no

Jueves, 3 de septiembre de 2015

DMA’S ERA UNA JODA Y QUEDó

“No me gustan los límites que pone el estudio”

Con apenas un EP casero, el trío australiano cautivó con su mezcla brit y el hitazo Delete.

 Por Facundo Enrique Soler

“Tres pibes boludeando”, responde Matt Mason cuando se le consulta por la primera imagen de DMA’s. “Nos juntábamos en la casa de alguno, armábamos canciones que quedaban en la nada y nos emborrachábamos hasta la madrugada tocando.” El génesis del trío tuvo lugar en Newton, un suburbio australiano que sirve de hogar para la clase obrera de linaje italiano. “En casa podés hacer solamente tres cosas: ir al pub, tirarte a mirar deportes por la tele o armar bandas. Nosotros hacíamos las tres, todo el tiempo.” Antes de darle rienda suelta al trío que hoy recrudece el pop y sorprende al mundo con la frescura de sus canciones, Mason y sus colegas Tomy O’Dell y Johny Took tocaron en decenas de grupos que no llegaron a la semana de vida y solo actuaban en fiestas íntimas que no superaban los 20 asistentes.

“Cuando arrancamos con DMA’s no registrábamos nada, era un juego más. Del sello escucharon los temas y nos obligaron a tocar en vivo. Al principio ni teníamos ganas.” El sello es I OH YOU, un emprendimiento australiano que agrupa bandas emergentes e intenta proyectarlas al resto del mundo. “La música fue más fuerte, ellos vieron algo en nuestras canciones y el resto salió solo.”

DMA’s tiene un solo EP disponible. Es homónimo y llegó el año pasado con una sorpresa agradable: Delete, su hit más hit hasta ahora, un tema melanco lumínico que invita a la arenga (si una banda local sacará un tema así, sin duda llegaría a las tribunas a modo de cántico de cancha). Con ese EP y ese tema ideal para la radio, el hype pudo más y la banda que arrancó en joda y sin ganas se transformó en cosa seria... ¡en menos de un año! “Se dio todo muy rápido, es extraño para nosotros. De todas maneras, seguimos haciendo todo lo que nos gusta, que es tocar.”

Más allá de su capacidad de armar pequeños mundos agradables en sus temas, la rotación masiva de DMA’s llegó por una comparación: Oasis. La prensa mundial usa a los Gallagher para enmarcar los temas del trío australiano y eso llegó hasta el mismo Noel, que se refirió a ellos de manera despectiva: “Cuando los vea los voy a abuchear, deben ser fans de Liam, no míos”. Matt se queja: “Estoy cansado de ser comparado con Oasis. Obvio que son alta banda y nos influyeron, pero hay otras cosas en nuestra música: Dinosaur Jr, Television, todo el folk de los ‘70. También tenemos cosas de The Streets. Es injusto que nos encasillen en una sola banda.”

El único EP de DMA’s fue grabado de la misma manera que nació la banda: en casa. “Planeamos seguir grabando en modo hogareño, el único impedimento es el técnico, pero ahora podemos gastar plata en mejores equipos”, dice Matt. “No me gustan los límites que te impone el estudio, el ingeniero mirándote mal y el reloj que te marca que estás quemando plata. En casa no hay apuro.”

El hype del arranque logró que el trío viaje por Europa y Estados Unidos en una exitosa gira mitad turística, mitad musical: la fan page oficial está repleta de fotos de estos tres borrachos jugando por el mundo. Este mes estarán volviendo a Sidney como héroes para hacer una serie de shows íntimos en el lugar que los vio crecer hace no mucho. “Nunca antes nos habíamos subido a un avión y ahora estamos de joda en lugares como Bonaroo o Lollapalooza. Nos enfiestamos mucho cuando estamos arriba del escenario.”

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.