no

Jueves, 14 de agosto de 2014

FESTIVAL DE INVIERNO EN LA USINA DEL ARTE

Power frío

La Boca tembló y vibró con el paso de más de 30 grupos y 50 mil personas.

 Por Yumber Vera Rojas

Será porque aún estaban tan compungidos por la ida de su ídolo, Juan Román Riquelme, que en La Boca ni siquiera registraban el jueves último las espasmódicas oleadas de chicos que llegaban al barrio para ser testigos del nuevo cambio de chip en el rock argentino. La Usina del Arte, edificación a la que los vecinos todavía les cuesta reconocer, quizá por su reconditez o su lánguido marketing, desde esa tarde y hasta el sábado se transformó en un laboratorio de ensayo para propuestas musicales que enarbolaron, ante 50 mil personas, la segunda edición del Festival de Invierno.

Sin duda, los actos convocantes fueron los del cierre de cada jornada, con Catupecu Machu en calidad de grupo sorpresa en la primera fecha, al que le sucedieron el de Los Cafres y la doble apuesta de Banda de Turistas e Indios. La participación del grupo de Fernando Ruiz Díaz estuvo justificada por la inclusión de la muestra 20 años: El grito después entre los atractivos del evento, pero la del combo reggae lució tirada de las rastas.

No obstante, el cierre del festival con Banda de Turistas e Indios fue el más sensato para un encuentro cuyo cartel, amén de reflejar el recambio generacional en la escena musical argentina, giró en torno a la órbita del pop independiente, con una treintena de bandas. Aparte de las presentaciones de Rayos Láser, Surfistas del Sistema, UN, Lavial, Placer, Los Peligros, Ministerio de Energía y Barco, en la sala más chica de las dos que posee La Usina también despuntó Sobrenadar, dúo dream pop que, a contracorriente de su sonido, extraño para la media local, es la agrupación que más shows sumó en el último año, al igual que fans.

No sólo los grupos de Géiser, principal materia prima de la grilla, fueron de la partida del festival de entrada libre y gratuita, sino algunos de los padrinos de la colección de compilados, de los que Richard Coleman tuvo mayor protagonismo al dictar una clínica dedicada a la producción musical. Pero quizá lo mejor del Festival de Invierno haya sido que quedó en evidencia que ni siquiera Riquelme podría resistirse a los encantos del indie patrio.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.