no

Jueves, 17 de abril de 2014

NBA Y LIGA NACIONAL EN PLAY-OFFS

Las otras Eliminatorias

El básquet local y el torneo galáctico, con Scola y Manu: a todo o nada.

 Por Javier Aguirre

El fóbal no es todo: también está el básquebal, deporte casi igual al fútbol, sólo que se juega con otra pelota, con cinco jugadores por equipo, aros en vez de arcos, canchas sin pasto, uso exclusivo de las manos y tiempos de posesión de balón de no más de 24 segundos. Si se adapta el ojo a estas mínimas diferencias, la belleza puede equipararse. Especialmente cuando se trata de los mejores del planeta en instancias decisivas, partidos donde nadie está ahí de regalo, ni hay jugadores de relleno.

¿Por qué ponerte, entonces, a ver la NBA justo ahora, cuando acá en el mundo-FIFA se definen campeonato, descensos, clasificaciones a copas, torneos europeos, viene el Mundial...? Porque es una especie de Champions League, papá: cracks de verdad que la rompen y festejan contra cracks de verdad que también la rompen... pero se quedan afuera. Y porque empiezan los play-offs de la NBA, o sea, la eliminación directa, los octavos de final de la liga de básquetbol más zarpada, series donde nadie gana de pedo, siempre gana el mejor y siempre hay definiciones desesperantes.

Hay, además, dos huellas argentinas a seguir. Una está en el Lejano Oeste texano, donde el averiado inmortal Emanuel Ginóbili y los San Antonio Spurs, un equipo veterano (¡hace como siete años que es un equipo veterano!), traen el mejor record de la liga y, por tanto, son candidatos a llevarse su quinto título (cuarto con Manu). Del otro lado del mapa norteamericano y del fixture, otra gloria de la Generación Dorada, Luis Scola, llegó esta temporada a Indiana con la misión del “Gane ya” y en eso está: los Pacers, un equipo lleno de mística, pero virgen de títulos (con Reggie Miller como uno de los más grandes cebollitas de las últimas décadas), este año pelearon la punta en el Este cabeza a cabeza con los bicampeones Miami Heat del monstruoso LeBron James. ¿Acaso una final de Champions entre el Real Madrid de Di María y el Atlético Madrid del Cholo Simeone atrae más que una final de NBA que enfrente a Manu con Scola?

En tanto, para calentar dedos entre partidos, a darle una oportunidad a la Liga Nacional, que también comenzó sus play-offs. Pese a la cruel comparación que el zapping revela en cuanto a la iluminación de los estadios –¡un corrector de color ahí!–, no está nada mal ver un rato a Walter Herrmann (medallista en las sombras de la Generación Dorada, ex NBA, hoy en Atenas de Córdoba) o chusmear qué onda con el tirador feroz de Boca, Selem Safar (gran apellido para el periodismo especializado).

Y, tras el aperitivo de la Liga Nac(&Pop)ional, sí, volvés a la NBA, que desde el sábado 19 y hasta fines de mayo te dará grandes partidos entre bestias voladoras casi todos los días: no perderles la pista NBA a Space, ni a ESPN, ni –tal vez– a la TV Pública. Después vendrá el Mundial de básquetbol. Y antes de eso, claro, viene el Mundial en serio.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.