no

Jueves, 19 de febrero de 2015

TáCTICA Y ESTRATEGIA DEL DARíO DUBOIS DúO

La marcha del guitarrazo solitario

Al amparo del mítico futbolista del Ascenso funciona una de las bandas más intrépidas del palo experimental.

 Por Julio Nusdeo

Darío Dubois jugaba en el fútbol de ascenso (Yupanqui, Riestra, Laferrere, Victoriano Arenas), se pintaba la cara para los partidos, se peleaba con el sponsor y manchaba su camiseta con barro para que no se leyera. “Hay una entrevista buenísima en el blog En una baldosa, que la escuchás y te das cuenta de que era un chabón único: cuenta cómo le robó plata a un referí en medio de un partido, que tenía una novia ‘medio’ travesti..., era el mejor”, cuenta entre risas el guitarrista Juan Pablo “Subh” Landi. Su proyecto Darío Dubois Dúo apareció entre los ensayos de Colonia de Ciervos, la banda que devino de las cenizas de Comme y que compartía con el baterista Heber Lajst (Tildaflipers).

Ambos con pasado hardcore (Subh aún toca en Nacen Muertes), futboleros y amantes del ascenso: Heber es hincha de Deportivo Español (club al que Olfa Meocorde refiere en uno de sus temas), mientras que Juan es de Ferrocarril Oeste. “No teníamos jugadores que pudiéramos compartir, así que Dubois fue un lugar de acuerdo”, dice Subh, acerca de este dúo instrumental de zumbidos hipnóticos y música experimental subterránea que de algún modo guarda relación con el fútbol fuera de la industria. ¿Por? “Porque sabés que no vas a ver guita.”

Lo que hacían entonces, en 2010, bien se diferencia con el actual seteo del dúo. “Antes dividía la señal a dos amplis, uno cubría los graves y con una loopera dejaba corriendo lo que hacía de base, mientras que el otro era para los agudos.” Siempre hubo delay. Incluso varios, según la ocasión, junto a afinaciones no tradicionales, feedback y resonadores de cuerdas. “Hay un lugar del delay que me gusta, en el que no se siente tan clara la repetición de la nota, sino que es más bien una extensión de sí misma.”

El sello/encuadernadora Jardinista, que maneja junto a su compañera, Erika Terbeck, funciona desde los comienzos en paralelo como vehículo para las ediciones físicas y digitales que confeccionan. Ahí se volcaron registros de sesiones en vivo, impros de ensambles con Fernando Perales y el proyecto Doble Cuarteto, de guitarras y saxos, que compartieron con Jorge Espinal (Ricarda Cometa), en donde abordan el trabajo con guitarra preparada: “La chapa acomodada entre las cuerdas cambia todo el instrumento”.

El Dúo Darío Dubois, como lo llama, es una entidad permeable a variaciones y ha sabido ser DD3 con ocasionales Colonia de Ciervos, Nicolás Esperante (El Violinista del Amor) y Cristiano Monga (Cuzcos). La apuesta sube en su último disco, DDDMZ, registrado de una única toma, y donde al bajo de Monga se le suman los sintetizadores de Walter Zenker, responsable del exquisito sello Prius. “Queríamos grabarlo con Walter, que trabajó en el último álbum de Cuzcos, y todo salió perfecto: teniendo el sostén de los teclados más el de Monga con Heber, que van juntitos y ajustados, me permití otro toque con la guitarra”, cuenta. La cadencia de DDDMZ puede sentirse krautrock por lo repetitiva y mecánica, puede verse como el abordaje más tradicional de la historia de DDD, que en otras ocasiones se acercaba más al Dream Syndicate de La Monte Young. Juan se ríe: “Es lo más cerca que jamás estuve de pegarla”.

* Viernes 20 en mi.casa, Agüero 757. Desde las 22 con Klub Der Klang y Zamba.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.