no

Jueves, 13 de noviembre de 2014

Bandeja nórdica: Zebra and Snake “No somos tan sombríos”

 Por Yumber Vera Rojas

XA Aparte de la inmigración de finlandeses a Misiones a comienzos del siglo XX, tanto Nokia, el vodka, el tango finés y la porteñización de Tarja Turunen comprueban lo cerca que siempre estuvo la cultura de ese país de la Argentina. No obstante, el debut de Zebra and Snake en Buenos Aires, además de estrechar el vínculo, simboliza la revelación ante la audiencia local del indie de la tierra de los pasteles carelianos: la gran sensación nórdica de esta década. “Gracias a MySpace y Facebook descubrimos que ya no era necesario cantar en finés o hacer música para todos para encontrar un público”, afirma Matti Ahopelto, integrante de la banda, desde Helsinki. “No había lugar para la timidez, lo que nos permitió girar por el mundo y hacer grandes discos.” Healing Music (2011), debut del tándem que lo confirmó como el brazo dance de la escena, contiene su himno: The Coulours. “Ese trabajo fue un largo viaje en el que aprendimos un montón. Siempre es un poco difícil que tus canciones crucen el Atlántico, incluso con Internet, pero lo logramos.”

Si bien ese terruño boreal posee una importante tradición de música electrónica, después de que artistas como Jimi Tenor, Luomo o Pan Sonic (Mika Vainio, componente de ese dúo, estuvo en Buenos Aires en 2010) se pusieran al hombro la movida, Zebra and Snake se decidió por el synth pop por otra razón. “Supongo que lo hicimos porque no somos tan sombríos como otros finlandeses”, se jacta Ahopelto, cuyo laboratorio sonoro prepara un EP para fines de este año y un segundo álbum para 2015.

“Aunque la melancolía es un sentimiento que nos aúna a todos los nórdicos, hay algo en la sangre que nos separa”, aclara. Y esa diferencia, amén de la fiesta que levanta su show en vivo, es lo que la dupla creada en 2007 viene a presentar a la capital argentina, como parte de la primera edición del Festival Días Nórdicos, que clausurará el domingo el sueco Jay-Jay Johanson con un recital en La Trastienda. “Buenos Aires era definitivamente uno de los lugares a los que deseábamos ir con el grupo, pues un músico puede captar mejor la sensación del lugar cuando va a tocar que si está ahí de vacaciones.”

Viernes 14 en el Festival Días Nórdicos, Museo Nacional de Bellas Artes, Avenida del Libertador 1473. Con Thomas Dybahl (Noruega) y Rangleklods (Dinamarca).

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.