones: “Sí, tocan en End of the Lies (primer corte de su último disco). Me hubiera encantado juntarme con ellos para conocerlos, pero no se dio porque, ¿sabés?, ellos grabaron directamente desde el desierto”.

Jane’s Adiction le logró escapar al estereotipo de bandas de rock al estilo Aerosmith o los Guns, y Perkins se ríe sin ocultar su satisfacción: “Puede ser, pero lo más importante para mí es mantenernos unidos entre nosotros, que cada sonido, cada golpe esté conectado con cada palabra: ver como cada sonido representa la música. Algunos de mis bateristas favoritos provienen del jazz, gente como Elvin Johns, Tony Williams o Tony Allen, el baterista de Fela Kuti, pero todo eso está puesto en función de contar una historia de vida”. Eso lograron desde el principio con la historia de Jane Bainter, la Juana adicta de Jane Says, contando lo que se sentía al ser pescado in fraganti robando en el supermercado o haciendo un hiperkinético ejercicio de Stop.

Mr Perkins (que dice estar contento porque “está con su mujer y sus hijos”) tiene sus secretos: “Ya desde que empezamos a tocar, las discotecas de cada uno eran muy diferentes, y lo mismo nuestras formas de pensar. Pero somos como una familia”. Algo de eso habrá porque para que músicos como Flea o Duff McKagan (ex bajistas de los Peppers y de Guns N’ Roses, respectivamente) quisieran ser parte de esta banda cuyo estilo embrujó desde finales de los ‘80 hasta mediados de los ‘90 a la llamada escena alternativa que surgió entonces: desde Nirvana hasta Rage Against The Machine, desde los Babasónicos hasta Tool, todos flashearon con Juana. Pero si la imagen shockeante y extravagante de Perry Farrell quedó en la historia es porque la música del grupo nunca se queda atrás. “Vos pensá que para gente como Duff venir a tocar con nosotros es venir a tocar en una banda chica”, comenta el baterista, que recuerda con orgullo el primer festival Loollapalloza, que organizó Farrell junto al astuto Marc Geiger en 1991: “Nosotros elegimos las bandas; tocar con gente como Living Colour, NIN, Body Count, Henry Rollins, Ice T, y poder estar con ellos 4 o 5 días juntos fue increíble”.

El megafestival (en el que también tocaron The Butthole Surfers, Violent Femmes y Siouxsie & The Banshees, y que propició el encuentro entre artistas y público de rock y de hip-hop) marcó un hito y merecería una nota aparte, pero también saturó a los miembros del grupo. Aunque no afecto la relación entre Perkins y a Farrell, que juntos le dieron forma a Porno for Pyros, una banda excelente con la que grabaron dos discos a mediados de los ‘90: Porno for Pyros (1993) y el magnifico Good God’s Urge (1996): “En Jane’s Addiction el sonido se basa en los riffs de Dave, pero en Porno for Pyros no: lo que toco es más tribal, fue un desafío para mí tocar así y un crecimiento; pero si no experimentas en la vida, tampoco vas a poder experimentar en la música, ¿no? Yo lo que hago cuando estoy de gira es disfrutar la ciudad: ir a bares, comprarme vinilos y andar por la calle, no me quedo encerrado en el hotel. Entonces cuando llega el recital, no estoy quemado. Así que nos podemos tomar una cerveza”. Le tomo la palabra, Mr Stephen.

* Martes 10 de abril a las 21 en el Estadio Malvinas Argentinas, Gutenberg 350. A las 19 se abren las puertas.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.