no

Jueves, 16 de octubre de 2014

TEATRO PARA PúBLICO UNIPERSONAL

4,239 metros cuadrados

 Por Brian Majlin

Alguien (algo) respira fuertemente dentro de una bolsa. Los jadeos se hacen más intensos y la cercanía con la escena actúa como impulso. El espectador percibe el aliento y se siente un intruso: ¿debe actuar o dejar que la muerte prosiga? La pregunta sobre la participación recorre toda la obra. Son sólo cinco minutos lo que dura Trilogía de la memoria. Perdido (Fábula) porque así lo requiere el decálogo de los “Gabinetes para un espectador”, hipermoderno dispositivo teatral ideado por Leonardo Medel en 2010 en Chile, que hace un año trae a la Argentina otro chileno, Felipe Rubio. Pero son cinco minutos en los que, dentro de ese cubículo de 2,7 metros de largo por 1,57 de alto y 1 de ancho, donde tres actores interpretan aleatoriamente las 120 frases ideadas por Rubio, el espectador se siente intimidado e interpelado.

Si el arte escénico permite la reflexión a través de la identificación de los espectadores en la obra, el sistema Gabinete –tal como Medel propulsó– amplifica el efecto: la introspección, ante la ausencia de reacciones de masa y el forzoso desamparo, es ineludible. “Las obras que hacemos para el formato Gabinete están pensadas para que el espectador esté dentro de la obra y no para que sólo la observe. La interacción no sólo por el incentivo a que ‘haga algo’ sino a que sea parte de una especie de sueño, como si alguien entrara al inconsciente de otro. Que la interacción sea la vivencia del espectador a través de la experiencia.”

¿Qué añade este formato a la dramaturgia?

–Me permite trabajar en un lado más práctico, sintético, concreto y experimental. Sobre todo esto último, que lo desarrollé más en Perdido (Fábula), ya que escribí una propuesta de obra que era un collage de muchas ideas que daban vueltas en mi cabeza, para ser trabajada con los actores. Finalmente, el texto es sólo un pretexto para montar una obra.

¿Cuál es el potencial de un teatro-arte más allá de su contenido?

–El texto está para ponerlo en escena al servicio de la obra y a través del cuerpo de ésta, que incluye al actor, la luz, el audio, las ideas de todos los que participan en la obra. Si no, es sólo literatura. Poner un texto en escena tal como está escrito es un poco obsoleto; si es sólo eso, mejor entregárselo a la gente para que lo lea.

El Gabinete es, a modo de reafirmación estética y política, la concreción de una experiencia para el espectador. “Si se logra conjugar el contenido y la forma, creo que se puede convertir en una pieza de arte, como un pintor cuando hace un cuadro. Si no, se puede caer en el terrible caso de que no sea un gesto artístico, y sea un acto onanista.”

Viernes y sábados en Timbre 4, México 3554. De las 19 a 20.30, con reserva previa y entrada a voluntad.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.