no

Jueves, 11 de agosto de 2016

THE WALKING DEAD VS LOS DEMáS

Todo muerto que camina

Aunque la zombindustria de cine y TV se esmera en presupuestos y bizarrías, la saga del cómic de Kirkman sigue inalcanzable.

 Por Javier Aguirre

Los zombies han crecido no sólo en número sino también en tamaño: ahora son gigantes de la industria. La veta zombie ha sido sobreexplorada y sobreexplotada en esta era y, aunque los cadáveres famélicos acechan en cada formato (cine, animación, cómic, videojuego), fue su presentación como serie televisiva lo que les permitió conquistar el mundo. O, al menos, el negocio.

La franquicia que desató todo, The Walking Dead, lidera por escándalo y prepara doble fin de año: el show original comenzará su séptima temporada el 23/10, y a modo de previa, su spin-off Fear The Walking Dead continuará su segunda el 21/8. Pero, a trémulo y vacilante paso zombie, empieza a vislumbrarse que, fuera de la saga montada sobre el cómic de Robert Kirkman, tal vez no haya tanto más.

En especial en TV, ya que en cine el género banca superproducciones, comedias y bizarreadas, y las amucha permanentemente: el 18/8 estrenará El pulso: la llamada del Apocalipsis, otra del palo, con Samuel L. Jackson y John Cusack, e inspiración en Cell, de Stephen King. Pero a diferencia de las series, una película es un tirito: no tiene la “obligación” de sostener la idea y aguantar los trapos cada semana.

Las migas de cadáveres a medio comer que TWD deja a su paso han sido recogidas por otras series, como Z Nation (que prepara su tercera temporada con un guión lineal: buscar una vacuna para la tomuerpidemia), la inglesa Into the Flesh (su idea matriz de zombies recuperados, medicados y discriminados era mejor que el resultado, y mancó tras dos temporadas) o la francesa Les Revenants (con la poesía de muertos regresados sin tejidos putrefactos y remake yanqui, The Returned).

Sin embargo, ninguna de las zombiseries que van por colectora han repetido los rátings millonarios de TWD. Ni siquiera FTWD, pese a un debut arrollador en cifras. Es que mientras los demás productos proponen redescubrir a los zombies, para TWD el gran monstruo siguen siendo los vivos, algunos capaces de alcanzar niveles de crueldad propios de Tarantino, como Shane en 2012 o Negan y su bate en 2016 . Mientras que los zombies hace rato que son meros animales salvajes que andan por ahí, tan peligrosos como una yarará. O como un perro rabioso.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.