no

Jueves, 19 de febrero de 2015

SOFíA ABBOUD PRESENTA DREAMLIKE JOURNEY

Viaje mágico y misterioso

El documental de la fotógrafa registra la peregrinación por el camino de Buda.

 Por Santiago Rial Ungaro

“Todo camino aconseja una ascensión”, escribió Gaston Bachelard. De esa intención de ascender, de subir montañas (externas o internas) o incluso de subirse a un avión para aparecer en Muktinath, Nepal, lugar sagrado tanto para hinduistas como para budistas donde arranca la historia, está hecho Dreamlike Journey, un fantástico documental dirigido por Sofía Abboud y filmado en 2011 durante una peregrinación recorriendo el tradicional camino de Buda.

Partiendo de Lumbini, donde nació, y siguiendo sus huellas por Sujata, Bodhgaya, Varanasi y el Pico de los Buitres y Kushinagar donde murió, el film expone una cultura actual, local y antiquísima: la de ArgenTibet, de donde salieron ella y otros practicantes –entre ellos Carola Jalife, a cargo de la producción de film– de nudismo tibetano. Su peregrinación permite reencontrar una idea anterior al viaje turístico: la de que existe una geografía sagrada, con lugares que hay que visitar, experimentar, conocer.

Sofía nació en 1986 en el por entonces país de los campeones del mundo, pero siendo hija de Gerard Abboud (director del centro budista döngyuling y traductor de Dalai Lama y otros grandes maestros) sabe bastante de viajes: “Viajo con mi viejo desde los tres, pero empecé a fotografiar con conciencia de lo que estaba haciendo recién a los diecisiete”, dice esta joven y talentosa fotógrafa y ahora cineasta debutante, que ya realizó muestras tanto en el país como afuera.

Sofía no sólo captó la devoción y santidad de estos grandes maestros y monjes, sino también el sentimiento de los peregrinos y lugareños (algunos compatriotas, otras gentes sencillas de India, Nepal o Bhután), logrando una película que invita a un viaje interno en busca de la devoción perdida: “Lo filmamos a raíz de un pedido que me hizo Tsoknyi Rinpoche, en coincidencia con la inauguración de Toskyni Gargon Ling, un convento de monjas que le había pedido su ayuda para reconstruirlo. Al estar con él y con Choegon Rinpoche tuvimos acceso a cuevas y maestros inaccesibles, lugares de Bhután en los que nunca se le permitió a nadie ni filmar ni fotografiar”.

Dreamlike Journey (algo así como “Viaje ilusorio”) proviene de una frase de Buddha: “Mi forma ilusoria apareció ante seres ilusorios, para mostrarles el camino ilusorio que lleva a la iluminación ilusoria”. De esa sustancia luminosa, ilusoria e ilusionante están hechas estas imágenes de purificadora belleza. Es cierto que quizá no todos pueden viajar a Bhután y que por el Tíbet en estos tumultuosos tiempos parece una aventura bastante temeraria, pero esta peli también puede inspirar a muchos a ir a Luján, Salta, Tanti, Capilla del Monte o, por qué no, al barrio de Belgrano, capital virtual de una nueva y vieja cultura que, si desde lo macro es cada vez más Argenchina, desde lo micro bien puede ir siendo cada vez más argentibetana. Sería aconsejable.

* Sábado 21 en Fundación Columbia, Jorge Luis Borges 2020. A las 20. Gratis.

Y sábado 28 en Döngyuling (döngyuling.com.ar). A las 19. Gratis a cambio de un artículo de limpieza o de botiquín para el Hospice San Camilo.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.