no

Jueves, 29 de octubre de 2015

UWE SCHMIDT EN SóNAR BUENOS AIRES

“Perdí la fascinación por lo folclórico”

El ex Señor Coconut vuelve con alto espectáculo de láseres, video y sonido.

 Por Yumber Vera Rojas

Tras pasar por el Robot Festival en mayo, donde articuló HD Plus, versión renovada del show de su disco HD (2013), Uwe Schmidt volverá a Buenos Aires, otra vez de la mano de su álter ego Atom TM, para actuar en la versión local del festival Sónar. El productor alemán desembarcará con una nueva propuesta, Double Vision, en la que junta fuerzas con el artista visual australiano Robin Fox en un espectáculo que deconstruye los códigos clásicos de la música pop, a partir de la mezcla de lásers, video y sonido.

“Su láser produce música y mi audio genera video, por lo que me pareció una buena oportunidad para crear un proyecto que nos reúna”, justifica el camaleónico exponente, que luego de estrenarla el año pasado desplegó su flamante performance en la última edición del Sónar catalán. “Como están sucediendo muchas cosas en la órbita del club, y el público evolucionó, fuimos a un plano más abstracto. Es un concepto novedoso para la pista de baile.”

Double Vision representa la necesidad de Schmidt por seguir desarrollando la atemporalidad artística. “Dejé de interesarme por lo que está pasando. Tomé esa postura hace mucho tiempo”, explica este icono de la electrónica, que ostenta una trayectoria no sólo intachable, sino coherente y variada. “Me gusta el tema de lo contemporáneo. Es una de las razones por las que vivo en Chile, pues decidí enfocarme en lo que quería. Y el yo, de alguna manera, es atemporal. La memoria y las habilidades tienen que ver muy poco con el tiempo que uno vive, y en esa fricción surge todo.”

El artista del mil y un alias perdió el interés por el mestizaje. “Hoy me parece más atractiva la geometría, porque la encuentro objetiva y universal, que las batallas chicas”, advierte. “Si bien lo sigo encontrando válido, perdí la fascinación por lo folclórico, los terrenos, las culturas y los códigos, que fue lo que definió a mi encarnación Señor Coconut. En algún momento del juego, sentí que no lo quería hacer más.”

No obstante, la vuelta de Schmidt a la capital argentina coincide con los 15 años de El baile alemán (cumplidos el 4/7), debut de Señor Coconut y Su Conjunto, así como uno de los discos esenciales de la electrónica de los 2000. “Me gustó la idea de hacerlo en mi estudio, sin pensar mucho en lo que podría significar culturalmente. Pero causó preguntas”, recuerda el productor de 47 años sobre el disco que fundó la etiqueta “electrolatino”, a partir de la revisión de una decena de clásicos de Kraftwerk en clave de cumbia, merengue, chachachá y mambo.

“A Señor Coconut lo criticaron porque un alemán se había apropiado de esos ritmos, mientras los chilenos copiaban el tecno y el house. Creo que un extranjero puede ver en la cumbia algo sencillo. Aunque por su complejidad, uno no puede hacerse el inocente, considerando el ámbito en el que se mueve. Me interesaba la forma en que uno se ve a sí mirando al otro. En Alemania molestaba que Kraftwerk quisiera ser tan alemán, porque a veces nos cuesta aceptarnos de una manera más simple.”

* Jueves 3/12 en Sónar Buenos Aires, Complejo al Río, Laprida y Bartolomé Cruz, Vicente López. Desde las 17.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.