no

Jueves, 18 de agosto de 2016

CAMUS SACó SU VOL. 2

Vamos de Joplin

A fuerza de rock setentoso y dos shows voladores de pelucas por semana, el cuarteto se impone por trabajo y honestidad.

 Por Lucas Kuperman

¿Cuántos se pondrían felices si hubiera un grupo que recordara momentos de Zeppelin y otras míticas bandas de los ‘70, con toques renovados, garra, corazón y alma, y que lograra volar pelucas? Esa banda existe desde 2011 y se llama Camus. Leticia Lee, Santino Kazlauskas, Ignacio Cuneo y Sebastián Choren no quieren perder tiempo y ya están presentando Vol. 2 a fuerza de rock y de una seguidilla interminable de más de ocho shows por mes.

Leticia cuenta que la clave es que son una banda muy disciplinada, que ensaya muchísimo. “Se trabaja mucho en la sala y después en el escenario somos unos locos. Nos cuidamos, por eso funcionamos como un motor de unidad y no hay egos. Como la familia que somos, apostamos a lo que nos interesa: hacer música de buena calidad.”

Vol. 2 fue producido por Tito Fargo, que les cazó al vuelo lo que tenían en mente: “Le dio un toque mágico y genial, le aportó una especie de masculinidad y un poco de modernismo. En cuestión de sonidos, si bien fue todo muy minimalista, le dio ese toque a lo instrumental. Nos desestructuró. Tito quería aprovechar la potencia que tenemos, la cosa medio sucia y salvaje, por eso grabamos en vivo, sin click y aguantándonos los pifies, sin edición”, dice la cantante.

Pero las luces no solo se las lleva su disco. Camus tiene un plus en vivo, donde también le da lugar a la estética: “Es un ritual. No somos una banda que esté constantemente obsesionada con sonar perfecto, sino con la transición, que es la parte fundamental de la música. Nos gusta estar en el escenario moviendo las melenas, tiene mucha fuerza y trasmite mucho. Hay bandas que se duermen en la técnica o en tener in-ear para sonar perfecto. Nosotros nos basamos en el groove y lo que damos en vivo, donde la banda se transforma y tiene una comunión increíble, un fuego que nos vamos contagiando. Nuestro objetivo es romperla toda y bajar todos rotos. La gente tiene ese sabor por ver bandas en vivo, y el under se está poniendo mejor que la Primera A”.

A Leticia, que parece salida de una licuadora entre Robert Plant y Cedric Bixler-Zavala, no le cabe ninguna y no quiere callarse frente la arrogancia del rock: “Los músicos tienen un egocentrismo repugnante. A la gente le gusta el artista genuino y honesto. Laburo a diario para no recaer en lo que veo constantemente en muchos colegas. Hay un mareo tremendo, pero estás ahí para dar, no para chuparte el culo a vos mismo. Para mí el éxito es poder subirme al escenario. Camus va por ese lado, queriendo romper un poco las reglas de la superficialidad en la que se vive”.

* Sábado 20/8 en Niceto Club, Niceto Vega 5510. A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.