no

Jueves, 10 de octubre de 2013

ALBERT HAMMOND, JR. ESTRENA SU úLTIMO DISCO EN EL PERSONAL FEST

“La terapia es con mi terapeuta, no con los medios”

El guitarrista es el primer Stroke en venir en solitario y su llegada coincide con la edición de su notable tercera obra, AHJ, y con algunas noticias que rondan como pesadas sombras: la revelación de su adicción a las drogas duras y el freno de mano que el grupo les puso a sus giras.

 Por Yumber Vera Rojas

“Buen día”, saluda Albert Hammond, Jr. al teléfono desde la oficina de su manager en Manhattan. Aunque al principio su voz denota timidez, lo que embarga realmente al violero de los Strokes es el sueño. Al parecer le costó levantarse de la cama, pues la entrevista, pautada inicialmente para el mediodía porteño, fue retrasada por su agente una hora y media. No obstante, el icono del indie de 33 años se repone inmediatamente al enterarse de que en la capital argentina la tarde ya está en marcha. “¿En serio? Pensé que teníamos el mismo huso horario”, comparte ahora con cierta desazón. Si el tiempo no es precisamente el mejor aliado de una joven estrella del rock, esta semana de convulsiones fugitivas será entonces de armas tomar para el artista californiano. Y es que justamente este martes salió a la venta su tercera producción discográfica en solitario, AHJ, que prácticamente estrenará este fin de semana en el Personal Fest 2013, en la que será su primera actuación en Buenos Aires sin el quinteto.

El martes a la mañana salió a la venta AHJ, ¿qué sentís el día que un disco tuyo o de tu banda sale a la venta?

–Es muy difícil tratar de describirlo, es un encuentro de sensaciones. Es algo magnífico que va cambiando a medida que pasan las horas. Estoy contento por la devolución que me hicieron ya algunos fans, lo que al mismo tiempo me pone muy orgulloso de ese repertorio. Además me excita lo que sucederá más adelante con este material, porque no lo puedo imaginar.

Luego de la actuación en el Personal Fest de 2011, ahora volvés al país sin tus compañeros, lo que te convierte en el primer Stroke que presenta acá su material en solitario. ¿Cómo será el show que ofrecerás?

–Voy a tocar canciones de mis discos solistas, básicamente porque los Strokes no se disolvieron. Si la banda se separa dentro de 50 años, ahí sí lo haré. Pero mientras siga en actividad, no veo necesidad de invocarlas. Nunca estuve en Sudamérica solo, por lo que ésta me parece una buena oportunidad para mostrar mis temas. Y los festivales son buenas vitrinas.

Antes de que AHJ desembarcara en ese hoy extraño lugar a punto de extinguirse llamado disquería, y en las tiendas de música virtuales, Albert adelantó dos sencillos: Rude Customer a fines de septiembre, al que secundó recientemente St. Justice, que presentó el fin de semana pasado en El show de David Letterman, donde se lo pudo ver sin los rulos divinos que agitaba con furia en cada performance de los Strokes. Pese a que el primer corte entra en sintonía con el sonido tradicional de su banda, el último lo encuentra un tiempo más abajo. Y es que esta tercera producción, a diferencia de su debut Yours to Keep (2006) y de la secuela, ¿Como te llama? (2008), es la que demuestra mayor equilibrio en su breve obra unipersonal. “Sucedió todo de una forma muy orgánica y natural”, asegura. “Las canciones surgieron en casa. Primero unas partes, y más tarde las restantes. Fue una experiencia mágica. Las cosas se dieron tan bien que me asusté. Esta vez no intenté innovar porque cuando me pongo a experimentar, pienso mucho. Y eso lo detesto.”

¿Por qué decidiste sacar un EP de cinco temas y no un álbum?

–Fue una decisión casual, aunque confieso que me gusta la idea del EP. No obstante, pienso en función de discos, no de formatos. Me da lo mismo, siempre y cuando pueda contener mis canciones.

Así como sucedió con Yours to Keep, AHJ salió el mismo año que un disco de los Strokes. ¿A que se debió que lo lanzaras a pocos meses de Comedown Machine, lo más reciente de ese grupo?

–Tampoco hubo una razón, ni lo pensé mucho. Al tiempo que grababa Comedown Machine con los Strokes, comenzaron a aparecer paralelamente temas que guardé para un próximo disco. Empezaron a tomar forma, se fueron sumando otros, esperé un rato, y lancé el EP. Fue así de simple.

¿Que hayas utilizado tus iniciales para darle título a este trabajo de corta duración es un signo de reivindicación?

–Suena bien eso que decís, pero siempre el proceso de creación contiene otro de eliminación. Hacés lo mejor posible, lo que te ayude a sentir bien. Y cuando grabé esas canciones, me encontraba con muy buen ánimo. Así que me pareció copado llamarlo de esa forma, a manera de recreación de ese período.

A un mes del lanzamiento de AHJ, revelaste en una entrevista al NME que en 2009 ingresaste a un centro de rehabilitación porque consumías cocaína, heroína y ketamina 20 veces al día. La noticia circuló quizá más fuerte que la de la publicación de tu próximo disco. ¿Cómo te sentiste luego de confesarlo? ¿Leíste la nota?

–No la leí, pero mis amigos y fans me dijeron que estuvo buena. Generalmente no me apetece ver mis entrevistas, porque soy yo el que está ahí hablando. La terapia es con mi terapeuta, no con los medios. Sin embargo, era interesante conocer la reacción de la gente, aunque siempre supe que sería extraño. Si lo conté, fue para ver la manera en que podía conectar con la gente, y porque fue parte de mi vida. Y como me sentía cómodo en ese momento, me animé a hacerlo. Creí que era algo muy natural.

No obstante, sin Julian Casablancas, este flamante corta duración quizás hubiera tenido otro desenlace. Luego de que Albert saliera de la clínica (su etapa oscura comenzó en simultáneo con la edición del segundo álbum de la agrupación, Room on Fire, en 2003), el vocalista de los Strokes le tendió una mano para llevar adelante el nuevo proyecto discográfico en el que el violero asumió nuevamente el papel de cantautor. “Apenas me enteré de que Julian estaba a pleno con su sello discográfico Cult Records, supuse que estaría bueno hacer algo juntos. Si bien antes no llegó el momento, por fin se dio”, reconoce el hijo del legendario exponente inglés Albert Hammond. “Comenzamos con un par de canciones y nos embarcamos hasta el final. Los acordes iban cayendo, a tal punto que no pensaba en la armonía de una forma racional. Fue estupendo lo que pasó. Es mi mejor amigo y me dio mucho gusto laburar con él. Me emociona que AHJ salga por su sello.”

¿Por qué elegiste como productor de tu EP a Gus Oberg antes que, ponele, a Gordon Raphael?

–Con Gus ya había trabajado en mi segundo disco, en el que estuvo como ingeniero. Nos conocemos desde hace tiempo, así que me pareció que era una buena oportunidad. Además es uno de mis mejores amigos. Me parecía raro cambiar de productor a estas alturas. A pesar de que Gordon es un gran productor, que ayudó mucho a forjar el sonido de los Strokes, no me veo llamándolo para hacer algo juntos. Lo siento, querido...

¿Qué pasó con los Strokes, que anunciaron que no harán giras por su último disco, Comedown Machine? No le dieron mucha bolilla a ese disco...

–Soy sólo la quinta parte de los Strokes, por eso no me gustaría darte una respuesta que abarque a todos. Cuando la banda salga a hablar, estaré ahí presente y responderé todo lo que querés saber de nosotros y de ese disco. Por lo pronto me dedicaré a promocionar mis nuevas canciones.

¿Y en qué anda el resto de los integrantes de la banda?

–Como te dije, me sentiría raro respondiendo cosas de los otros. Si querés saber qué es lo que hacen, revisá sus cuentas de Twitter. Salvo que están vivos, sé muy poco de ellos. Quizás vos estés más enterado que yo.

Este año se cumplen 15 de la creación de la banda. Apenas aparecieron, muchos los consideraron los salvadores del rock. Luego de todo este tiempo, ¿creés que cumplieron con el cometido mesiánico?

–Eso fue un titular de una revista. Lo que sí es cierto es que cuando salimos al ruedo, no había tantos grupos de rock. Pero no le achacaría ese reconocimiento nada más que a la agrupación, pues hay mucha gente haciendo cosas fabulosas. Me parece que nuestro éxito se produjo por una mezcla de aspectos: hicimos estupendas canciones, aparecimos en el momento justo... Nunca vi a los grupos que aparecieron después como una consecuencia de los Strokes. Sólo vinieron.

* Domingo 13 de octubre en el Personal Fest (GEBA San Martín, Figueroa Alcorta 5575). A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.