no

Jueves, 13 de agosto de 2015

MARIANA BIANCHINI ZAFó DE VILLA ESTRUENDO

“A veces era imposible dormir a mi hijo”

La cantante de Panza presenta un libro de cuentos y (des)dibujos nacido de su experiencia maternal.

 Por Julia González

“Villa Estruendo es mi casa”, dice sin rastros de jocosidad Mariana Bianchini. Hace cinco años, la cantante de Panza tenía dos opciones para hacer dormir a su hijo Iván, de 3 años: cantarle una canción o contarle un cuento. Y como daba clases de canto todo el día, optaba por los cuentos. La insistencia de Iván y la inventiva de la madre dieron forma a Informe desde Villa Estruendo, un libro con once cuentos en los que aparecen cantores, princesas de la pestilencia, pianistas de uñas ramificadas, monjas vampiro, nenas con plantas en la cabeza y el fin del mundo. Es un lugar de fantasía algo dark, donde se refugian “princesas incomprendidas y príncipes inadaptados, las madres colapsadas y los padres ausentes”.

En todos los informes, devenidos en fábulas, hay música y dibujos. “A veces era una misión imposible dormir a mi hijo, yo le contaba un cuento y él estaba de fiesta, pensando ‘te tengo toda para mí’”, cuenta Mariana, que para no caer en la desesperación, empezó a grabar esas historias, luego las editó y con el tiempo las dibujó. El libro fue publicado después de los discos solistas Post-Incubadora (2003), Bú (2009) e Indisciplina (2012), y presentado en la última Feria del Libro. Cam Beszkin, Lula Bertoldi (Eruca Sativa), Luciana Segovia (Cirse) y Hernán Langer (Carajo) grabaron audios para difundir estas leyendas. Algunos de ellos y Sebastián Bianchini, ex Arbol, actual Oliucanit y hermano de Mariana, estarán en la presentación del libro, esta noche.

Con la ayuda de Iván y Ludmila (a quienes dedica el libro), Bianchini creó una dimensión desconocida, acaso prima de ese Codex Seraphinianus, en la que cualquier cosa puede pasar, y no necesariamente cosas lindas: la cantante de Panza es adoradora de lo “deforme”. “El Codex Seraphinianus lo busqué por Internet y me lo mandé a traer, es un universo paralelo con un lenguaje absolutamente absurdo, no se entiende nada la descripción de todo lo que vive en ese planeta. Es como si fuera un manual donde hay animales, semillas, un catálogo de animales, de árboles, de cómo son los seres humanos y todas cosas muy raras”, define el código que el artista italiano, Luigi Serafini, ideó a fines de los ‘70.

Emparentada con el grafito gracias a su faceta de diseñadora de indumentaria, Mariana descubrió el placer de dibujar estos personajes. “Encontré un momento muy diferente de creatividad a los otros, donde no tenía nada que esperar. Con la música siento más presión: tengo que tocar, hay que grabar, tiene que estar bueno. Es de lo que trabajo. Acá sólo tenía que dibujar”, dice. Y se animó. Inspirada por los universos de Tim Burton, Mark Ryden y Luigi Serafini, jugó con los personajes anormales de sus cuentos y llegó a una síntesis original. “Lo de Mark Ryden tiene una cuota medio sádica, hay algo ahí que me llama la atención, es mi costado más deforme, me gusta eso, me preguntó qué tendré. Me pasa con la música. Para mí todas mis canciones son re comerciales pero mis amigos me dicen que son re raras”, compara. Tal vez por eso en Villa Estruendo las personas caminan en compases de seis por ocho y la gente nada en las calles inundadas por “Janis Poplin y Roberto Planta”.

* Jueves 13 en Espacio37, El Salvador 4607. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.