no

Jueves, 14 de noviembre de 2013

Siguen girando

 Por Santiago Rial Ungaro

Leandro Fresco (Leandro Fresco, Cruz del Sur) ¿Leandro Fresco canta? Así es: el pionero del ambient de los ‘90 y socio creativo de Gustavo Cerati durante casi una década acaba de lanzar su primer disco solista como cantante pop. Confirmando su exquisito gusto y su talento para crear ambientes voladores y confortables, el disco sorprende por el mimetismo estilístico de Fresco con su otrora jefe y de algún modo mentor. Temas como Sin tiempo, Las calles de tu ciudad (homenaje sutil a Cerati) y Lo que imaginamos (con Juliana Gattas) tranquilamente podrían pasar por grabaciones perdidas del ex Soda, algo entendible por la cercanía personal y profesional entre ambos. Por linaje y por estilo (el pop electrónico bailable), los estribillos épicos de Fresco, agudos y vibrantes, lo posicionan como un inesperado Delfín del pop nacional 2013.

Clitoxismo: 10 neurotransmisiones en círculos (Temper, independiente) Ya desde su exuberante y psicodélica tapa (obra del dúo francés Arrache Toi Un Oeili), este grupo confirma que se hace camino al andar (tocando). Con las guitarras de Amílcar y Agustín Amarante al frente, Temper suena más maduros que nunca en lo que quizá sea su mejor disco, dándole cada vez más protagonismo a la trompeta de Fernando Citara, logrando un contrapunto misterioso y atemporal, animándose a sumarle a su cóctel de rock, jazz, surf y psicodelia algunos ritmos folklóricos, como en el caso de Milongchamps. Grabado en Estudio Quinto, donde suelen tocar en vivo, la potente base rítmica de Leonardo López (batería) y Nicolás Meléndez (bajo) le da pulso a una decena de piezas en las que el talento melódico de la guitarra de Amílcar lo confirma como discípulo del Tom Verlaine más abstracto.

Tradiciones (Iluminate, independiente) En su segundo disco, el colectivo integrado por Siak, Manu, Tano & Tío demuestra su deseo de musicalizar su búsqueda de una experiencia vital panamericana. Tradiciones es un disco ambicioso en lo musical (con arreglos de vientos, guitarras criollas, invitados como Guillermo Bonetto y la dirección musical de Diego Alberto Guagnini) y simple desde sus letras siempre positivas y esperanzadas. Desde el inicio del disco, con el inconfundible sonido de un charango, el colectivo confirma su intención de hacer un hip hop sincero y luminoso, que esconde detrás de su simpleza un auténtico manifiesto: “Un DJ, un MC, un BBoy, un graffiti, un freestyle, un beat box, mi nación: un brazo en alto para la revolución”, cantan en 4 elementos, con la convicción que tienen los que eligieron el lado no oscuro de la fuerza.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.