no

Jueves, 5 de febrero de 2015

THE ANOMALYS, UNA ANOMALíA EN CUALQUIER ESCENA

La suma de todas las épocas

La holandesa es una de las bandas más salvajes, y no entra en ningún cajón.

 Por Julio Nusdeo

“Esta es la obra más oscura de los portadores del ritmo sexual del tequila negativo”, arranca el texto del interior del EP Deadline Blues, de los holandeses The Anomalys, publicado el año pasado. El término “tequila negativo” es ambiguo, pero el guitarrista y cantante Bone ayuda en la comprensión: “Un amigo llegó a casa una mañana y se cruzó con la vecina. El le dijo que venía del bar De Diepte y ella contestó: ‘Ah, ¿ese lugar donde pasan esa música de tequila negativo?’, lo cual nos mató de risa, porque nunca habíamos oído de un término para el tipo de música que ponemos ahí”.

El bar de Amsterdam donde los Anomalys residen como DJs se carga de rockabilly de los ‘50, surf, R&B, soul, punk, ska, garage y toda cadencia que le quepa a su amada bebida. De hecho, la movida nocturna de bares es denominador común de este trío que trepa en salvajes movimientos que invitan a sudar en la pista de baile. Basta echar un vistazo a los videos de temas como Drinkin’ at The Pit’s (por el mítico bar belga) o Retox, que dejan hermanado al público en una gran masa que se sacude al compás del estruendo y la voz cavernosa de Bone.

Junto al baterista Menno, unieron fuerzas en 2004, luego de tocar en bandas garage-punk de Amsterdam. “El venía de Dexter y Surf Hell, y yo de The Bones, Arsenicums y Los Looches, y por tres años tocamos como dúo, influenciados fuertemente por The Gories, Bassholes y The Mummies.” Al año siguiente los fichó el sello estadounidense Slovenly Recordings y editaron el 7º Black Hole Blues. “Al principio, Pete (Menchetti) pensó que éramos demasiado ásperos para su sello, pero lo sacó igual, y de hecho fue malentendido: ‘Demasiado punk para la escena ‘60, demasiado ‘60 para la escena psycho, demasiado surf para los billys, etc.’. Simplemente combinamos toda la música que amamos, sin un estilo definido, sino nuestra propia mezcla de todas las épocas.”

Luego llegó Pencil, el otro guitarrista, que cayó a De Diepte como un adolescente lleno de punk callejero, habiendo tocado en Heros & Zeros y otros proyectos hardcore, y fue reclutado para “expandir la aventura”, cuenta Bone. The Anomalys no paró de girar desde 2010. Con presentaciones en festivales como SXSW, Burning Man, Gonerfest y el mítico Funtastic Dracula Carnival, de España, se ubicaron como una de las bandas más salvajes de Europa.

Y sus oídos permanecen abiertos: “Escuchamos mucha música nueva de sellos como Voodoo Rhythm, Wild Records, Slovenly y Crypt, pero también somos grandes fans de Sun, Ace, desde la peruana Yma Sumac a Motörhead, todo lo que hay en medio siempre que sintamos la urgencia, integridad y pasión que mueve honesto al rock & roll”.

* Martes 10 en Club V, Corrientes 5008. Desde las 21 con Los Planeta Rojo, Staya Staya y León Blanco.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.