no

Jueves, 22 de noviembre de 2012

MICHAEL AMOTT, GUITARRISTA DE ARCH ENEMY

“Suecia es muy aburrido”

Los Arch Enemy están algo agotados de tanto girar, y por eso después de este tour se piensan tomar un descanso de seis meses para trabajar en el sucesor de Khaos Legions. Aproveche.

 Por Mario Yannoulas

Existen muchos guitarristas, pero son pocos los que logran llamar la atención con cada cosa que hacen. Michael Amott es uno de ésos. “En Suecia, trabajando en el próximo disco de Spiritual Beggars”, dice su mensaje de estado en el Skype, y él mismo confirma desde su casa-estudio que la banda “pseudo-stoner” tendría listo nuevo material para abril del año que viene: “Lo que me tiene entusiasmado es que vamos a grabar juntos en vivo en el estudio. Ahora estoy trabajando algunos overdubs, pero vamos a juntar teclados, guitarra, bajo y batería en la misma sala, como para que se sienta esa energía, aunque conservando lo melódico”. No es la primera vez que el quinteto graba de esa manera, aunque para sus últimos discos los demás compromisos musicales de sus miembros los habían obligado a proceder por separado: el tecladista Per Wiberg toca en Opeth, el bajista Sharlee D’Angelo en la intermitente Mercyful Fate, y el propio Amott dedica la mayor parte de su tiempo a Arch Enemy, la banda de death metal melódico que lo trae nuevamente por la Argentina en una de esas tantas giras mundiales, y que ocupa el centro de la charla con el NO.

Amott es una especie de adicto al trabajo, con la particularidad de que ese trabajo es la música. Ahora que no toca más en Carcass –esa banda de grindcore necrofílico voladora de peluca– y apenas tiene que dividirse entre Arch Enemy y Spiritual Beggars, conserva la compulsión por componer: compone en su casa, en la ruta, en aeropuertos, en aviones, le canta melodías a su iPhone. Los Arch Enemy están algo agotados de tanto girar, y por eso después de este tour se piensan tomar un descanso de al menos seis meses para trabajar en el sucesor de Khaos Legions. En el medio se va a editar un nuevo DVD en vivo, con material de sus últimas presentaciones en Europa y su show en Santiago de Chile, además de un documental sobre la gira latinoamericana. “Los públicos son diferentes alrededor del mundo, los latinos son más emocionales y los escandinavos más reservados, pero hay algo que tienen en común. En Asia, en Latinoamérica, en Canadá o toda Europa, donde sea que vayamos, vemos el amor y la pasión que se comparte por este tipo de música, que es básicamente metal underground. La música es una experiencia emocional, y eso se traduce en un sentimiento universal”, sentencia el guitarrista.

Son prácticamente locales en países lejanos como Japón, ¿cómo explicás el éxito mundial de tantas bandas escandinavas en el último tiempo?

–Mirá que lo pienso pero no encuentro una explicación convincente. Algo cercano a una explicación es que acá tenemos una economía estable desde hace mucho, en general la gente vive muy bien, y el nivel de los músicos tiende a ser alto porque hay muchas escuelas de música. Pero además Suecia es muy aburrido (risas), muy seguro, tenemos inviernos muy largos, entonces me meto en casa y toco la guitarra todo el día. Si viviera en un país soleado y con distracciones probablemente no estaría haciendo esto. En fin, no sé exactamente por qué, pero parece que funciona bien (risas).

¿Tenés influencias de música sueca?

–Mayormente, no. Crecí con la discoteca de mis papás, principalmente jazz y música clásica. En el colegio unos amigos me hicieron escuchar a Kiss, y algo después me metí con el punk y el hardcore, bandas británicas como The Exploited, Discharge, GBH. Después volví a lo norteamericano con Metallica, Slayer, Anthrax y la oleada del thrash alemán: Destruction, Kreator. Nunca le presté demasiada atención a las bandas suecas, aunque durante la época del punk había unas cuantas cosas interesantes. Pero tampoco me importa demasiado de dónde venga la música.

El hecho de que una mujer esté al frente de Arch Enemy (la linda y poderosa cantante Angela Gossow), ¿ayudó a que las mujeres se metieran a hacer heavy metal?

–Seguro. Cuando tuvimos la idea de que Angela se sumara a la banda no estaba en los libros de nadie. No sabíamos si iba a funcionar, sólo sabíamos que con ella los temas sonaban increíbles, y además habíamos visto algunos videos que mostraban el carisma que tiene sobre el escenario. Era lo que necesitábamos. Angela podría ser el Rob Halford de este tiempo.

* Arch Enemy se presenta mañana desde las 18 en El Teatro de Flores, Av. Rivadavia 7800.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared