no

Jueves, 20 de octubre de 2016

LA DECADA ARMONIZADA DE LOS REYES DEL FALSETE

“Entendimos cómo ser músicos de una manera diferente a la del reventado”

Sus primeros diez años trajeron Lo que nos junta, un disco contundente que los expone entre las más notables bandas de su generación. Además de su obra más reflexiva, sólida y hi-fi al momento, que aún así incorpora todo el mambo de sus grabaciones y shows, el disco los tiene al comando de la nave, dispuestos a conquistar de una vez el sonido que tienen en los confines de sus cabezas.

 Por Juan Barberis

FOTO: CECILIA SALAS

Tirados bajo el sol sobre el pasto de Plaza Lavalle, de espaldas al Teatro Colón, Los Reyes del Falsete tratan de poner en perspectiva el paso del tiempo, a diez años de su formación. “Muchos pensaban que nos íbamos a terminar matando a piñas, pero la vejez nos hizo muy bien”, evalúa moldeando una sonrisa aniñada el guitarrista y cantante Nica Rex. La banda de Adrogué acaba de publicar Lo que nos junta, su tercer disco, que no sólo es uno de los lanzamientos nacionales del año sino también la versión más reflexiva, sólida y hi-fi de ese universo variopinto y hormonal capaz de cruzar urgencia guitarrera, grunge, electrónica y cumbia villera con el humor blando de Monty Python y Cha cha cha. “Excepto lo de masturbarnos, todo lo demás en nuestras vidas cambió mucho”, dice Nica.

Desde la aparición de Nuestros días, aquel disco de 2012 que contaba con la irrupción de tono celestial de Litto Nebbia en la versión de Los niños, Los Reyes del Falsete parecen haberse topado con la adultez de modo repentino. Fue un golpe de maduración apurado por la gimnasia hiperactiva del trío y la irrupción del ex cantante de Los Gatos en su dinámica interna: solamente en 2015 grabaron junto al rosarino cinco discos, absorbiendo la sensibilidad creativa de una leyenda en plenitud constante. “Litto fue el primero que nos consideró como músicos, como pares”, dice el baterista Tifa Rex. “Y eso nos cambió la cabeza: tuvimos que hacernos cargo de lo que somos.”

Además de condensar las mejores canciones de su catálogo, Lo que nos junta cruza con criterio grunge espeso, canción beatle y electrónica pop a través de una producción ambiciosa y detallada, inspirada en las sutilezas creativas de discos de Radiohead, Blur y Björk. “Fue encontrarnos con el sonido que siempre tuvimos en la cabeza”, dice Juanchy Munchy, guitarrista y cantante. “Descubrimos cosas con las que no habíamos experimentado antes, como la electrónica”, suma Tifa. “Nos volvimos un poco más locos y tomamos más el control. Cuando uno tenía una idea, la llevábamos para adelante hasta las últimas consecuencias. Creo que logramos la síntesis entre nuestros dos primeros discos: esa cosa desquiciada mezclada con la obsesión por samplear y editar.”

Uno de los factores que determinaron las variables sonoras del disco fue el robo de instrumentos que sufrió la banda –entre ellos la Telecaster de Nica, un amplificador, un sintetizador y un redoblante– horas antes de grabar. Rápidamente, amigos y cercanos les pusieron a disposición más de 14 guitarras y equipos que terminaron utilizando casi en su totalidad. “Nos encontramos en ese lugar recontra distorsionado que usualmente se usa para cosas que nunca nos gustan: eso bien rockero, más Marshall, entre grasiento y demasiado pesado”, dice Juanchy, que cuando no hace música atiende su propio vivero. “Fue la posibilidad de empezar a darle bola al timbre de las cosas”, agrega Nica, que está por terminar la carrera de Filosofía y trabaja en postproducción de video. “Litto nos prestó un libro que cuenta cómo Brian Wilson grabó Pet Sounds, y lo que hacía muchas veces era unir instrumentos tocando la misma nota para encontrar un sonido nuevo. Estuvimos muy pendientes de esa búsqueda.”

Canciones como Fuera de foco, Lo que nos separa y Mente en blanco muestran también un giro sensible en torno a la lírica de Los Reyes del Falsete, más oscura, introspectiva y despojada de ironías o gestos bizarros. “Cuando arrancamos tenía 19 y hoy tengo 29, no te divertís con lo mismo, sería una locura seguir haciéndolo. De hecho me llama la atención que algunos lo logren”, dice Nica. “Siempre le criticamos a las bandas eso de crecer y no cambiar la actitud o la temática. Ya no estamos tan ‘contale al mundo que tenés amigos’... Ahora tenemos trabajos, peleas maritales, cosas que antes no pasaban y que te cambian”, aporta Tifa, que acá se consolida como uno de los mejores bateristas de su generación.

En esa línea, Nica dice que Litto realmente cambió mucho su perspectiva musical en general: “Entendimos, por ejemplo, cómo ser músico de una manera diferente a la del músico súper reventado. Litto es un tipo que vive para la música, que le interesa tocar, juntarse con amigos, como nosotros”. Y su hermano Tifa completa: “Para él grabar un disco suyo o grabar uno de alguien más es lo mismo, es darle música al mundo, hacer cosas. Por eso nuestro Bandcamp está lleno de boludeces, que algunas ni siquiera son nuestras, pero es todo lo mismo: es todo música. Litto nos dio ganas de grabar un disco más rápido, poner en marcha esta máquina de hacer canciones”.

¿Qué lugar le adjudican a esa discografía paralela?

Tifa: Somos nosotros y todas esas locuras. A algunas les dedicamos más tiempo y cabeza y otras las hacemos en un fin de semana. La idea es que te metas y agarres las canciones que quieras, que cada una tenga su personalidad y funcione sola. Hay muchos que dicen que la banda es una poronga pero que Mi chica está buena. Dura seis minutos y pico, es el anti hit, pero a la gente le gusta. En nuestra puta vida volveríamos a decir “Mi chica está en bombacha”, pero bueno.

¿Fue una decisión inicial no aferrarse a un género particular o se aburren de las formas?

Tifa: Nos gusta la fusión, de ahí viene lo del free rock. El free rock es: lo que sea que el tema te pida, dáselo.

Nica: En cualquier otro arte los géneros son menos restrictivos que en la música. Uno escucha cosas tan amplias que a mí me volvería loco hacer todo igual.

Tifa: Nos pasa que queremos vomitar todo en un mismo tema: ir de la distorsión a algo más electrónico y al final meter un sampleo de un tema de Vivaldi. Somos un cocoliche y al final es lo que nos sale.

¿Qué rasgos comunes encuentran con las bandas de su generación?

Juanchy: Yo creo que crear a partir de la situación que los une pasa a ser el tema central, más que el tener una banda de rock. Todas las bandas que nos rodean se formaron a partir de esa idea, de la amistad.

Tifa: Cuando arrancamos nos vestíamos de mujer y hacíamos cualquier música y nunca entrábamos en ningún festival de género, siempre tocábamos con bandas de otras cosas. Aprendimos a ligarnos a una generación pero solo a través de la buena onda.

Nica: Agustín Ferrando, el de Tiranos Temblad, habla de algo que él llama efecto Macaulay Culkin, que es ir creciendo en pantalla, y eso también es algo muy de nuestra generación. Nosotros hemos subido los demos, cosas que antes hubieran quedado como algo privado, y fuimos evolucionando a la luz de todos. Y eso también tiene que ver con una generación en donde todo se va viendo ahí, y me gusta.

¿Qué sienten que tienen que hacer que no hicieron en estos diez años?

Nica: Dejar de masturbarnos.

Tifa: Para mí es salir del país una puta vez, por lo menos ir a Uruguay, ir a una farmacia y comprar porro medicinal y endrogarnos en la vía pública. Esa es nuestra meta 2017. Tocar un montón, grabar otro disco ya y poder irnos afuera.

¿Y qué falta para eso?

Tifa: Es como el pasacalles “Todos progresan menos vos”. Algo de eso hay. De alguna manera elegimos el camino difícil, sabemos que lo que hacemos no es for export, si se quiere. Que nos inviten a tocar a las provincias ya es un milagro. Nuestro plan ahora es seguir en la búsqueda, filmar videos, eventualmente alguna película.

Nica: A nosotros nunca nos gustó la música que sonaba y que escuchaba todo el mundo, por lo tanto siempre supusimos que lo que íbamos a hacer no le iba a gustar a nadie. Es lo que nos gusta a nosotros y a un grupito chiquito de gente que comparte los mismos gustos. No podría ser de otra manera y estamos felices con eso.

Tifa: Siempre decimos que a la música hay que darle todo y no pedirle nada a cambio. Le damos nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestras ganas, y que pase lo que sea.

* Viernes 11/11 en Belle Epoque (Córdoba) con Anticasper y Manager Capitalista. Y 8/12 en Margarita Xirgu con Prietto y Shaman.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared