no

Jueves, 9 de noviembre de 2006

LA BANDA QUE NUNCA VAS A ESCUCHAR › HOY

Santiago del Esteroide, folk químico *

 Por Javier Aguirre

La federalización del rock argentino ha llegado tan lejos que los grandes centros urbanos del país (Buenos Aires, Rosario, La Plata, Córdoba, El Calafate) ya no son la cuna de las “próximas grandes cosas”, ni de los “secretos mejor guardados”, ni de las “nuevas mentiras infladas por la prensa”. Ahora la Argentina se descentralizó; cada rincón del país tiene su particular escena rockera, cada caserío tiene su propio megafestival de cinco veladas sponsoreado por una empresa de telefonía celular, y cada rancho recóndito es un club hiperconcurrido donde el under local regurgita música. Algo así ocurrió en El Vinchucazo, una antigua pulpería devenida en pub (“Pubpería”, dice, pícaro, el cartel de la puerta) que funciona desde 1792 en el pequeño pueblito de Recluta Pérez, en pleno desierto de Santiago del Estero. “Claro, allá por el año 1800 era otra onda; y no tocaban bandas de rock sino de otro palo”, aclara un anciano parroquiano reclutaperecino que jura que, en ese mismo escenario, vio tocar a artistas clave del rock santiagueño del siglo XIX, como Polvorientos, S.I.E.S.T.A. y Todos Tus Juárez.

Y fue allí donde nació la banda que hoy conmueve a la mitad norte de la Argentina, Santiago del Esteroide, quinteto de folk acústico que hace alarde de conocimientos sobre química. Así lo prueba su hit Catamalcaloide, una oda al uso farmacológico que se dan a algunos yuyos autóctonos en la provincia de Catamarca, con un polémico estribillo que repite “¡Ca-ta-merca; Ca-ta-merca!”, y cuyo frenético clip (que muestra a los cinco muchachos durmiendo a la sombra de un quebracho durante toda la canción) ya hace rato rota en los canales de videos del Cono Sur, próximo a estrenarse en Telesur. A pesar de las reducidas dimensiones de El Vinchucazo —sólo entran 5200 personas sentadas, por la restrictiva política de habilitación de boliches que rige en Santiago del Estero—, la banda se ha asegurado un grupo de fieles seguidores, a tal punto que su álbum debut Pereza activa agotó su tirada de 3 mil copias en CD-R la misma noche que apareció. Aunque algunos aseguran que los discos no fueron vendidos sino que el rastrojero que los transportaba fue asaltado por piratas del asfalto novatos, que se clavaron con un botín no deseado, pero, eso sí, muy rockero.

* Cualquier parecido con la realidad afectará severamente la autoestima de este suplemento.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice
  • Nota de tapa> Musicos sueltos por Buenos Aires
    Si quieren venir, que vengan
    Han sido y serán semanas de movidas salvajes: ya pasó Devendra Banhart y el maratónico BUE. Y...
    Por Mariano Blejman
  • SMITTEN HACE PUNK PARA HOY, Y TIENE NUEVO DISCO, Y TIENE NUEVO SELLO, Y SE PONEN UN POCO NOSTALGICOS
    “¡Eramos tan chiquitos cuando empezamos!”
    Por Cristian Vitale
  • SECRET MACHINES
    Push the Bush
    Por JUAN MANUEL STRASSBURGER
  • CITY HUNTERS Y THE SUPER MILK-CHAN SHOW REDEFINEN LO SEXUAL EN ANIME
    Cazadores de utopías
    Por FEDERICO LISICA
  • LA BANDA QUE NUNCA VAS A ESCUCHAR > HOY
    Santiago del Esteroide, folk químico *
    Por Javier Aguirre
  • AGENDA
    Agenda
  • AGUAS (RE) FUERTES
    El aguijón
    Por Javier Aguirre
  • PATCHANKA > ¡PRIMICIAS! ¡EXCLUSIVAS! ¡NOVEDADES!
    Patchanka
  • CLARA DE NOCHE
    Clara de Noche

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.