radar

Domingo, 23 de julio de 2006

FAN

Polvo enamorado

Un músico elige su canción favorita: Fats Fernández y “Stardust”, de Hoagy Carmichael

 Por Fats Fernández

El tema preferido mío, desde hace muchos años, desde que recién empezaba a tocar la trompeta, se llama “Stardust”, y es del autor Hoagy Carmichael. Me gusta porque es una melodía muy hermosa, y también una armonía muy hermosa; las armonías fueron cambiando, enriqueciéndose a través del tiempo. Hoagy Carmichael era un extraordinario pianista, y trabajó en una película en la que Kirk Douglas personificaba al gran trompetista de jazz Bix Beiderbecke. La película se llamaba El hombre y su trompeta, o Luz y sombra, depende de la traducción que tiene en cada lugar. Y Hoagy Carmichael es el que acompaña a Douglas, que hace la parte del trompetista fenómeno, porque zumba como zumbamos los trompetistas, mueve los pistones en el lugar en que tiene que moverlos cuando toca; se ve que ha sido instruido muy bien.

Carmichael ha escrito muchos temas lindos, pero “Stardust”, “Polvo de estrellas”, es el que más me ha impactado, y a través de la historia de la música de jazz ha sido grabada por muchos grandes trompetistas. Por ejemplo, la primera grabación que escuché, la de Louis Armstrong, es sensacional, una cosa tan hermosa... La segunda grabación que yo escuché de este tema es la de la orquesta del gran clarinetista Artie Shaw, un músico contemporáneo de Benny Goodman. Y hay una grabación de “Polvo de estrellas” donde el solo de trompeta lo hace el gran Billy Butterfield, que es uno de los trompetistas que a mí me ha influenciado mucho, con un sonido hermoso. En el mismo disco de la versión de Butterfield, Artie Shaw hace un gran solo de clarinete. La de Butterfield es la versión que más se ha escuchado, la más conocida de todas las épocas; no sé si fue la mejor, porque posteriormente estuvo la de otro grande del jazz que fue Clifford Brown. El ha hecho una versión maravillosa con un arreglo de Neal Hefti, que era trompetista y arreglador, y que ha hecho muchos arreglos, para Frank Sinatra, para Ella Fitzgerald. Mientras que la sesión rítmica es de Clifford Brown, Hefti le hizo una sesión de cuerdas. Fue un arreglo maravilloso. También hizo su versión Jack Teagarden, y hay una de Wynton Marsalis, que es muy original, muy diferente de las otras.

“Stardust” es una balada hermosa; y uno escucha la versión de Armstrong, la de Butterfield y la Clifford Brown, y son tres cosas distintas. El creador de esta situación es Armstrong; eso es inevitable. Su versión es la que más me gusta. El precursor fue Satchmo, el mismo Miles Davis en su libro dijo que no se podía hacer nada nuevo que Satchmo no hubiera hecho ya con su corneta; no se refería a que no se pudiera crear composiciones o estilos nuevos, sino a que es muy raro hacer cosas más lindas que las que hizo Armstrong. Junto con la de Clifford Brown, la versión de Armstrong es la más creativa, para mí. Es una canción que ha sido más conocida por la trompeta; hay otras, como “Cuerpo y alma”, que han sido más conocidas a través de saxofonistas.

Y no voy a decir que la de Brown es la final, porque no se ha finiquitado, y posiblemente haya trompetistas que hagan versiones tan hermosas como éstas; no mejores, pero sí así de hermosas. Yo la grabé en el año ‘57, creo, en RCA Victor, en un larga duración, con un grupo que se llamaba The Georgia Jazz Band; yo tocaba la trompeta ahí; estoy hablando de mucho antes de que yo tocara con el Gato Barbieri. Ahí también tocaba el contrabajo un gran trompetista que se murió, Carlos Constantini, que tocaba muy bien, era un ídolo mío. Una vez escuché una versión en vivo, no grabada, por Rubén Barbieri preludiándola un rato.

Hay que decir también que es un tema que tiene dos partes: antiguamente se grababa la segunda parte, que era la melodía neta, pero también estaba un introito, que se llama verse. Y en “Polvo de estrellas”, el verse es tan lindo como la melodía, por eso también es que me ha impactado mucho. Nat King Cole hizo las dos melodías, incluyendo el introito, que en las otras grabaciones que mencioné no está.

La primera vez que escuché “Stardust” fue, puede ser, en la radio, cuando yo tenía catorce, quince años; yo ya estudiaba música. Es una cosa tan linda que es una pena que de esta página del diario no pueda salir directamente la música para que el lector la escuche mientras lee este comentario.

Fats Fernández presenta, junto al pianista Pablo Raposo, temas estándar de jazz y originales de su autoría los sábados a las 22, en Clásica y Moderna, Callao 892.

Hoagy Carmichael

(Indiana, 1899 - California, 1981)

grabó su primera versión de Stardust en los estudios Gennett, en 1927, pero se lo recuerda como uno de los grandes compositores de la música popular norteamericana no sólo por ese tema sino también por Georgia on My Mind, Up The Lazy River, Lazybones, Skylark y Heart and Soul.

Su repercusión como músico comenzó cuando estudiaba abogacía en la Universidad de Indiana; por esa época, compuso un par de melodías para una banda llamada Curtis Hitch’s Happy Harmonists, para la cual él mismo las grabó en piano en 1924. Fue a través de esta banda que conoció al hoy legendario Bix Beiderbecke. Pero sería recién cuando escuchara una nueva versión de su tema Washboard Blues, grabada por Red Nichols y sus Five Pennies, que Carmichael dejaría definitivamente la abogacía para dedicarse a la música.

Para mediados de la década del ‘30, Hoagy se ganaba la vida en Hollywood no sólo como songwriter sino también como actor secundario, una segunda carrera que exploró en más de veinte películas, entre ellas Fantasmas bohemios (Topper), de Norman Z. McLeod; Tener y no tener, de Howard Hawks, y Los mejores años de nuestras vidas, de William Wyler. En 1941 tuvo un número uno con la canción “Huggin’ & Chalkin”, y en 1951 ganó un Oscar por otro tema, In the Cool, Cool, Cool of the Evening, que Bing Crosby cantaba en la película Aquí viene el novio, de Frank Capra. Uno de sus discos más recordados es el LP Hoagy Sings Carmichael, grabado en 1956 para Pacific Jazz Label.

“Stardust” fue grabado por primera vez en 1923, en el disco de Louis Armstrong Portrait of the Artist as a Young Man. En los siguientes 80 años sería objeto de innumerables cobres, incluyendo los que menciona Fats Fernández en esta página así como otros por Pat Boone, Fats Waller, Tommy Dorsey, Glenn Millar, Duke Ellington, Frank Sinatra y Oscar Alemán.

Compartir: 

Twitter
 

Hoagy Carmichael
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.