no

Jueves, 7 de enero de 2016

DOS DéCADAS DE DANDISMO WARHOLIANO

“APRENDIMOS LO QUE NOS MOLESTA Y A CUIDARNOS”

Peter Holmström y la adaptabilidad de un grupo que ya duró cuatro veces lo que imaginaron al comenzar.

 Por Santiago Rial Ungaro

Como cantó Andrés Calamaro, “hay rock & roll de leones y también los hay de corderos”, pero en el caso de los Dandy Warhols se podría hablar de rock & roll de zorros. Más astuta que fuerte y más escurridiza que inocente, la banda formada en 1994 en Oregon por el cantante y guitarrista Courtney Taylor-Taylor y el apuesto guitarrista Peter Holmström empezó casi como una broma, con un nombre demasiado ingenioso y llamativo. Aún con un buen look y actitud arrogante siguen en la ruta; aunque como reconoce telefónicamente Peter, ni ellos proyectaban seguir tocando más de 20 años después. Pero con ocho discos publicados y hitazos muy certeramente capitalizados, prometen ofrecer una buena fiesta esta noche en Niceto Club: “Nunca pensamos que la banda duraría tanto. Al principio creíamos que con suerte serían cuatro, cinco años. En gran medida el mérito es de Courtney: él compuso nuestros temas más conocidos”, admite Hölmstrom, guitarrista minimalista y efectivo.

Taylor-Taylor compuso Bohemian Like You, usado para una publicidad de Vodafone, que les permitió seguir dándose la gran vida y de algún modo eclipsar a The Brian Jonestown Massacre: a youtubear Dig!, film del 2004 de Ondi Timoner que narra la relación de amor-odio entre ambas bandas. Con el millón y medio de dólares que ganaron con ese tema compraron una cuadra entera y armaron el Odditorium, complejo en el que instalaron su estudio de grabación y todo lo necesario para filmar y editar sus videos, diseñar su página web y, ya que estaban, montaron su propio salón de fiestas.

Hölmstrom cuenta que a esta altura los Dandy Warhols son como una familia bizarra, glamorosa y redituable: “Siempre cuidé mucho mi vida privada, no tengo ni una red social. Creo que seguimos porque aprendimos a saber qué es lo que le molesta a cada uno y cómo cuidarnos para no quemarnos la cabeza. También nos ayudó haber tenido algunos proyectos paralelos, no sólo para no frustrarnos sino también para renovar nuestras ideas en cada disco”.

Antes de armar la banda, Peter pensó en dedicarse a las artes plásticas. Y aunque siempre anda por ahí con una cámara, no se considera fotógrafo. Su sentido estético fue puesto en la extravagante imagen del grupo en escena y en sus videos, lo que les valió que David Bowie los invitara en 2002 y 2003 a tocar como teloneros suyos. Es que si Andy Warhol sigue siendo sinónimo de arte pop, el grupo que completan Zia McCabe y Brent DeBoer ha sabido tomar de la cultura pop lo que le interesó, con total desparpajo: coros angelicales en plan The Beach Boys, capas de distorsiones a la My Bloody Valentine, referencias a Rolling Stones y Velvet Underground, a los ‘80 o al rock psicodélico de garaje de los ‘60. Hölmstrom también menciona al novelista Kurt Vonnegut y a su personaje Rabo Karabekian como referencia en la visión del mundo de la banda.

Alcanza ver unos minutos de la película de Timoner para comprender que parte del mérito del cuarteto reside en haber surfeado la cresta de la ola del mar de la locura mucho más hábilmente que los Brian Jonestown Massacre, más dados al autoboicot y al naufragio y a un elogio de la locura casi insostenible. Celosos de su éxito, TBJM le dedicó a Dandy Warhols el sarcástico Not If You Were the Last Dandy on Earth; pero Hölmstrom tocó con Matt Hollywood, de aquel otro grupo, en Pete International Airport, su proyecto paralelo. Cuando se le pregunta sobre la telenovela entre ambas bandas, Peter señala, con puntualidad impecable, que ya se superaron los 15 minutos estipulados. El que avisa no es traidor.

Jueves 7 en Niceto Club, Niceto Vega 5510. A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.