no

Jueves, 17 de julio de 2014

Siguen girando

 Por Santiago Rial Ungaro

Vamos lejos (Los Lunes, Discos Crack). ¿Lunes otra vez? Sí, pero con el pop sixties y preciosista de Los Lunes, el primer día de la semana puede ser mucho más interesante. La banda de Eugenio Parraccia (ex Juana La Loca), Anton Artaud, Ezequiel Scamarada (ex Sub), Mariano Arotcarena, Bruno Leone y Darío Segundo aparece con buena estrella. El grupo, que en noviembre fue telonero de un tal Ringo Starr, musicaliza sus epifanías fantásticas con melodías puras y estupendos arreglos de voces que les dan su distinción. Vamos lejos ofrece canciones simples para abandonar lo habitual: podrían abrir un regreso de The Byrds, aunque autoprodujeron ellos mismos en los estudios Prana de Burzaco otra grata sorpresa de la tierra prometida de las canciones perfectas (aún) desconocidas. ¿El karma de vivir al Sur?

Polar (Myte y Sus Linternas Verdes, Red). Con el hipnótico bajo de Plex al frente, el segundo disco del combo resulta oportuno: producido por Daniel Melero y Pablo Ventura, es un disco frío por fuera pero suave y cálido por dentro, que parece traer estados de condensación, disolución, coagulación, solidificación y demás procesos alquímicos. Un disco extraño, artístico y adictivo, con letras surrealistas que hablan de querer ser un pato, de cargar dinosaurios en bicis, pisar flores y andar por la diagonal con Melero. “Soy un ser inferior, de estatura o de edad, sitio en construcción en el círculo polar”, canta Myte desde un imaginario propio y mutante: es que Polar fue presentado en formato virtual a través de una interfase interactiva donde el oyente manipula e interviene las mezclas.

Dos estaciones en cautiverio (Panorámica, Red). “Vos vas a observar todo lo que hago y después me vas a criticar”, canta la baterista y cantante Verónica Cid (también en Yo Te Amo y la banda de Melero) al inicio del cuarto disco de este dúo de batería y bajo (a cargo de Pilar García Fernández) al que se ha comparado con las geniales ESG, y que con su música sintetiza su visión del rock como estilo dinámico. Rockeras o bucólicas, sus canciones (que apenas suman algunas dosis homeopáticas de teclado, armónica o guitarra) parecen provenir de zapadas entre ambas y demuestran con este sorprendente disco grabado en las sierras de Córdoba en los míticos estudios Los Angeles, en Nono (que alguna vez albergó a Luca Prodan), el espíritu nómade de estas mujeres bellas y fuertes.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.