no

Jueves, 7 de mayo de 2015

WELCOME TO THE JUNGLE

“Somos buenos haciendo bailar”

Con grandes videos y un funk pegajoso, los ingleses piden pista.

 Por Facundo Enrique Soler

“Lo de Jungle arrancó como una joda y quedó.” Eso podría decir la pavada tuitera para honrar el chiste más gastado de las redes sociales. Es que este dúo devenido en colectivo comenzó como un divertimento más entre dos niños londinenses que jugaban a la pelota, jodían a sus compañeros de clase y, obviamente, hacían música. “Nos conocemos desde que tenemos nueve años. Hicimos de todo menos enamorarnos de la misma persona”, suelta entre risas Tom McFarland cuando le toca describirle al NO por teléfono a su compañero de dupla Josh Lloyd-Watson. Son los creadores del funk pegajoso con tintes tro-pop-picales que dio a luz a uno de los mejores discos del año pasado y el único suyo a la fecha, Jungle.

La primera perla fue Platoon, una melodía que apareció como single en 2013 acompañando el video de Terra, una niña que hace breakdance al ritmo del funk. Ahí comenzó el misterio: ellos no se mostraban, sólo lanzaban grandes canciones bajo un nombre difícil de googlear. El mito se hizo viral y decidieron que era hora de llevarlo a un paso más. Su transformación en una banda de siete piezas se entiende en un plano casi espiritual: “Necesitamos algo más complicado y ambicioso que nosotros dos tirando la música que hacemos desde nuestras computadoras. Era lógico armar un grupo y transmitir esa energía para que todo lo que pasé en el escenario baje hacia la gente que está bailando”, explica McFarland.

La locomoción de Jungle no se queda en su música, sus videos guardan un encanto cinematográfico especial: en los que hay rondando por Internet (con un promedio de dos millones de reproducciones cada uno) pondera siempre una coreografía increíble que invita a quedarse mirando. “Tenemos gran influencia del cine, me muero de ganas de hacer bandas sonoras para películas de comedia”, dice Tom, pero luego se muere de risa y prefiere no contestar a la consulta de meter melodías en una porno. Es que su música es ideal para el acto amatorio.

Busy Earnin’ es su hit más grande hasta ahora. Es imposible dejar de tararearlo desde que suena esa chicharra hasta que terminan las estrofas que demandan pista. El video es de lo mejor en materia audiovisual de Jungle, mostrando a un cuerpo de danza en un galpón de ensueño, tirando una coreografía entre The Warriors y Fame. La canción llegó a los fichines FIFA 15, Forza Horizon 2 y Tales From The Borderlands. Pero su principal valor es haber sido la carta fuerte de 2014 para muchos DJs de todo el mundo. “Nosotros dos no somos grandes bailarines. En lo que si somos buenos es en hacer música que haga bailar”, dice Tom, sin ningún tipo de pudor.

Viernes 15 en Niceto Club, Niceto Vega 5510. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.