no

Jueves, 5 de marzo de 2015

MARIANO DI CESARE ES PRíNCIPE IDIOTA

“Navidad de reserva me cambió la vida”

El cantante de Mi Amigo Invencible saltó con un disco cancionero flotante.

 Por Juan Barberis

Si no lo conocen, deberían: Mariano Di Cesare es el cantante, cerebro y principal compositor de Mi Amigo Invencible, una de las bandas más atractivas y personales que dio la ciudad de Mendoza en los últimos años. Pero desde hace unas semanas, y de manera inesperada, es también el hombre detrás de Príncipe Idiota, un proyecto de canción melancólico, introspectivo y flotante que ya tiene terminado Doméstico, su EP debut.

“Nunca fui amigo del género solista por una cuestión de lucha contra el ego, siempre dije que ni ahí iba a caer en ésa. Por eso le puse Príncipe Idiota, como un autobardeo”, dice con tono apagado, mientras narra la génesis de su imprevisto plan. En diciembre, cuando filmaba unas sesiones en Invisible Estudios, el bunker de Pablo Acosta de la banda Los Días, Mariano (que se gana la vida como camarógrafo) tiró uno de esos comentarios que suelen quedar flotando: “Algún día voy a venir a grabar algo...”. Acosta le devolvió: “¿En dos semanas te parece bien?”, y lo comprometió a una vorágine compositiva sobre el inicio asfixiante de este verano.

Di Cesare no tenía banda ni canciones. Se encerró en su casa de San Telmo y se puso trabajar sobre ideas que rebotaban en su cabeza. “Miraba a mi alrededor, pensaba en mi casa de Mendoza, en situaciones de mi barrio de toda la vida; ahí me sentía seguro para empezar a dilatar situaciones y momentos tontos, pequeños.”

El cantante de Mi Amigo Invencible empezó a hacer música a los 12 años y se abocó al punk melódico y al hardcore hasta que en 2005 se topó con Navidad de reserva, de El Mató a un Policía Motorizado: “Me cambió la vida. No entendía nada, no sabía qué estaba pasando –dice–. Estábamos por tocar con una banda en la montaña, me lo mostró un amigo y dije: ‘Acá existe otro mundo mucho más cercano al mío’.”

Algo de ese shock inicial parece volcado en la simpleza melódica y narrativa de Doméstico, sumado a influencias como Diosque, Atrás Hay Truenos, Tobogán Andaluz, Las Ligas Menores y la trilogía literaria de Hernán Ronsino. Junto al aporte de colegas como Gustavo Monsalvo, de El Mató, o su hermano Juampi Di Cesare en guitarras, la voz de Mariano suena evocativa y profundamente nostálgica. “Me gustaría hacer otro tipo de música, onda Animal Collective, pero es lo que me sale –aclara–. No manejo un tono melancólico caminando por la calle, ni a palos. Al contrario, me dicen ‘Dengue’ porque soy bastante molesto.”

Doméstico fue grabado en cuatro horas, salvo los overdubs, que se repartieron entre una noche de tortilla de papas en la casa de Monsalvo y las guitarras que Juampi, cantautor con tres discos publicados, grabó a la distancia. Y Pablo Acosta llevó la atmósfera del disco hacia lugares inesperados. “Le dije que lo hiciera mierda, si total estábamos jugando. Y se zarpó, se fue de mambo –apunta Mariano–. Al principio no me gustó, pero a la segunda escucha me enamoré.”

El día de su lanzamiento virtual (patrocinado por Fuego Amigo Discos), Di Cesare recibió el ofrecimiento de editarlo en casete en Córdoba vía Volante Discos y a los pocos días ya acumulaba reseñas en medios de Argentina, Perú y México. De repente, el cantante de Mi Amigo Invencible –que junto a esa banda define los últimos detalles de La danza de los principiantes, con salida estimada para mayo– tenía también una carrera solista, una lista de shows programados y el plan de lanzar la segunda parte de Doméstico a mitad de año. “Ya con los Invencibles es mucho trabajo, pero no le puedo decir que no a esto –asume con una mezcla de sorpresa, satisfacción y miedo–. Ahora lo tengo que sostener, tengo que ser fuerte.”

* Sábado 7 en Ladran Sancho, Guardia Vieja 2811. Desde las 22 con Nunca fui a un parque de diversiones.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.