no

Jueves, 23 de enero de 2014

JAZZMAME, CHAMAME PUNK, CHAMARAVE Y CHAMAMPLUGGED

El indie tereré

Los escenarios alternativos de la 24ª Fiesta Nacional del Chamamé mostraron lo más intrépido y experimental de la música joven correntina.

 Por Yumber Vera Rojas

Desde Corrientes

Luego de cruzar el Puente General Manuel Belgrano, que conecta Resistencia con Corrientes, los vestigios de la tormenta que estremeció en la mañana al litoral argentino desaparecen. Aunque los organizadores de la 24ª Fiesta Nacional (y 10ª del Mercosur) del Chamamé finalmente decidieron reprogramar la jornada del sábado en el Anfiteatro Cocomarola, escenario principal del evento, a causa de los estragos que causó la borrasca. Así que, aparte de las peñas, la fiesta chamamacera continúa en la noche en Picasso, bar y sala de conciertos que funciona como único reducto de la modernidad en la capital correntina. No obstante, a contramano de la joda, incluso pese a la adolescencia de sus integrantes, la agrupación Tembetá desborda melancolía en la segunda fecha (la anterior sucedió el viernes) de una de las actividades off del festival, el Jazzmamé, en la que también Mariana Barbieri, Guaú Trío y Ale Marasso y Los Camalotes ofrecieron un abreboca de una de las vetas experimentales de la versión más cancionera del género rey del noreste del país.

Los chicos que no entraron a Picasso, tras el vaivén de gente que hasta hace un rato boyaba en la puerta buscando plan para el resto de la noche, se fueron a cualquiera de los bolichongos de la ciudad, donde abundan los fotógrafos de socialitè de los suplementos juveniles de los diarios locales. Y es que mientras la autofoto domina el mundo, en Corrientes aún manda la tradición.

Pero un grupete sub 25 de artistas plásticos, músicos y público de la provincia del Gauchito Gil se levantó en armas contra la ortodoxia, para plantar bandera donde antes no había. Por eso, si bien aún no existe el chamamé indie (la dejamos picando), chamamé e indie están tomando una forma diferente en la región. El primero sacándose el fundamentalismo y el otro, todo lo contrario: llenándose de idiosincrasia. Lo mismo que demostró, a sus 86 años, el flamante Johnny Rotten del género, el misionero Ramón Ayala, quien al día siguiente retó a los organizadores de la Fiesta, apenas intentaron bajarlo, con un “¡Cállate la boca!”. Lo que arrancó aplausos y ganó nuevos adeptos. ¿Chamamé punk?

A falta de Rave Chamamecera, en la Chipá City, hogar del Regatas y del Boca Unidos, lo que hubo esta vez fue Chamarock, y dónde más si no en Picasso, aunque el pasado fin de semana, con los formoseños Guauchos y NdeRamíez, componentes del colectivo Mamboretá, quienes juegan de local allá y de a poco en capital también. Desde el 8 de enero hasta el domingo pasado, en Corrientes capital se desayunó, almorzó y cenó chamamé, con playita, mercados musicales y showcases en formato de asadito en casa de artistas como Gicela Méndez Ribeiro, partícipe de una camada joven del género, al igual que Fuelles Correntinos (¡poderes de los gemelos fantásticos, actívense!) y César Frette Trío. El grito al cielo: La Nueva Luna en modo chamamplugged (por eso de los neologismos), lo colosal: hasta 18 mil personas bailando durante once fechas un mismo ritmo (con tereré o cavita de tergopol). Y lo descomunal: la puesta en escena del Cocomarola, mejor que la del Coachella o la del Lollapalooza. ¡Posta! Perry Farrel, aprendete el sapucai para el 2015.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: ESPE VERON
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared