no

Jueves, 2 de octubre de 2014

SCATTER RECORDS CUMPLE ONCE AñOS

EL MONO TREMENDO

 Por Julio Nusdeo

Los datos están a un scroll de distancia: la página en Facebook de Music Is My Girlfriend salpica oleadas de posteos de fechas de bandas locales e internacionales. Detrás de este ciclo promotor de bandas nuevas y nombres instalados en el underground local está Scatter Records, que celebra su 11º aniversario con un nuevo Scatter Fest. “Desde el sello tratamos de generar otras cosas además de editar discos, y hacer shows en vivo es parte de eso”, asegura Pablo Hierro Dori, fundador y uno de los responsables de la disquera. Para Scatter es tradición juntar a la familia: “El primer Scatter Fest fue en 2003 en El Dorado con Satan Dealers, The Tormentos, The Hates y Los Peyotes. Fue increíble”. Si bien el sello nunca abandonó su orientación guitarrera, surf y rockabilly, su posterior apertura le amplió considerablemente el escenario. “Siempre fuimos catalogados como un sello de garage, aunque tenemos sólo un disco de garage en nuestro catálogo: Evil Doll, de The Hates. La apertura se dio en nuestro tercer año de vida, con la edición de Algo tiene que pasar de Satélite Kingston, Esperando el fin del mundo, de Rubín, y la reedición del primer disco de Los Alamos.”

El álbum fundacional de Scatter salió en 2003 y fue Go!, debut de The Tormetos en split con Phantom Surfers, referentes surf rock de fines de los ‘80. “No teníamos en mente armar un sello, sólo queríamos ayudar a Tormentos a que sacaran su disco. Pero al toque editamos a The Hates, Satan Dealers y no paramos más”, reseña. Los años le mostraron a Pol otras experiencias: “Siempre nos interesamos en que lo que hiciéramos no quedara en un hobby, sino que todo el esfuerzo ayude de verdad a los artistas, como pasa en Estados Unidos en la industria independiente”.

Pol reconoce que la tarea que lleva a cabo junto a su compañera, Sylvie Piccoloto, no es un trabajo solitario: “A veces uno escucha el término autogestión y parece que sólo depende de una persona, pero siempre ocurre por una acción colectiva, una construcción colectiva. Tenemos que agradecer a un montón de personas, colegas, la gente de las salas. El esfuerzo es colectivo”. Once años después, editar discos de manera independiente sigue sin ser negocio: “Seguimos persiguiendo que el sello pueda sostenerse, que los ingresos banquen nuevas ediciones. Esa es nuestra misión hoy: que los ingresos paguen los gastos. Eso no incluye un sueldo para mí, claro”.

Pablo sabe que lo que da fuerza a un sello es su catálogo, su permanencia, contar con títulos que puedan interesar al fanático de la música, aun cuando sean discos de bandas disueltas. Es el caso del disco de The Hates, suerte de dream team del pantano subterráneo local con miembros de Elio & thee Horribles, Los Ultrasonoros, La Celebración, Buffalo, Ararat, que exudaba raw soul y versionaba gemas de Love y Flamin’ Groovies. Los Hates se separaron al poco tiempo de publicarlo, pero Pol siguió promocionándolo: “El año pasado, para la celebración del décimo aniversario, le dije a Elio que se junten, que tocaba Mono Men. Sabía que era fan de ellos y de Estrus, el sello del guitarrista Dave Crider. Se coparon tanto que le dieron para adelante”. Pol dice que ésa es la principal función del sello: “Scatter tiene esa función de mantener vivo el registro de sus bandas. Hoy un chico de 20 años, que cuando empezamos su vida giraba en otro plano, puede hacerse de un disco grabado hace diez y que le resulte algo súper estimulante”.

Si del futuro se trata, Pol menciona un acuerdo con Nacional Records, el sello californiano detrás de nuevos sonidos latinos, que permitirá a Scatter editar Será, de los venezolanos La Vida Bohème: “Un lanzamiento raro para el sello, porque hacen una suerte de pop electrónico con un claro contenido en lo que hacen y dicen. Creo que generarán un valioso aporte al catálogo”, evalúa. Otro que sin dudas hará lo suyo es AJ Dávila, cantante de los boricuas Dávila 666, que con su disco Terror Amor (también de Nacional Records) actuará en Buenos Aires a finales de noviembre junto a los brasileños Boogarins, fichados por Fat Possum Records hace muy poco tiempo. Cuánta actividad para la familia del mono.

Viernes 3 y sábado 4 en C. C. Matienzo, Pringles 1249. Desde las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.