no

Jueves, 4 de septiembre de 2014

TONY HAWK PATINANDO EN ARGENTINA, CARAJO

“Todos los deportes deberían ser gratuitos”

El tipo que convirtió a la subcultura skater en géiser para el consumo de masas llega con amigos para agitar el Xtreme Life Fest. Pide skateparks públicos, anuncia un nuevo Tony Hawk Pro-Skater y habla de sus referentes.

 Por Hernán Panessi

Vivir de proezas: germinar, multiplicar, patear, asombrar, legar y seguir. En el gris cemento, sobre peligrosas rampas, metido en profundas piscinas, arriba de empinadas escaleras o en cualquier lugar o superficie imposible, el mundo del skate tiene en Tony Hawk a su incuestionable mesías. Y Tony Hawk, el mejor skater del mundo, logró lo que nadie: siendo abrazado por el calor de la cultura pop contagió a las nuevas generaciones –de allí, acá y más allá– de un amor profundo por el skateboarding. Y si en el documental Bones Brigade ese convoy de artistas en patines se sorprendía por los incipientes sprints mediáticos del pionerísimo Stacey Peralta, lo que vino después de Tony Hawk fue una avalancha de victorias clavadas en lo alto de una rampa vert.

Tony Hawk es amigo de esos héroes subnormales del clan Jackass, ostenta 23 créditos de actuación en IMDb.com (Los Simpson, MTV’s Celebrity Deadmatch, Yo Gabba-Gabba, Phineas & Ferb y más), protagonizó un libro de Nick Hornby (Todo por una chica, editado por Anagrama), rompió records de todo tipo (el 900º, ¡dos vueltas y media en el aire!), ganó puñado de medallas en los X-Games, inventó una enorme variedad de trucos (Madonna, Benihana, variaciones de Airwalk, Starfish, entre otros) y es papá de cuatro chicos. Además, su cara está pintada en remeras onderas, su cuerpo espigado modela figuras de plástico y vinilo (la action figure de The Simpsons: 25 of the Greatest Guest Stars series two es un manjar para sibaritas y fetichistas), su estampa habita tablas de todo tipo y, por si fuera poco, protagoniza una exitosa franquicia de videojuegos del palo.

TH dixit: “En Estados Unidos hago cosas pop y me divierto mucho porque en ocasiones son cosas que hago con amigos o para amigos”. Lo dice Bart Simpson en el episodio Emancipación, de la temporada 14, luego de conocerlo: “Un gran tipo Tony Hawk”. La posta: Hawk, que pertenece al linaje real de deportistas alta gama a la altura de Michael Jordan, Pete Sampras, Michael Schumacher, Muhammad Alí o Tiger Woods, es el tipo más copado del mundo. Sin embargo, demostró que, con todo a su favor, no se la cree ni un poco, poquito, nada: “Realmente no me pongo a pensar en eso como ‘ahora quiero tachar esto de mi lista’... sí agradezco las oportunidades y viajar por el mundo y que la gente quiera verme patinar. Lo mío siempre está basado más en lo deportivo”.

Si mañana Tony Hawk desapareciera como por arte de magia, con todo su colorido pasado, nunca hubiera sonado Police Truck de Dead Kennedys mientras los botones de unos joysticks eran pulsados por unas yemas endemoniadas. Así las cosas, el legado de Tony Hawk comienza a alimentarse vía intravenosa y catódica de la mano del Tony Hawk’s Pro-Skater de Sony PlayStation, Nintendo 64, Dreamcast, Game Boy Color y N-Cage. Y esa piedra fundamental del mundo videojugabilístico configuró una inusual democratización de doble valía. Por un lado, su figura tomó carácter de leyenda automática. Press start to continue. Ante eso, TH sugiere quitar un poco los dedos de los controles: “Ser activo es muy importante, y un videojuego puede inspirar a que eso suceda. Aguante eso, pero es mejor estar en la calle lo más posible. O estar activo, como sea que lo consigas, y que eso te haga feliz”. Por otro, acercó a los pibes –y grandes, por supuesto– una música muy poco evidente para el año 1999: sí, aquellos playlist son eternos. “Estoy muy orgulloso de la serie, pero nunca esperé que fuera tan exitosa a lo largo de todos estos años. Igual, me enorgullece que haya abierto a la gente a conocer música o a intentar patinar”, dice Tony por teléfono desde Norteamérica.

Bandas como Primus, Suicidal Tendences, Unsane, The Vandals o Bullet For My Valentine se colaron por los parlantes deshilachados de las viejos televisores de tubo. No obstante, el nacido en San Diego, California, encuentra en esa banda sonora gourmet un devenir natural: “Honestamente, no me importaba tanto el parecido físico y visual de los personajes como las cuestiones técnicas de patinar y la banda de sonido. Por cierto, soy feliz escuchando las bandas, pero no las produciría ni compilaría, es algo más natural para mí, más de consumo, no quisiera imponer determinada música”. ¿Qué escucha en su intimidad? “Todo tipo de música, pero siempre más la música skater, claro. Lo último que me compré fue mucho de punk”, comenta el mitificado héroe de la patineta.

La novedad es que el Maradona del skate llegará a Buenos Aires para participar del Xtreme Life Fest, el primer megaevento de deportes extremos del país que se desarrollará el sábado 6 de septiembre en Figueroa Alcorta y Dorrego, plenos bosques de Palermo, con entrada libre y gratuita. Y desde ahora, ante tanta excitación, los hipotálamos y pituitarias se ponen musculosos para segregar kilómetros de adrenalina. Hay un antecedente primo-hermano: el Wild in The Streets de 2012, donde unos 10 mil patinadores fueron desde Plaza de Mayo hasta Plaza Houssay, en Córdoba y Junín. Y se suma otro pariente más: el Buenos Aires Extremo, que se desplegará los próximos 29 y 30 de noviembre en Costanera Norte. Por caso, el año pasado, este patinador sagrado pisó Chile para el Jump Festival 2013. Y señala, entonces, cómo sus patines hablarán hispano –o criollo– una vez más: “Honestamente, nos llamaron, pero no tengo nada que ver con la organización del evento. De todos modos, me excita mucho la idea de ir, finalmente, a la Argentina..., tengo mucho interés en Sudamérica. Vamos a hacer algunos trucos, cosas como el 720º, ojalá el 900º y tal. Irán un montón de pibes de diferentes estilos, y haremos también muchas coreos, patinando todos al mismo tiempo”. Además de su presencia, habrá demostraciones de riders locales e internacionales, freestyle en bici, tiendas gastronómicas, de modas independientes, importadores de skate, ruedas, tablas y mucho más. Un evento que, dicen, albergará a unas 50 mil personas entre advenedizos, novatos y curtidos.

Los pibes se inspiran con vos, a vos ¿quién te inspiró?

–Me gustan muchos los skaters de la era en que empezó todo, las personas que empezaron con esto pero no a andar sino a hacer trucos. Yo empecé mirando a la gente que hacía los trucos en las piletas, eso es lo que me interesaba, pero primero tuve que aprender a andar. Me inspiraron, por ejemplo, tipos como Steve Caballero.

Hay un debate pendiente con respecto a la construcción de lugares donde poder practicar el deporte. ¿Qué le dirías a un político para convencerlo de construir skateparks públicos para la comunidad?

–Creo, con seguridad, que todos los deportes deberían ser gratuitos. Pienso que el skate se vuelve muy popular en comparación con otros deportes, eso me sorprende. Por eso, también, hay que apoyarlo. Y tal vez tenga que ver con eso de que no necesitás un lugar específico: lo podés hacer donde sea y también solo, aunque siempre es mejor hacerlo en manada.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

–Estoy trabajando en otro videojuego, cuando vuelva a casa retornaré con las actividades y la recolección de dinero para la Tony Hawk Foundation, donde ayudamos, justamente, a la construcción de skateparks públicos.

* Sábado 6 en Bosques de Palermo, Figueroa Alcorta y Dorrego. Desde las 13. Entrada libre y gratuita.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.