no

Jueves, 28 de febrero de 2013

LAS SEIS CANCIONES DE BANDA DE LA MUERTE

“Si tenemos que romper un estudio, eso haremos”

Tras una década de experiencia en el metal alternativo y una gira europea, estos músicos de “rock’n’roll súper punk garage” se propusieron rescatar rarezas de Los Gatos, Spinetta y el rock progresivo argentino de los ’70.

 Por Julio Nusdeo

“Le mostrás Pappo’s Blues a un inglés y el chabón te besa la mano. Porque dice: ‘¡Mirá toda la música del género que me gusta que tengo por descubrir!’”, asegura Xon, cantante y guitarrista de Banda de la Muerte, en su repaso por las experiencias de su gira por latitudes europeas, a mediados del año pasado. Esa misma sensación de que tanto público como sellos extranjeros deambulan ávidos de perlas musicales que escapen de su radar y provengan de lugares febriles y salvajes, como América latina, sembró la idea de versionar rarezas locales de los ‘70 para su próximo EP, Seis canciones

El repertorio, grabado hace apenas semanas, escapa a los lugares comunes y rescata gemas como Era de tontos, de Spinettalandia y sus amigos, un disco que el Flaco grabó en 1971 tras la disolución de Almendra y antes de armar Pescado Rabioso. Además, Banda de la Muerte tuvo el privilegio de contar con la colaboración del ex tecladista de Los Gatos, Ciro Fogliatta: “Grabó teclados para Reunidos en el cuarto, de Sacramento, que fue una banda post-Gatos que tuvo junto a Alfredo Toth”, cuenta el bajista Nico Foresi. “Al margen de lo artístico, nos transmitió un montón de experiencia de un tipo que vivió una historia muy distinta de la nuestra.” Los temas restantes indagan en la hoy difusa escena progresiva/sinfónica de aquella época –Contraluz, Orion’s Beethoven, el disco Miguel Cantilo y el Grupo Sur–, pero encarados desde el sonido y las formas del grupo.

Acomodados en un bar, Xon y Nico explican que Seis canciones resultó la excusa perfecta para materializar la esencia actual de Banda de la Muerte, luego de la partida del guitarrista Sebastián Barrionuevo y la llegada del uruguayo Leonardo Bianco. “Era la manera de decir cómo estamos sonando ahora y que la banda tiene este nuevo porcentaje de cosas. Es que el germen de Banda de la Muerte puede rastrearse hace más de diez años en la amistad entre Xon y Nico. Ambos eran bajistas de la escena alternativa de metal. Pese a que los dos amigos parecerían ser el núcleo duro del grupo, dicen que esto no es un proyecto de ambos por el que pasen músicos, sino que cada uno que entra ‘se lleva el veinticinco por ciento de la banda’. Y todos ellos pasaron largo rato en bandas: Xon en Buffalo, Nico en Niños Enfermos, Seba Barrionuevo y Guillermo Gómez (actual baterista) en Jesus Martyr, y Leonardo en Motosierra, Hotel Paradise y Setiembreonce.”

Su debut apareció entre urgencias y distorsiones corrosivas: “Fue básicamente un demo”, aliviana Xon. “Después de tocar seis meses, grabamos, apareció la posibilidad de editarlo y fuimos para adelante.” Para su segundo álbum, Pulso de una mente maldita, editado a comienzos del año pasado por Zonda Records, tuvieron la deliberada intención de reflejar su mugre en vivo. “La industria musical mutó tanto con los medios digitales que ya el disco dejó de ser lo que era. Tocar en vivo es lo que hoy mantiene las estructuras. Por eso queríamos que en el disco escuches lo que es la banda, para que la vengas a ver”, desnuda Nico. A lo que Xon suma: “Siempre quisimos hacer algo que resulte interesante. Si tenemos que romper todo el estudio para que así sea, eso haremos. No le tenemos miedo a hacer las cosas de formas distintas. Igualmente, se mantiene cierta columna vertebral: rock’n’roll, súper punk, garage, guitarras y caos”.

* Banda de la Muerte tocará el viernes 1º en Club V (Corrientes 5008). Desde las 22 con El Perrodiablo, Parteplaneta y Acido Plexippus.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.