no

Jueves, 19 de junio de 2014

PUMBA SOUNDSYSTEM AGARRA EL TIMON

“Soy un melómano de la generación de Internet”

En su Debut, Hugo Buehh despliega synthpop entre el barro y el flúor, con la cultura pop apócrifa como soporte.

 Por Santiago Rial Ungaro

Dime por qué luchas y te diré quién eres. Si un slogan es un grito de guerra, Hugo Buehh parece haber encontrado el suyo para lo que parece ser su lucha, el derecho a celebrar la semana (o lo que quede de ella). “Crecí coleccionando pesebres, pensando que la semana empezaba el jueves”, arranca rapeando Pumba Soundsystem en Aguante todo, tema simple y pegadizo que en apenas dos minutos logra, justamente, celebrar la vida en su totalidad: desde comprar remeras truchas de GAP hasta mandar cartas documento, todo vale para Hugo Buehh, que en el video que él mismo hizo aparece saltando y bailando acompañado por blondas beldades, bonitas amigas y amigos disfrutando de un picnic al borde del camino; todo en un calidoscópico y bucólico paisaje propicio para perderse corriendo y estudiar “la dicha de no hacer nada”.

“Hacía bastante que venía tocando, pero nunca terminaba de concretar nada. Así que después de tener cinco bandas, entre ellas Invasión Indigo, al final me mandé solo y me di el gusto de hacer lo que se me cantaba.” Lanzado al éter digital en 2013 y publicado físicamente a principios de este año, Debut es un disco que ya fue reconocido con una docena de remixes a cargo de BK, Ursa Minor, Patokai, Los Arboles, Nico Monsta y Grumis, y que cierra con Pumba tirando otro slogan picante: “La farmacia será eterna”. “Sí, es una confesión falopera, pero creo que eso se puede aplicar a un pibe que se fuma unas flores o una señora de 50 años que se toma todos los días su Rivotril. ¡Farmacia para todos!”. ¿Aguante todo?

Basta escuchar hablar a Hugo sobre sus amigas-modelos-musas Sofía, Melba, Julieta y Victoria, o reivindicar como influencias a los desaparecidos Soundblazter o a Michael Mike para comprender por qué su disco resulta tan simpático: Buehh tiene (buena) onda y Debut (un atrevido collage con “tendencia al synthpop ochentoso, pero con estética flúor y noventosa y con mucho barrio encima”) cuenta con invitados como Tomás Stagnaro de Guerra de Almohadas (muy canchero en Fucker), Le Premier Enfant y Chico Ninguno. “Yo escuché muchísimo hip hop y música disco, soy un melómano de la generación de Internet que siempre tuvo curiosidad por conseguir discos que no eran fáciles, y que por no tener la guita para comprarlos se la pasaba bajando música. Hasta hace dos años aún tenía una conexión dial up, así que me desconectaba el teléfono para bajar discos de Cameo o Imagination. Ahora estoy muy copado con el nu disco y sellos under como Keats Collective, géneros nuevos, cosas que me interesan a nivel sonido. Creo que eso va a aparecer en mi próximo disco.”

Con la estética del dial up como filosofía, Hugo sabe de dónde viene, pero por suerte aún no a dónde va: “La posibilidad de guionar y dirigir mis propios videoclips y de otros artistas que admiro, como el caso de BK, devino en la apertura de Fax, una pequeña productora independiente de contenido audiovisual. Hoy por hoy laburo de esto, y la verdad es que siento que las dos cosas se complementan muy bien entre sí”. Detrás de este muchacho saltimbanqui y entusiasta se esconde un buen escritor de canciones apenas disfrazadas de rimas hip hoperas, suerte de Beck de Loma Verde, capaz de usar sampleos de Afrika Bambatta, publicidades de Nintendo o de... ¿los Ositos Cariñosos?

A pesar de su tapa deliberadamente amateur, Debut es un disco efervescente y humilde que desborda confianza y logra ser ecléctico sin ser pretencioso. “Creo que el disco tiene momentos muy violentos en los que pasa por lo rave, y otros más suaves y psicotrópicos o más dub, la verdad es que me di el gusto de hacer todo lo que quería. Trabajé cuatro años de cadete y ahí aprendí que tenía que ser muy amable con todos. Me siento cómodo siendo así”, dice y al toque se dispersa conjeturando sobre los míticos túneles entre los colegios de curas y monjas de Turdera, su búsqueda de portales galácticos en el barrio de Banfield y demás derivas flasherísticas, mientras en simultáneo, desde la pantalla, suena y se ve Amor, otro video casero con una de sus amigas bailando y en el que Pumba (no podía ser de otra manera) sigue fantasmeando a pleno: “Desde que ya nada me puede motivar, volví a subir a la cruz, una sonrisa cuesta menos que la electricidad y da mucha más luz”. Aguante todo.

* Sábado 21 en La Casita de Temperley, Hipólito Yrigoyen 10.132, Temperley. Desde las 21 con Sobrenadar y BK.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared