no

Jueves, 17 de diciembre de 2015

KARINA NORIEGA VIAJA A PUNTA DEL ESTE

La grasa de los Arenales

Su novela presenta un jugoso ecosistema, referencial de la farándula local.

 Por Facundo Enrique Soler

La fauna farandulera argentina tiene una época de apareamiento en el verano, cuando emigra a la costa uruguaya a desplegar su plumaje. El ecosistema se forma en la ciudad balnearia de Punta del Este del 20/12 a principios de febrero. Durante ese mes y medio se puede ver de todo: una adolescente semidesnuda posando para la tapa de una revista, un RRPP duro dando la fiesta del año o una extraña pareja, cruza entre un político y una “hija de” que se dedica a la música. Todo esto es real, pero gana interés en la ficción Punta del Este, novela de Karina Noriega (Editorial Planeta).

“Punta conserva desde los ‘90 esa plaza extraña, ese halo al que todos los famosos quieren pertenecer. Debe ser porque no existe otro lugar que los muestre de esa manera”, responde Noriega ante la consulta de por qué una pequeña ciudad de Uruguay representa el Olimpo de la grasada argentina. Su historia habla de Javier Smith, un RRPP que viste siempre de blanco y cuyo valor fundamental es ser el puente entre el jet-set y la prensa en esos dos meses que dura la vorágine esteña. Está obsesionado con volver al núcleo de las revistas de corazón y dispuesto a hacer cualquiera para llegar: dar fiestas descontroladas, engañar a una famosa para mostrarse con ella ante los paparazzis y solucionar todo con un trueque de drogas, sexo y favores.

Pero lo más interesante son los personajes que están al costado, como el mánager de modelos que mantiene totalmente narcotizada a una nena de 13 o los rockeros que organizan orgías de ensueño en sus chacras. “Hay algo de traición en el libro, me nutro de mi otro trabajo y hago catarsis mostrando sus mayores miserias. Siempre fui una outsider, ¿qué podrían pretender de mí?”, confiesa Karina, que además de escritora es editora de la revista Gente y ex conductora y productora de MTV, y hace varios veranos que le toca cubrir Punta del Este desde el frente de batalla, haciendo guardias para enganchar a la pareja del verano o presenciando las fiestas más VIP.

Lo más entretenido de Punta del Este es acompañar la lectura con un juego: adivinar a qué famosos de carne y hueso hace referencia. La mayoría de los personajes aparece solo con nombre de pila, pero comparando finamente con la farándula argentina salen a la luz parecidos jugosos. “Muchos famosos me mandan mensajes diciendo ‘Mejor que no me hayas mencionado’, pero en el fondo se mueren de ganas de estar. Es un reclamo de atención llamativo.”

La novela tiene una mirada similar a la de Bret Easton Ellis en su obra: lo mismo que él hace con Hollywood es lo que logra Karina con Punta del Este, demostrar que los famosos no son muy distintos al público que los consume. Más bien son pobres mortales desesperados por llamar la atención, como si el flash de la cámara fuera una droga que los mantiene vivos un verano más. “Somos una cadena alimenticia natural”, resume Karina sobre el ecosistema de famosos, periodistas y fotógrafos que se muestra en Punta en el verano.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.