no

Jueves, 3 de diciembre de 2015

FIERO, GAUCHOS BLUSEROS EN EL CAMINO

ZAPAR, LA MADRE DE LA INVENCIÓN

Una banda mutante y rutera, a punto de hacer la Patagonia.

 Por Santiago Rial Ungaro

La chica que te gusta te abandona, el trabajo en el taller te tiene harto y, para colmo, la banda en la que tocás se estanca en discusiones con las que todo parece perder sentido. Eso le pasó hace cuatro años a Mariano Abelenda, blusero de ley, guitarrero y carpintero que se formó al lado del Piojo Abalos, ex baterista de Los Redondos. Pero en vez de quedarla en el Oeste, salió a la ruta, aprovechando que unos amigos iban a Córdoba: “Agarré mi mochilita, le avisé a mi hijita, a mi ex mujer y a mi vieja que me iba y no sabía cuando iba a volver, y me fui”.

Por ahí arrancó Fiero: “De Córdoba fui a Tucumán y ahí salió el nombre del proyecto. Terminé en Brasil, donde conocí a Juan Manuel Batista, que también es de Ramos Mejía y ahora es bajista de Fiero y de Tremebundos, una banda en la que tocamos blues”. En su mochilita, Abelenda tenía un gran aliado que le permitió explayarse musicalmente y encontrar una propuesta simple y contundente: “Llevé una loopera, un Electro Harmonix 2880, una consolita que me permitía armar en vivo temas con algunos ritmos que había grabado el día anterior”.

Tres meses después, de vuelta en Ramos Mejía y con la idea de dejar el looper, que le ganó desaprobación de algunos de sus viejos amigos rockeros, decidió aplicar lo aprendido en la ruta a su barrio: “Fue un despertar en todo sentido, volví refrescado musical y personalmente, porque la verdad es que ya tenía bien claro lo que quería hacer”.

Después de haber sacado cuatro discos independientes (uno con un cellista, otro más jazzero, otro más cancionero y suave), la edición de Sopa de perdedores, su último disco, lo reúne con sus raíces rockeras sin perder su filo cancionero. Aunque su guitarra y el groove siempre marcan el pulso, la palabra clave es adaptabilidad: “La banda tiene la capacidad de adaptarse a muchos ambientes y volúmenes, lo que facilita conseguir fechas”, describe. De hecho, su banda está a punto de encarar una gira por la Patagonia.

“Nos gusta mucho más zapar que ensayar: eso ya es una característica de la banda. No tenemos un show armado, pero este año ya tocamos 80 veces”, dice este admirador de T-Bone Walker, Oscar Aleman y Johnny Guitar Watson que ya se ha ganado un lugar en la escena haciendo lo que más le gusta: “Creo que lo mejor está directamente ligado a lo peor: de cada infortunio siempre surgió algo bueno. Aprendí que una cosa es intentar algo y otra es cortar el límite y hacerlo: para que la gente se cope, yo arriba del escenario tengo que estar volando, no tengo que estar pensando”.

* Domingo 6 en La Cigale, 25 de Mayo 597. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.