no

Jueves, 7 de agosto de 2014

KRANEANDO ACTIVIDAD, LO MAS INNOVADOR DEL RAP LOCAL

“El freestyle está instalado en las aulas”

Antuzapien MC y Sudaca Beatmaker son el combo más inventivo de la escena.

 Por Yumber Vera Rojas

A meses del lanzamiento de su disco debut, Viviendo el sueño, Kraneando Actividad aún no da crédito de los lugares a los que lo llevó su bitácora sonora. Si bien Antuzapien, MC de la dupla, advierte que gracias a esas canciones pudieron recorrer el país e interactuar con otras escenas, el rapero sanmartiniense se queda corto al medir el alcance de su proeza, pues en muy poco tiempo pusieron en órbita la propuesta más innovadora que hoy gravita en el rap argentino. “Queríamos dejar atrás lo ortodoxo y hacer algo distinto al probar nuevos ritmos, métricas, temáticas sociales y atmósferas densas”, describe sobre la tesitura de su repertorio el otrora integrante de Tripulación Sursaidaz, combinado a través del que conoció a su socio en su flamante aventura grupal, Sudaca Beatmaker. “Amamos el rap de Wu-Tang Clan, Outkast y el francés de la misma forma que otras músicas”, aclara. Y su coequiper, productor indispensable del hip hop local, adhiere: “El álbum no suena igual a los demás, es bien raro. Y eso fue intencional”.

Así como el indie actual acude a la quintaescencia musical de los ‘80, el rap, al menos en Argentina, está hurgando en los ‘90. “Lo que está pegando acá es el boom bap. Existe una tendencia a hacer referencia a esa década y a mantener lo real sobre beats que suenan al ‘92”, explica Antuzapien. “Hay pibes de 13 años escuchando Lords of the Underground, A Tribe Called Quest o Gang Starr; es como hablar de los Led Zeppelin o Pink Floyd del género.” Sudaca interpreta que “eso surge a partir de que el rap yanqui que está llegando es una mierda, y la gente se dio cuenta. Pero una cosa es que tengas una influencia de esa música, y otra que hagas lo mismo”.

Lanzada en octubre, la ópera prima del dúo, al que respalda en los shows el MC Tóxico, vio la luz en una época en la que el hip hop argentino parece decidido a abandonar el gueto. “Es cuestión de tiempo”, afirma el rapero neuquino. “Lo que pasó con el reggae, está sucediendo de a poco con el hip hop. Tiene más llegada con los chicos que cualquier otra corriente sonora.”

Si bien es cierto que el hip hop caló fuerte en los últimos años entre los adolescentes argentinos, lo hizo a través de las batallas callejeras de improvisación, de las que salió el último campeón hispanoparlante de este movimiento, Dtoke, quien triunfó en la Red Bull Batalla de los Gallos que se celebró en diciembre en Buenos Aires. “El freestyle fue beneficioso porque está instalado en las aulas de los colegios”, elucida Antuzapien, que junto a su proyecto organiza el ciclo Lo Hacemos Nosotros. Sin embargo, Sudaca estima que los grupos y MCs deben tomarse el género más en serio. “Los pibitos comienzan con el freestyle porque al principio lo consideran un juego, pero en algún momento tienen que decidir si se dedicarán a hacer hip hop. Lo mismo pasa con los beatkmakers, por lo que armé en Facebook el grupo Solobeatmakers (N. del R.: el 27 de septiembre organizará un seminario orientado a productores en Espacio Mu) para reunir a esos chicos y guiarlos a desarrollar sus pistas, intercambiarlas y promocionarlas.”

Tri Hop

1) La próxima edición del encuentro internacional de diseño gráfico TRImarchiDG (3 al 5 de octubre en Mar del Plata) tendrá entre sus ponentes a la fotógrafa estadounidense Martha Cooper, testigo del nacimiento en Nueva York, en los ‘60, del grafiti, escena que documentó en las dos siguientes décadas. Esto le permitió no sólo proyectar a ese movimiento sino tornarse en una referencia de la street photography.

2) Tras su estreno en la pasada edición del Bafici, el documental Buenos Aires Rap continúa propagando la parábola del buen MC en festivales musicales y cinematográficos (posiblemente forme parte de la programación del de Mar del Plata), así como en las aulas. Dirigido por los músicos Siro Bercetche y Sebastián Muñoz, y la realizadora audiovisual Diane Ghogomu, el film describe el modus vivendi de la escena en la capital argentina.

3) Lo que comenzó como una fiesta semanal sin más pretensión que reunir a amantes de la doble hache, hoy ostenta la chapa de clásico. Luego de muchos años y de mudarse de Palermo a San Telmo, el ciclo Lost Hip Hop Culture Club, organizado todos los jueves en M.O.D. por el invencible DJ Stuart, ya no es sólo el punto de encuentro de la tribu hiphopera en Buenos Aires sino su principal vitrina. La programación de agosto está prendida fuego.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.