radar

Sábado, 24 de diciembre de 2011

INEVITABLES

TEATRO

Baraka

Originalmente, esta pieza se estrenó en septiembre de 2004 en el Teatro Old Vic de Londres bajo dirección de Kevin Spacey. Sus protagonistas son cuatro hombres –amigos desde la infancia– reunidos bajo una madurez soportada tanto por la esperanza como por la desilusión. Darío Grandinetti es Pedro, un solitario funcionario público del área cultural, cuyo placer principal es atesorar pinturas descartadas por los museos que gestiona el ministerio. Juan Leyrado es Juan, un político ambicioso, permanentemente a la espera de un cargo acorde con su ego, envuelto a su vez en un matrimonio en caída libre; Tomás –Jorge Marrale– otro de los amigos, es un abogado desequilibrado. El cuarteto se completa con Martín –Hugo Arana–, un adorable, arrogante y levemente perverso director teatral de vanguardia, que carga tanto con un record de sucesos creativos como un record de episodios personales comprometedores. Algo inesperado sucederá con los cuadros de Pedro y todos se verán involucrados.

Domingo a las 20, miércoles y jueves a las 21, viernes a las 21.30, sábado a las 20.30 y 22.45 en el Teatro Metropolitan, Corrientes 1343. Entradas desde: $ 100.

La isla desierta

Esta novedosa y ya consagrada obra presenta una experiencia que transita sensaciones olfativas, táctiles y auditivas donde la imposibilidad total de imágenes exige al espectador un ejercicio de los otros sentidos que se potencian. A partir de una pieza de Roberto Arlt, el Grupo Ojcuro, trabaja con la ausencia total de luz, con un elenco compuesto en su mayoría por actores no videntes. Una invitación a reflexionar sobre el mundo moderno de seres humanos hacinados en una oficina, y los miedosque los los alejan de sus instintos y deseos, dejando viejos sueños llenarse de polvo y telarañas. Actúan Laura Cuffini, Mirna Gamarra, Marcelo Gianmmarco, Eduardo Maceda, Francisco Menchaca, y otros. Con dirección de José Menchaca.

Jueves a las 20.15 y 22.15, en Ciudad Cultural Konex, Sarmiento 3131. Entrada: $ 60.

MÚSICA

Anna Calvi: Anna Calvi

Se hizo desear pero al fin llegó, justo para los regalos de Navidad. La flamante edición argentina del debut de esta hija de madre suiza y padre italiano, pero criada en el sudeste de Londres, permite disfrutar de uno de los discos del año y, al mismo tiempo, de la cantante revelación del momento dentro de un rock británico al que nunca le faltan novedades. Pero lo de Anna Calvi es algo especial. Producida por Rob Ellis (baterista de P. J. Harvey), celebrada por Brian Eno y llevada de gira por Nick Cave junto a sus Grinderman, Calvi es una fanática de Bowie y Maria Callas rockeando con su Telecaster siempre al frente, y el fanatismo de Bowie como su tesoro secreto. Un lujo al rojo vivo. Tan rojo como el que luce en la tapa del su álbum debut, un tesoro musical de este año que ya se está yendo.

NormA: a

Así, con mayúscula al final del nombre del grupo, y una minúscula solitaria como título del flamante tercer disco, producido por el indie-omnipresente Mariano Esaín. Porque el siempre prometedor, y ahora cuarteto platense, parece no poder salir nunca de esa letra, la A. Con tres discos en poco más de media década, con el agregado aquí y allá de algún que otro simple o EP, el grupo de Chivas —su cantante y compositor— suena siempre igual, sin evolución posible. Porque los Norma nacieron ya hechos, nada de crecer en público para ellos, arrasaron desde el vamos. Y siguen haciéndolo. Desde el hit “Freezer” hasta “Mentes”, el tema más largo del disco con cuatro minutos —y también el único que permite atisbar algún cambio— los Norma la siguen rockeando. En dos tonos. Y una sola letra.

DVD

El planeta de los simios (R)Evolución

Ubicándose entre la tercera y cuarta películas de la saga original de los años ‘60 y ‘70, con la probable intención de reiniciarlo todo, Rise of the Planet of the Apes consigue, para empezar, borrar el mal recuerdo que dejó la remake filmada por Tim Burton una década atrás para volver a tomarse en serio la premisa del libro original del francés Pierre Boullé y darle algo así como un origen. La historia es la de César y los experimentos científicos que se realizan sobre él, con drogas de acción neurológica que no sólo parecen ser capaces de curar el Alzheimer sino de incrementar la inteligencia. El debate es el de siempre –el dilema ético en la experimentación con animales, y la supina idiotez e irresponsabilidad del ser humano– pero está narrado mejor que nunca, con monos digitales mucho más creíbles que los viejos monigotes con máscaras, que dejan en un segundísimo plano al sobrevalorado James Franco y encuentran un compañero a su altura en el genial John Lithgow. El DVD viene con extras que, por una vez, valen la pena.

La oscuridad

Pasó casi desapercibida por los cines, y lo cierto es que, analizada con rigor, sus trucos argumentales se deshacen con la misma facilidad con que se desvanecen aquellos que son alcanzados por la sombra misteriosa que le da título. Pero como fantasía apocalíptica funciona, es entretenida, tensa, y tiene un par de momentos verdaderamente terroríficos, que la asimilan a algunos buenos capítulos de la versión original de La dimensión desconocida. El director es el desparejo Brad Anderson (el que filmó El maquinista, con Christian Bale) y su única pifiada seria es haber puesto al terrible Hayden Christensen (el “hallazgo” de George Lucas para sus precuelas de La guerra de las galaxias) en el papel protagónico.

CINE

Canción de amor

Llega casi cuatro años tarde, a pesar de que reúne a varios de los actores más cool del cine francés contemporáneo: Louis Garrel (el hijo de Philippe, y conocido acá por la extraordinaria Los amantes regulares y por Los soñadores, de Bertolucci), Clotilde Hesme (también de Los amantes regulares); Ludivine Sagnier (años atrás, la musa de Ozon en Gotas que caen sobre rocas calientes, Ocho mujeres y La piscina) y Chiara Mastroianni, que no necesita presentación. Detrás de cámara, el joven Christophe Honoré (Carhaix, 1970). Bautizado en su idioma original Les Chansons d’Amour, la puesta en escena de este experimento gira en torno de las 14 canciones del compositor pop Alex Beaupain, narrando las vueltas de Ismaël (Garrel) y el ménage à trois algo accidental que componen con Julie (Sagnier) y la más vivaz Alice (Hesme), quien les canta a los otros dos: “Yo soy el puente entre ustedes”. El resto es el amor, el desamor, la incertidumbre sobre el futuro y el compromiso emocional, en una clave por momentos demasiado godardiana que convirtieron a Honoré, al menos para muchos críticos de su país, en una suerte de puntal de una nueva nouvelle vague.

Judíos por elección

Estrenado la semana pasada, este documental escrito y dirigido por Matilde Michanie (directora de Licencia Número 1, sobre la Tigresa Acuña) en base a una investigación propia, filmado acá y en Israel, ilumina un tema poco frecuentado, el de quienes se convierten al judaísmo en Argentina, con una gran pluralidad de testimonios, en los que queda expuesta su obstinación casi fantástica. Entre sus personajes más llamativos hay un estudiante de derecho fascinado por la tipografía hebrea, está el que dejó a su familia y cambió de vida, está la chica que le miente al padre, y el que no tiene idea de por qué hace su conversión. La cámara les da absoluta libertad, con que lo que quedan a la vista contradicciones, algunos absurdos y más de una declaración por lo menos llamativas.

En el Gaumont, Av. Rivadavia 1635.

TELEVISIÓN

Rompiendo el código de los magos

El protagonista de este programa es un profesional del ilusionismo que hace lo que en su universo está considerado como la máxima traición: le revela sus trucos a la gente. Como bien se indica en la presentación de la serie, “nadie sabe de dónde es ni cómo es su rostro”, pero “el Mago Enmascarado ha llegado para convertirse en el terror de los prestidigitadores perezosos, empeñados en hacer los mismos trucos de siempre, tales como cortar una mujer en dos o hacer aparecer conejos de la galera”. Con esta premisa se inicia una larga temporada de revelaciones: desde cómo se hace para caminar a través de una muralla de acero, hasta cortar a una mujer en dos con un sable, pasando por zafar de una pesada cadena alrededor del cuello; levitar hasta un tercer piso; o doblar una cucharita con la mente. Como decía Tu-Sam, puede fallar, pero hasta eso tiene una explicación que el Mago Enmascarado está dispuesto a compartir con su público. Una emisión perfecta para dejar que el cerebro se relaje en las últimas horas del año.

Desde el viernes 30, a partir de las 14, por A&E.

Stella

Pasó hace un año por los cines sin pena ni gloria, y no es de las películas que más se encuentran en los pocos videoclubes que quedan. Mejor suerte merecía esta pequeña obra maestra francesa de la directora Sylvie Verheyde, protagonizada por una nena al borde de la adolescencia (extraordinaria Leóra Barbara), hija de una pareja (Benjamin Biolay y Karole Rocher) que atiende su propio bar-hotel. Suerte de marginal entre sus compañeros de la escuela de clase media a la que asiste, se encuentra más cómoda entre los adultos muchas veces dañados que pueblan el local de sus padres. Ambientada en los años ‘70, con una bizarra referencia a los exiliados argentinos y varios grandes coprotagonistas (como el fallecido Guillaume Depardieu), Stella no sólo es mejor que casi todo lo que hay hoy en cartel, sino incluso una alternativa rara pero válida a la hora del brindis navideño.

Hoy, a las 24 por Canal 7.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.