no

Jueves, 24 de abril de 2014

FILHOS NUESTROS, EL SUB-SUPLEMENTO MUNDIALISTA (II)

Vinilo FC

Un diseñador inglés convierte a las grandes estrellas de los Mundiales en portadas de LPs vintage. ¡La púa no se mancha!

 Por Javier Aguirre

¿La música de una época influye, incide, modifica el fútbol de esa misma época? Es un debate difícil de fundamentar, precisamente, en la misma semana en la que Lio Messi reveló su gusto por Los Cafres: poco parece haber de cansina y colgada canción reggae-pop en las frenéticas, anfetamínicas trepadas ofensivas de la Pulga. Sin embargo, la hipótesis descansa en los presuntos links estéticos entre los futbolistas de los años ‘70 y los fans del rock progresivo. O en que el look acercó a los jugadores de los ‘80 al tecno-pop (chequear el pelo del arquero suplente argentino Luis Islas en México ‘86), o a los futbolistas de los ‘90 con el rock chabón... Es que tan pronto como los players devienen en rockstars (o, al menos, en estrellas pop), su imagen pasa a ser carne de diseño. Y así como, por aquí, la publicidad elige destacar el lado noctámbulo de los jugadores (segundas marcas van por “segundos cracks”, como el ya frágil diez de San Lorenzo, Pipi Romagnoli, o el arquero de Racing, Sebastián Saja), la conexión entre la imagen de la cultura-rock y la de la cultura–Mundial de fútbol también inspira propuestas artísticas. Es el caso de la serie LP FC, en la que el artista plástico británico James Campbell Taylor ubica glorias mundialistas del siglo pasado en tapas (apócrifas, claro) de presuntos vinilos rockers de época. Bajo esa óptica, la peligrosa cabeza rapada del ex crack francés Zinedine Zidane se asocia con estilo a una suerte de Moby, o de coolísimo clubber europeo; el ex goleador camerunés Roger Milla pasa a ser una especie de afro Manu Chao; la leyenda nordirlandesa George Best se convierte en el quinto beatle; o el descarriado brasileño Sócrates encarna cierta psicodelia testimonial brasileña afín a Os Mutantes. El propio Campbell Taylor explica al NO cómo ideó las imágenes (disponibles para chusmeo y/o adquisición en Pennarellodesign.com). “Paso mucho tiempo pensando en música y en fútbol, disfruto de ubicar los discos en su contexto histórico y ver cómo tipografías y estilos varían según géneros y eras; y traté de evocar la época de cada jugador, asumiendo que su disco era lanzado en el mismo momento en que eran exitosos en las canchas”, señala el diseñador. “Marco van Basten era un jugador de alta calidad y su disco tenía que transmitir eso; el LP de David Beckham debía ser mainstream, muy comercial; y el de Carlos Valderrama, el de un virtuoso guitarrista del sello Columbia”, precisa Campbell Taylor, que el año pasado visitó tanto el Monumental como la Bombonera. ¿Y cómo fue el proceso para los dos argentinos que integran la serie, Mario Kempes y Diego Maradona? “Para ellos elegí algo minimalista, alejándome de las típicas fotos de papelitos volando y levantando la Copa, que son imágenes que ya vimos mucho y no lo digo por ser inglés... Con el álbum Matador, a Kempes quise mostrarlo sin sonrisa y con gesto ambiguo, controvertido, puesto que sus tiempos de victoria fueron en un momento político oscuro de la Argentina. En el caso de Diego y su disco El Pibe de Oro, opté por una imagen juvenil, cuando aún no sabía todo lo que le iba a pasar”, detalla Campbell Taylor.

Pero el fixture no se detiene, Brasil 2014 está aquí cerca y el NO insta al diseñador británico a jugar un poco más con la idea: ¿con qué target musical linkearía a los jugadores mundialistas actuales? Responde el artista: “No les veo personalidades demasiado rockeras, aunque imagino a Messi como un solista blando, a Cristiano Ronaldo como un arengador robótico y a Mario Balotelli como una estrella de hip hop”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared