no

Jueves, 29 de marzo de 2012

LOS ARCTIC MONKEYS DEFINITIVAMENTE NO LEYERON A BORGES

“No pensamos demasiado”

No hablan de política, no hablan de Malvinas, no hablan de la ley SOPA. Ni siquiera hablan de literatura. ¿Para qué dan notas?

 Por Yumber Vera Rojas

Si detrás de todo gran hombre existe una maravillosa mujer, en la trastienda grupal del rock un frontman no alcanzaría a saborear el estrellato sin el impulso proletario de su baterista. No obstante, la historia, desde tiempos inmemoriales y rescatando menguadas excepciones, persistió en ignorar y hasta vilipendiar el reconocimiento de los guerreros del beat, que no se detienen en el vital y robusto oficio de inundar de ritmos el ensordecedor y melodioso universo de los yeites. Así que Alex Turner no sería el precoz genio e imagen de Arctic Monkeys ni del rock británico sin la tracción cuatro por cuatro que le avienta Matt Helders. Y esta afirmación es unánime y ecuménica. Amante de su natal Sheffield, del boxeo y del hip-hop, el músico de 25 años, que cumplió su sueño de pibe en el disco Humbug (2009), al tener como productor al artífice del grupo que lo inspiró a sentarse detrás de los tambores, John Homme, de Queen of the Stone Age, regresa a Buenos Aires, luego de su debut local en 2007, para presentar el flamante Suck it and See (2011). Se trata del álbum del cuarteto en el que el rock aguerrido y la melodía esplendorosa consumaron la armonía, y en el que además el igualmente creador del Tramlines Festival, al teléfono en Inglaterra, se sacó las ganas de cantar e incluso de actuar.

–¿Despertó el baterista?

–No entiendo. ¿Por qué lo preguntás?

–Salvo por Ringo Starr, Phil Collins y hasta Tommy Lee, que son estrellas de rock, los bateristas figuran en las grabaciones, en los shows y en las fotos promocionales. Pero, para el resto de los gajes del oficio, el protagonismo se lo llevan el cantante o el violero. Si no, fijate en Dave Grohl, con quien casualmente compartirán grilla. Ahora es frontman de un grupo... ¿Estás, Matt? Hello...! Espero no haberte ofendido. Sos uno de los mejores bateros que hay. Saqué a relucir el comentario porque quería saber si ésa fue la razón que te motivó a tener mayor participación en el último disco del grupo. Por ejemplo, ¿cómo te sentiste protagonizando el video de Suck it and See, el tema que le da título al trabajo que los trae de vuelta a Buenos Aires?

–Ya lo podés imaginar, lo pasamos muy bien.

–Además co-escribiste y cantaste Brick by Brick, otro de los grandes temas del disco. ¿Fue la primera vez que trabajaste a cuatro manos con Alex Turner en el armado de una canción?

–Aunque la firmamos él y yo, suele haber mucho aporte colectivo en la composición de las canciones. Todos sumamos ideas para las letras. Es una labor conjunta.

–Si bien en Humbug el rock pesado se impuso al estribillo fácil del pop, Suck it and See parece haber encontrado el equilibrio de estas dos caras del ímpetu. ¿Les fue complicado hallarlo?

–Es un sonido diferente porque definitivamente evolucionamos. Pero esto es lo que siempre tratamos de hacer, buscamos nuevas formas y matices para que nuestra música no se estanque.

–¿De qué manera llegaron a plantearse esta búsqueda?

–Mientras estábamos en el estudio, grabando en vivo y con toda la banda tocando junta. Al mismo tiempo, las canciones fueron escritas de la forma tradicional. Lo que sugiere la idea de este sonido ya existía, aunque no tan explícitamente.

–Aunque esta vez no pudieron repetir el tándem de productores que participaron en su disco anterior, ¿qué tan vital fue Josh Homme en el viraje de su sonido?

–Pedirle que fuera el productor de Suck it and See, junto con John Ford (integrante de Simian Mobile Disco, que actuó en Buenos Aires el pasado lunes y al final fue el que llevó las riendas del álbum más reciente de Arctic Monkeys), era una idea que no esperábamos que se concretara. Sin embargo, la dinámica entre ambos, en Humbug, fue fundamental para que llegáramos hasta esta instancia musical. A pesar de que no coincidieron nuestros tiempos, lo invitamos para que por lo menos nos prestara su voz en el tema All my Own Stunt.

–La crítica trató muy bien a esta nueva producción. ¿Están preparados para el momento en que suceda lo contrario?

–Las personas siempre tienen diferentes reacciones.

–Siendo tan chicos, ¿cómo viven la presión de la industria musical?

–Probablemente es el beneficio de ser joven. No pensamos demasiado debido a nuestra edad.

–Aparte de la fama y el dinero, ¿qué cambió en tu vida al ser parte de una de las agrupaciones más famosas del Reino Unido? ¿Cuántas oportunidades hay para un chico de tu edad de que le suceda algo similar?

–En mi vida cambiaron un montón de cosas. Pero es normal que todas las personas entre los 19 y los 25 años experimenten cosas diferentes. No estoy en casa mucho tiempo, por ejemplo, pero no me importa.

–Arctic Monkeys es un grupo que le debe su popularidad seminal a la Internet, especialmente a MySpace. ¿Qué te parece la ley SOPA? ¿Están de acuerdo con que se descargue gratuitamente un disco de tu grupo o son más de la política de Radiohead, de que el público debe pagar para bajar música en lo que su bolsillo le permita?

–Cada grupo maneja ese asunto como mejor le parezca.

–¿El indie está en crisis en tu país? Te lo pregunto porque, a fines del año pasado, la BBC publicó la lista de lo que iba a sonar en 2012, y no había ningún grupo de rock.

–Lo que te puedo contestar al respecto es que nuestros discos evidencian la música que creemos que debe ser y no la que pensamos que podría gustarles a los fans.

–¿Cómo viven este regreso a la Argentina?

–Estamos muy felices de volver a tocar allá. Lo pasamos muy bien la primera vez que fuimos. Como ya conocemos la pasión con la que vive un recital el público argentino, llevaremos mucha energía y un show excitante.

–No sé si te enteraste de que Roger Waters y Morrissey, en sus recientes actuaciones en Buenos Aires, opinaron sobre el conflicto de Malvinas. ¿Tienen ustedes alguna postura al respecto?

–No nos interesa la política, sólo hacemos música.

–¿Pero no es político elegir como título de su último disco una frase pintada en La naranja mecánica?

–Esa influencia no fue intencional.

* Arctic Monkeys tocará en la segunda jornada del Quilmes Rock 2012, el miércoles 4 de abril, en el estadio de River Plate (Av. Figueroa Alcorta 7597).

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.