radar

Domingo, 22 de mayo de 2016

INEVITABLES

TEATRO

Bufarra

Silvio Marconi llega a Podestá a comer un asado con su amigo de la infancia, Vicente Rodríguez, y su ahijado Ángel. Susana, esposa de Vicente, sabiendo que Silvio acaba de salir de la cárcel señala el peligro de este visitante nombrando la acusación que pesa sobre él: “Bufarra”. Así se rompe la armonía amistosa del encuentro, del “mundo feliz” de la familia y su marca dará fin a la inocencia de Ángel. Inspirado en “El Matadero” de Esteban Echeverria y en la literatura de Osvaldo Lamborghini, el dramaturgo y director Eugenio Soto recrea una escena iniciática presente en la fundación de la literatura Argentina: la violencia como marca permanente y en especial la narración de la violencia sexual. Con Martín Mir, Leilén Araudo, Facundo Cardosi, Leo Espindola y Darío Pianelli. Por tratarse de un espectáculo al aire libre, las funciones se suspenden por lluvia.

Domingo a las 21 y lunes a las 20.30, en Espacio Polonia, Fitz Roy 1477. Entrada: $ 120.

Artaud

La obra de Sergio Boris muestra un manicomio reducido a una oficina cuyos pabellones se han convertido en una playa de estacionamiento. El trabajo de quienes perviven ahí es estacionar coches en la playa. Está el doctor Nacho que viene de declarar en la comisaría después de una noche en la que unos camiones hidrantes vinieron a limpiar de locos el portón. La enfermera Marta, que no quiere jubilarse. La ayuda César, un interno devenido en personal de mantenimiento. También Fabio, otro ex interno que quiere volver, mientras intenta escribirle algo a Nacho. Y por último Moni, que trabaja en un salón de fiestas. Los signos sobre la vida y obra de Artaud, especialmente sus años psiquiátricos, fueron estímulos para generar un mundo autónomo que ocurre en una Buenos Aires donde se reprime a los locos. Actúan Diego Cremonesi, Pablo De Nito, Elvira Onetto, Verónica Schneck y Rafael Solano.

Viernes a las 21 en Sala Beckett, Guardia Vieja 3556. Entrada: $ 150.

MUSICA

Emily’s D+Evolution

Después de explorar en sus últimos discos los standards de jazz, ritmos brasileños y rhythm & blues, Esperanza Spalding sigue expandiendo los límites de su música con un trabajo cuya definición coquetea con eso que dentro del rock supo denominarse alguna vez –primero como elogio, y después del punk de manera mas escéptica y crítica– bajo la denominación de fusión. Según Matt Collar en All Music Guide, la bajista, cantante y compositora se basa para su nuevo sonido en un rock progresivo angular y rico en guitarras, en un jazz ritmicamente hiperkinético y en letras que recuerdan al rock más poético. Con una ayuda en la producción del legendario Tony Visconti, Spalding bautiza su disco utilizando su segundo nombre, el que usó durante su adolescencia. El resultado es un muy personal álbum de iniciación, en el que su autora repasa un pasado pleno de música y también se lanza hacia el futuro, atreviéndose a explorar un territorio desconocido para ella, con resultados ambiciosos y sorprendentes. De hecho, no debe ser ninguna casualidad que el álbum termine con su versión de “I Want It Now”, de la banda de sonido de Charlie y la fabrica de chocolate.

El sonido que perdura

Bien podría tratarse de un chiste cordobés la existencia de Los Frenéticos, un grupo dedicado al surf rock oriundo de la cuna del cuarteto, donde precisamente no abundan las olas. Pero, lejos de ser una broma, este quinteto instrumental es cosa seria dentro de un nicho estilístico que en el último tiempo ha alumbrado su propio circuito continental, en el que la banda está comenzando a insertarse por derecho propio. Sucesor de El playa (2012), este ambicioso segundo disco de Los Frenéticos busca transgredir los límites siendo al mismo tiempo fiel a su estilo, con diversos músicos invitados, instrumentales que le roban los títulos a libros de Houellebecq y hasta una reversión surf de “Rosa rosa”, el clásico de Sandro.

DVD/ONLINE

Marseille

La primera serie ciento por ciento francesa producida especialmente para Netflix está devorada por ese gigante (en muchos sentidos) del cine galo, Gérard Depardieu. Como Robert Taro, alcalde ficticio de la ciudad de Marsella, el actor se mete bajo la piel de un hombre que está a punto de dejar el poder luego de veinte años. Claro que su pollo en la política –encarnado por Benoît Magimel– decide traicionarlo a último momento, desatando una lucha en varios niveles que incluye negociados, crímenes mafiosos, tráfico de drogas ilegales y el sexo como motor de pasiones y pulsiones. Las necesarias subtramas incluyen a una bella y joven periodista, enfermedades degenerativas y la construcción de un casino que podría definir el futuro económico de la ciudad. La primera temporada de Marseille, integrada por ocho capítulos, ya puede verse completa, e incluye música original de Alexandre Desplat, cereza de la torta de una serie para la cual se tiró toda la carne en el asador.

Cortos de Cannes

Y a unos 170 kilómetros de Marsella, en la Costa Azul, acaba de finalizar el festival de cine más prestigioso del mundo. La plataforma especializada FestivalScope ha cargado en sus servidores, hasta el próximo viernes 27, los catorce cortometrajes que participaron en la sección paralela conocida como Semana de la Crítica. El ingreso es absolutamente gratuito (con un límite de 200 “butacas” virtuales por día y por título) y la lista de films incluye From the Diary of a Wedding Photographer, corto del israelí Nadav Lapid (conocido aquí por sus largos Policeman y La maestra de jardín) y En Moi, trabajo como realizadora de la actriz Laetitia Casta. Como suele decirse: a veces lo bueno, si es breve, resulta doblemente bueno.

www.festivalscope.com

CINE

Poner al rock de moda

La película de Santiago Charriere pasó por la competencia argentina del Bafici hace apenas un mes y ahora desembarca en algunas pocas salas porteñas. Lo más interesante del film, más allá de resultar ideal para los fanáticos del grupo Banda de Turistas, es su forma cinematográfica: la cámara sigue a los integrantes del quinteto de rock (bueno, un rock bastante popero) durante una gira y en las instancias de grabación de un nuevo disco, emulando en parte la estructura de ciertos documentales de los años 60 y 70. De esa forma, más allá del glamour del rockstar en pose, la película destaca las aristas menos brillantes de la relación entre músicos y promotores y los compromisos que muchas bandas se ven “obligadas” a tomar ante la posibilidad de un salto cuantitativo en su popularidad. Rodada en múltiples formatos (35, 16 y Super8 mm, según confiesa su realizador), el documental incluye algunas escenas de ficción que contaron con la participación de Luis Luque.

Fausto

Es inminente el estreno del último largometraje de Alexander Sokurov, Francofonía, y quizás por ello, la Biblioteca del Congreso (Adolfo Alsina 1835) viene exhibiendo durante este mes de mayo algunos de los largometrajes del gran realizador ruso. Este próximo jueves, a las 18:30 horas, será el turno de Fausto, imaginativa y visualmente barroca adaptación de la leyenda germana (en particular las versiones de Goethe y Thomas Mann) que debutó en el Festival de Venecia y tuvo un breve paso por la cartelera argentina. Por momentos, el realismo algo escatológico del film puede hacer viajar en el tiempo al espectador, trasladándolo a una pequeña villa alemana a comienzos del siglo XIX.

TELEVISION

Gran Hotel

Downtown Abbey a la española. Así llaman las malas lenguas a esta superproducción de la cadena Antena 3 que cosechó altos puntos de rating en sus emisiones originales en la Madre Patria y que, desde hace un par de semanas, Film&Arts presenta localmente, a un ritmo de dos entregas por semana. En realidad, la serie -dividida en tres temporadas y 39 episodios- es una mezcla de culebrón de prestigio, drama histórico y whodunit alla Agatha Christie. El primer capítulo, que ubica la acción en 1905 (la reconstrucción de época es impecable), presenta a su protagonista casi excluyente: un joven que llega al hotel de lujo del título para investigar la extraña desaparición de su hermana. Por supuesto, hay una bella joven de clase acomodada -la hija de la dueña del establecimiento-, villanos con rostro amable y huéspedes y empleados de toda clase y calaña. Protagonizan el galán vasco Yon González y la rubia madrileña Amaia Salamanca. Recomendado para espectadores con complejo de culpa ante ese placer culpable llamado telenovela.

Lunes y martes a las 22, por Film&Arts.

Penny Dreadful

La tercera temporada de la serie que cruza elementos del melodrama gótico y de los relatos de horror clásico, entre otras y variadas yerbas, acaba de desembarcar en la tevé local. La novedad de esta nueva etapa no descansa tanto en su tono sino en el espacio geográfico: desde el Londres victoriano se ha mudado al Oeste norteamericano (recordar que la serie, producida por Sam Mendes, es una coproducción hecha y derecha entre británicos y estadounidenses). Regresan, por supuesto, Josh Hartnett, Eva Green y Timothy Dalton, además de algunos personajes de leyenda como Drácula y Dorian Gray. Dato cinéfilo: algunas de las escenas fueron rodadas en Almería, España, locación de decenas y decenas de spaguetti westerns, allá por los años 60.

Viernes a las 22, por HBO.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared