no

Jueves, 6 de diciembre de 2012

EMILIE AUTUMN, EMBLEMA DEL DARK CABARET

Para todas... y todos

La multifacética compositora, violinista, pianista y poeta emblema del dark cabaret es como una relectura del burlesque desde la música clásica y la estética gótica, con porno rococó también. Sep. Todo eso.

 Por Luis Paz

Está bien, Lady Gaga tiene sus Little Monsters, avanzada de ultrafanáticos de la blonda estadounidense que recientemente pasó por el Monumental, no a despedir a Almeyda sino a presentar he Fame y Born this Way. Pero Emilie Autumn no se queda atrás con sus Plague Rats: “Me sorprendió que varias y varios Plague Rats nos hayan recibido en el aeropuerto; no tenía idea de que alguien de tu hermoso país supiera quién soy”, devuelve la multifacética compositora, violinista, pianista y poeta emblema del dark cabaret, que es algo así como una relectura musical del burlesque desde la música clásica y la estética gótica, con algo de porno rococó también, claro que sí. Autumn estuvo aquí para mostrar Fight like a Girl, una obra en torno de la condición femenina en estos tiempos de divas chillonas que se jactan de haber transado a otra chica (Katy Perry), de tener las piernas largas como paraguas (Rihanna) o de... bueno, que se jactan de todo, todo (Lady Gaga).

“Este disco no tiene nada que ver con los álbumes promedio de rock y pop: cuenta una historia muy intensa y emotiva. Creo que entre todos los males que aquejan a las chicas hoy, uno que nos toca a todas es el de no sentirnos poderosas en el sentido de no llevar adelante nuestra vida. Aun somos consideradas amenazas para los hombres, si es que tenemos éxito. Es algo muy trágico. Y el tipo de feminismo que tomo es uno que desea lo mejor para todos: no sólo chicas sino chicos, gays, lesbianas”, asegura la performer de 33 años nacida en California, al punto casi paródico de decir “para todas... y todos”.

Autumn actúa en vivo con su banda de apoyo The Bloody Crumpets, algo así como un combo salido de Moulin Rouge, si ese cabaret estuviera ubicado en una Ciudad Gótica rosada. Y tiene asimismo una novela autobiográfica, Asilo para victorianas caprichosas, que fue descripta como el encuentro literario entre Stephen King y Harry Potter, ponele. “Habla de mis experiencias como una chica con trastorno bipolar, pero que en el caso de la protagonista es encerrada en un manicomio”, explica la también actriz Autumn, que realmente no para nunca, y que recientemente participó de la película experimental El Carnaval del Diablo. Bueno, en rigor puso el freno una vez: a los 9 abandonó la escuela por encontrar demasiado rígida a esa institución. “Pasa sobre todo en los conservatorios, que no invitan a que mejores tu expresión, ni te dejan mostrar tu propia personalidad.”

Eventualmente digna de una clasificación de chica retro un poco steam punk, un poco pornoapocalíptica, Emilie Autumn es conocida por su estética (tanto textil como musical) victoriana, su apego a un clasicismo a veces más rococó, en ocasiones más... volados, látex y corsets: “Evolucionamos desde aquellos siglos de muchas maneras, pero no en cuanto a la guerra, la violencia, la política ni la discriminación de género. Estoy muy agradecida a todas las mujeres y todos los hombres que han trabajado en avances muy importantes para la vida de todos, pero el mundo sigue horriblemente desbalanceado”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared