no

Jueves, 14 de agosto de 2008

LOS FAMILIARES

En marcha

 Por Carlos Rodríguez

Hay quienes afirman, basándose en datos parciales, que los padres de Cromañón quieren “justicia por mano propia”. Ignoran que hay muchos padres, familiares o sobrevivientes que nunca fueron a una marcha. Y no porque no quieran justicia. No pueden hacerlo. El dolor los paraliza. Daniela pudo superarlo y fue a las marchas. Ella sólo estuvo en la puerta del boliche. Nunca entró. La experiencia que vivió igual fue traumática: adentro estaban sus amigos. Magalí es hincha de Racing. Desde chica va a la cancha con su padre. Ya no lo hace. Después de haber estado en Cromañón, no puede permanecer en ningún lugar donde haya mucha gente reunida. Mónica perdió una hermana. Ella va a las marchas, su madre nunca pudo hacerlo. Las generalidades casi siempre son eso: generalidades.

Omar Chabán y Callejeros van a ser juzgados por un delito grave. Hay pruebas sobre su responsabilidad que tendrán que ser evaluadas. Algunos policías y algunos funcionarios están imputados por delitos menores. La masacre de Cromañón es un escenario típico en un país como la Argentina. Para muchos fue un accidente y tal vez sea cierto que hubo cosas “accidentales”. Claro que si uno junta imprevisión con corrupción, y le agrega un toque de ambición desmedida por ganar dinero a cualquier precio, es previsible que haya un desastre si alguien enciende una bengala.

Nadie –son muy pocos los que aluden a esa salida– quiere “justicia por mano propia”. Pero no va a haber justicia para todos mientras los funcionarios políticos sigan sin ponerse los pantalones largos. Hay que asumir las culpas, aunque el Código Penal no contemple sanciones graves para la negligencia o la incapacidad. Son muchos los “accidentes” que ocurren en la Argentina. Y la gente común no puede ir al cine o al recital con el matafuegos en la cartera. O improvisar una salida de emergencia una vez que empezó el incendio. Seguir buscando “chivos expiatorios”, o decir que “todos somos culpables”, no va a solucionar nada. La corrupción y el “yo no fui” de los que fueron por acción u omisión son los enemigos mortales a vencer, pero sin muertes. Basta de muertes. Ya hubo 194 sólo en Cromañón.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared