no

Jueves, 30 de mayo de 2013

CRóNICAS DE TURISMO VIP

El exceso contenido

El NO mandó a dos cronistas a resolver faenas de esas casi insoportables por lo arduas en dos sitios totalmente inhóspitos: un all inclusive en Punta Cana y un crucero desde Estados Unidos a México.

Hace cien años hubiera sido impensado porque un barco era sinónimo de guerra o de escape. Ya en 1950, viajaban sólo veinte millones de personas al año. Pero en pleno siglo XXI, cada quien hace cuentas para encontrarle un hueco en el calendario entre la rutina del trabajo y del estudio. Feriado puente, semana corta, escapada de finde o vacaciones permanentes. El turismo escala a velocidad crucero y se cuela entre los factores productivos más influyentes. La Organización Mundial de Turismo calcula que cerca del 10 por ciento del Producto Bruto mundial es aportado por el turismo. En 2012, más de mil millones de personas circularon por el globo.

Pero el turismo tiene su contracara. Los países desarrollados reciben la mayor parte de los mil millones de dólares anuales que se producen y sus trabajadores, un salario abismal en comparación con el de los países catalogados como emergentes. Sin embargo, el crecimiento allí lleva a que haya sitios en los que el 90 por ciento de su industria dependa del turismo, que superó incluso a la extracción de recursos naturales como el café, pero también el petróleo.

El NO recorrió dos destinos clave del brote turístico continental, para ver cómo se comportan las hordas de viajantes despreocupados y los trabajadores locales: un All Inclusive en República Dominicana y un crucero abordado en Estados Unidos con destino al vecino cultural y natural, México.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.