no

Jueves, 3 de marzo de 2016

VEINTE AñOS DESPUéS DEL FUTUREPOP

“Hay que evitar querer copiar el pasado”

Los siempre activos VNV Nation vuelven con su telar de rock, noise y tecno.

 Por Mario Yannoulas

El año pasado, a veinte de la salida de su debut con VNV Nation, Advance and Follow, Ronan Harris cumplió el sueño de grabar con una orquesta. Fue en las afueras de Berlín que el compositor, productor y cantante dublinés pudo reinsertar antiguas porciones de su repertorio electrónico en una estructura tradicional de cuerdas, ejecutada por la orquesta de Babelsberg, la misma que grabó con Rammstein para Liebe Ist Fur Alle Da. El producto, Resonance: Music For Orchestra Vol. 1, es donde Harris pudo desnudar las melodías de sus canciones sin entrar en tensión con ningún beat. “Desde que empecé a escribir música incluí ideas orquestales: sonidos, melodías, atmósferas que se relacionan con lo clásico. Este disco marca el punto más alto de mi carrera, porque fue la forma más pura de expresar mis emociones y el mensaje que esos temas traían”, explica desde su casa en Hamburgo.

“Alemania es un espacio natural para la cultura dance. Ahora hay una onda retro, se intenta recrear el tecno de bombos bien gordos de principios de los noventas. También está creciendo mucho un nuevo tipo de ambient, un chill out sin beats. Hay cosas muy lindas, aparecen nuevas ideas, lo que hay que evitar es querer copiar el pasado”, reseña el miembro del dúo electrónico gótico-industrial que patentó la idea de “futurepop”, y que regresará a la Argentina después de una década, con Resonance más como un incentivo que como una promesa para el vivo. “Todo artista sueña con hacer algo fuera de su círculo. Esto no lo hice por diversión: amo la música clásica desde que era un nene, tengo conocimiento del tema, por eso supe cómo comunicarme con los músicos para conseguir cada atmósfera”, continúa.

Cuando en 1999 su disco Empires trajo un relativo éxito y parecía ser una llave hacia lo nuevo, el dúo que completa el desarrollador de software Mark Jackson –batería electrónica y teclados– creó la etiqueta “futurepop” para describir cómo se veía la escena desde las trincheras underground, frente a la creciente monotonía del trance de la época. Harris insiste en recordarlo como una acertada estrategia de marketing: “Queríamos sonar en la radio en Alemania sin tratar de hacer hits o música pop. Si nos pegábamos a términos como ‘EBM’ o ‘gótico’ no íbamos tener chances de que nos escuchara alguien más allá de nuestra escena. Apenas dijimos ‘futurepop’ en una entrevista, nos llamó el sello para pedirnos que siguiéramos hablando de eso. Nuestra música, que es electrónica alternativa, tiene influencias de rock, noise, tecno, trance; hay de todo. Discos como Empire o Futureperfect fueron exitosos porque eran novedosos para su época, pero no creo que el ‘futurepop’ siga vivo. Lo único que me importa es que, si alguien toma lo que hicimos, haga algo nuevo con eso”.

* Jueves 3/3 en Uniclub, Guardia Vieja 3360. A las 19.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.