no

Jueves, 3 de septiembre de 2015

LOS FUTUROS #34: MATIAS KRANEVITTER

Colorado y blanco

El 5 de River llega a la Selección y se va al Aleti.

 Por Lucas Garófalo

MEsta noche, como todas las noches, un montón de chicos van a soñar con debutar en la Selección. Entre ellos Matías Kranevitter, quien además es el único que tendrá la posibilidad real de cumplir ese sueño mañana mismo, durante el amistoso entre Argentina y Bolivia. En su primera convocatoria, el “Colo” será el suplente de Javier Mascherano, justamente el jugador que vino antes que él en la línea de sucesión de volantes centrales de River: Merlo, Gallego, Astrada, Almeyda, Mascherano... Kranevitter.

Insólitamente, durante su infancia en Tucumán lo suyo era el golf. Y no porque viniera de familia aristocrática, sino más bien todo lo contrario: como tenía que dar una mano en la casa, se ganaba unos mangos como caddie. De no haber sido por un cazatalentos que lo vio jugando al fútbol en un torneo en su provincia, seguramente hoy seguiría con la bolsa de palos al hombro. Pero cuando le ofrecieron viajar a Buenos Aires, no dudó. Ahí había un futuro, aunque no fuera fácil. Vivió en la pensión de River entre los 14 y los 19, lejos de sus padres y sus cinco hermanos menores. Había que aguantar. “Sos la fuerza y la alegría de mi vida, mamá”, dice el tatuaje que tiene a la altura de las costillas.

Mal no le fue. En 2012, apenas unos meses después de que River volviera de la B, Kranevitter y sus compañeros ganaron una premonitoria Copa Libertadores sub-20. Pasó a entrenar con la Primera y ese mismo año debutó en un partido contra Lanús. Jugó apenas unos segundos y no tocó la pelota, pero el paso estaba dado. Por otra parte, no se podía esperar mucho más de un 5 de las inferiores que tenía por delante a Ledesma y a Ponzio. Sin embargo, con Ramón Díaz primero y con Gallardo después, el colorado se ganó la titularidad.

Si River fue campeón del torneo local, la Sudamericana y la Libertadores, fue en buena medida gracias a su despliegue en la mitad de la cancha. Un despliegue por el que el Atlético de Madrid acaba de pagar 8 millones de euros. Por suerte para él, el pase se hará efectivo recién a fin de año, cuando haya enfrentado el último gran desafío que le queda con la camiseta del club que ama: el Mundial de Clubes, tal vez contra el Barcelona de Messi, su compañero de Selección.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Julio Mancini
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared